martes, 2 de octubre de 2018

La Haya, Bolivia y Chile: ¿¡Desenlace inesperado!?

El fallo en La Haya adverso para Bolivia deja las aspiraciones marítimas del país en la incertidumbre, sin embargo no es la única consecuencia del contundente veredicto. Evo Morales también deberá pagar una factura por lo sucedido, señalan políticos y expertos. 
El 23 de marzo del 2011, Evo Morales anunció que había tomado una decisión histórica. El presidente de Bolivia, en pleno aniversario de la pérdida de la salida al mar de su país, dio la noticia de que llevaría a Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ). Siete años y medio después, con Morales todavía al mando de Bolivia, el dictamen final de la Corte de La Haya no terminó como al mandatario le habría gustado. Los jueces de la CIJ decidieron rechazar la demanda boliviana que planteaba que Chile estaba obligado a negociar una salida marítima con soberanía. 
Sentado en la primera fila del Palacio de la Paz de La Haya, Holanda, estaba Morales, siguiendo la lectura del fallo con unos audífonos y gesto sobrio. Consumada la derrota judicial boliviana, 12 votos contra 3, los expertos señalan que las aspiraciones marítimas de este país quedan en la incertidumbre y añaden que no es la única consecuencia que puede tener el fallo de la CIJ. Lo sucedido en Holanda, dicen, también afectará de una u otra manera a Morales, uno de los grandes protagonistas de este capítulo en la historia de Bolivia y Chile que acaba de cerrarse.
El primero en criticar al mandatario boliviano fue su homólogo chileno, Sebastián Piñera. El chileno, además, responsabilizó a Morales de ocasionar la pérdida de "cinco valiosos años en las sanas y necesarias relaciones que debe tener Chile con todos los países vecinos, incluyendo a Bolivia". La clase política y analistas chilenos coincidieron en que el presidente boliviano intentó sacar rédito político del juicio durante todo el proceso.
En Bolivia, la opinión generalizada es lamentar el fallo, aunque algunos políticos también optaron por identificar a Morales como uno de los responsables de lo sucedido. El ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas (1993-1997) no dudo en señalar que el mandatario es el responsable del "peor fracaso histórico" sufrido por la aspiración marítima boliviana. 
Según señala un documento de la Cancillería chilena, Santiago no impone "gravámenes, aranceles o impuestos a la carga boliviana en tránsito desde o hacia Bolivia". 
Según Sergio Giaconi, gerente general de la Corporación de Desarrollo de Arica y Parinacota, "Bolivia paga exclusivamente las tarifas de transferencia de carga en el puerto, que son tarifas internacionales". "La mercadería chilena, boliviana o peruana que pasa por el puerto de Arica paga la misma tarifa por transferir carga. No hay diferencia", dice Giaconi. La diferencia está en que "ellos tienen beneficios que nosotros no tenemos, como el almacenamiento gratis de su carga por un año", apunta. Un aspecto poco conocido es que existen agencias de aduana del gobierno boliviano que operan en los puertos chilenos. "La carga boliviana tiene que pagarle a sus propias agencias aduaneras que operan en los puertos chilenos", explica Giaconi. 
Fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile dijeron que el país ha invertido cerca de US$834 millones en los últimos años para cumplir con el libre tránsito de la carga boliviana en Chile, incluyendo la construcción de obras de infraestructura hechas en el puerto de Arica, el de Antofagasta y en el ferrocarril Arica-La Paz. La estimación es que Chile asume un costo anual cercano a los US$100 millones al año para que se cumpla el libre tránsito de los productos bolivianos. Y a eso habría que sumar las inversiones en el mantenimiento de carreteras y vías férreas para que transiten los camiones bolivianos hacia los puertos.
Fuente: BBC Mundo

No hay comentarios: