jueves, 27 de diciembre de 2018

Nicaragua: Records negativos 2018

La Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos (Oacnudh) de la ONU emitió este miércoles su tercer boletín sobre la crisis en Nicaragua, destacando que no observa mejoras en materia de derechos humanos y que persisten las restricciones a las libertades de expresión, asociación y reunión pacífica. 
La publicación de Oacnudh se conoce cinco días después de que la misión del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) presentara en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington, un informe de 465 páginas sobre los hechos de violencia ocurridos en el país entre el 18 de abril y 30 de mayo. 
En este tercer boletín, la Oficina de la Alta Comisionada precisa que además del deterioro a los derechos humanos, hubo restricciones a las libertades de expresión, asociación, reunión pacífica y “los derechos a un juicio justo y a la presunción de inocencia de las personas que participaron en manifestaciones durante el primer semestre de 2018 continuaron siendo violados”. 
La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, asegura estar “muy alarmada” porque el Gobierno de Nicaragua haya expulsado del país a dos instituciones establecidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 
Más de 500 han muerto en protestas en Nicaragua. Tras ocho meses de crisis política, los organismos de derechos humanos cifran por centenas los muertos y heridos. La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) elevó a finales de septiembre a 532 el número de personas que habían perdido la vida durante la crisis sociopolítica de Nicaragua, que inició el 18 de abril pasado. Hasta el 4 de septiembre, la ANPDH había reportado 481 muertos como consecuencia de la crisis, principalmente en protestas contra el presidente Daniel Ortega, según la organización. 
La ANPDH también reportó 4,062 personas heridas en este periodo de tiempo, de las cuales 103 sufrieron lesiones graves con efectos permanentes. 
Un total de 1,428 personas han sido secuestradas por parapolicías, de las que 125 ya fueron encontradas y denunciaron “haber sido severamente torturados”, señala el informe. 
La ANPDH reportó 1,303 nicaragüenses desaparecidos, o podrían estar detenidos “de forma ilegal”, indicó la ANPDH. 
De los manifestantes que fueron llevados a prisión, 472 recuperaron su libertad por mediación de la asociación y de la Iglesia católica, agregó la asociación. 
La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) ha responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

No hay comentarios: