sábado, 4 de agosto de 2018

Guerra comercial entre Estados Unidos y China afecta al mundo

Las dos economías más importantes del planeta mantienen un duelo comercial histórico ante el que ningún país permanece indiferente. A mediados de Julio entró en vigor la primera tanda de aranceles cruzados del 25% que se impusieron Estados Unidos y China. Esta guerra comercial ya afecta a la Unión Europea, a los vecinos de Estados Unidos al norte y al sur, Canadá y México, y de manera colateral al resto del mundo. Esta danza bélica (negociaciones y ataques) entre Estados Unidos y China comenzó en marzo de este año. 
La Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés) publico 205 páginas detallando todos y cada uno de los productos chinos que sufrirán el impuesto adicional en su llegada a suelo americano. El documento tiene 85.584 palabras. A un ritmo de 120 palabras por minuto, tardaría en leerlo 12 horas sin parar. Arroz, todo tipo de pescados, frutos secos, lentejas, fruta, tabaco… entran dentro de la lista. Esto quiere decir que saldrá más caro comprarlos. 
Esto incluye productos tecnológicos como chips semiconductores, los que son ensamblados en China y son necesarios para productos necesarios para todos, como televisores, computadoras, celulares y vehículos. También una gran variedad de productos desde plásticos a reactores nucleares. Según el Instituto Petersen de Economía Internacional, más de un 90% de los productos que se verán perjudicados por los aranceles estadounidense están hechos de productos intermedios o bienes de capital: es decir, son productos que se necesitan para hacer otro tipo de productos. Esto significa que los aranceles podrían impactar en otros bienes, no necesariamente comercializados exclusivamente en EE.UU.
El gobierno de Xi Jinping contestó haciendo su propia lista, mucho más corta, pero se calcula que tendrá el mismo impacto. Aquí se puede leer completa traducida al inglés: whisky, carne de vaca, tabaco, vehículos y una gran variedad de productos agrícolas. El impuesto adicional sobre este tipo de productos afectará principalmente a familias rurales en Estados Unidos que viven de lo que cultivan. En otras palabras, el líder chino apuntó directamente al grueso de población que vive en el campo e hizo a Donald Trump presidente de los Estados Unidos. 
Estados Unidos está perdiendo demasiado dinero. Estados Unidos es el segundo exportador del mundo, pero su déficit comercial (diferencia entre lo que vende al exterior y lo que compra a otros países) llegó a un tope de más de 500.000 millones de dólares en 2017. En concreto, la balanza comercial entre Estados Unidos y China es abismal. En los últimos 17 años, Estados Unidos perdió 375.00 millones de dólares. La segunda razón por la que el presidente Trump se decidió a subir los aranceles fue para defender la propiedad intelectual. Gran parte de las pérdidas de Estados Unidos se explican porque empresas chinas copian productos tecnológicos americanos para venderlos de vuelta mucho más baratos. 
Las guerras comerciales pasadas provocaron un profundo malestar económico. En particular, se cree que los aranceles estadounidenses Smoot-Hawley promulgados en 1930 inspiraron una guerra comercial y condujeron a una caída masiva en el comercio mundial. Como señala un estudio, el comercio mundial disminuyó en un 66% entre 1929 y 1934, mientras que las exportaciones e importaciones de Estados Unidos hacia y desde Europa también cayeron en alrededor de dos tercios. Aunque nadie dice que estemos en ese punto todavía, las empresas están más preocupadas que antes, especialmente por toda la incertidumbre. La mentalidad de "ojo por ojo" entre Pekín y Washington podría conducir a ambas partes a no querer bajarse de sus posiciones hostiles por temor a perder. Pero lo que muchos empresarios esperan, por supuesto, es que esta furia sea el comienzo de otra serie de negociaciones. La preocupación es que si no lo es, escalará y todos seremos más pobres. Y eso nos incluye a ti y a mí.

No hay comentarios: