jueves, 15 de noviembre de 2018

Petróleo: Especulación y explotación

La agresiva actitud de Trump en contra de Irán amenaza con interrumpir las principales vías de suministro mundial de petróleo. Casi dos años de freno, los principales productores OPEP y No OPEP buscan elevar la producción para aprovechar los altos precios mientras le arrebatan compradores al país persa. 
Los productores están dispuestos a brindar un mayor flujo petrolero, pero la disposición de la Reserva Federal a drenar la liquidez genera condiciones para que una eventual y factible alza de tasas de interés en EEUU encarezca al dólar, moneda funcional con la cual la mayoría de los actores económicos del mundo compran el crudo. 
La racha alcista ha beneficiado a las corporaciones petroleras, pero los elevados costos de la energía afectaron a las empresas no petroleras. La guerra comercial entre China y Estados Unidos ha contribuido a la volatilidad (alzas y bajas) del precio del petróleo, pues afecta directamente, los suministros y distribución del petróleo a nivel mundial. 
Los altos precios han favorecido inversiones en el petróleo de esquisto, al grado de casi duplicar la producción estadounidense en los últimos cinco años; pero el alza del hidrocarburo ha hecho escalar el precio de la gasolina. 
Los fondos de cobertura y casas de trading del petróleo, especularon y acertaron. Estados Unidos, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Irak, Kuwait y Rusia no han sido capaces de producir y exportar suficientes barriles de petróleo para compensar la reducción de la producción de petróleo y las exportaciones de Venezuela e Irán durante este año. Estas posiciones han hecho dispararse el Brent durante los últimos meses de este año. 
Hay indicios bajistas para el petróleo en el lado de la demanda, pero el mercado los está ignorando. Los datos semanales de la AIE han mostrado un aumento de las reservas de petróleo de Estados Unidos. Este tipo de información normalmente resulta en un descenso de los precios, pero no. Las reservas de gasolina de Estados Unidos están también en máximos históricos para esta época del año, lo que indica que las refinerías podrían reducir pronto sus compras de petróleo hasta que se agoten las reservas. Europa está comenzando su temporada de mantenimiento de refinería y los descensos del petróleo deberían reflejar una disminución de la demanda, pero el mercado está ignorando esta información. Los especuladores del mercado parecen estar haciendo caso omiso de esta información, pues los precios del petróleo han seguido subiendo tras conocerse esta noticia. 
La producción de petróleo en Venezuela cayó a 1,586 millones de barriles diarios (mbd) a principios de 2018 de acuerdo con el reporte mensual de mercado de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Esto representa una caída de 186.000 barriles diarios de acuerdo con fuentes oficiales venezolanas. Según el experto en petróleo Francisco Monaldi, la producción de petróleo venezolana se encuentra en niveles no vistos desde 1950. 
La producción venezolana registrada este año ha sido la más baja desde el periodo 2015-2016. Comparando la producción de los inicios de 2012 con el último reporte, se calcula una caída de 1,233 mbd en un periodo de 6 años según los datos que el gobierno venezolano suministra a la OPEP. Esta brusca caída es observable en la variación interanual de la producción petrolera. Se evidencia una caída de 450.000 barriles diarios. Ésta a su vez le sigue a un descenso de 329.000 bdb durante el periodo 2016-2017. A efectos prácticos, a partir de 2015, los desplomes en la producción se están volviendo cada año más pronunciados.

No hay comentarios: