domingo, 8 de abril de 2018

Bashar Al-Assad: Dictador genocida

Bashar Al-Assad, es el actual presidente de Siria y heredo la presidencia de su padre Hafez Al-Assad. Realizó sus estudios primarios y secundarios en el Instituto Al Hurriya. En 1988 se licenció en Medicina General en la Facultad de Medicina de Damasco, especializándose en oftalmología. Trabajó como oftalmólogo y residió un tiempo en el Reino Unido, donde continuó con su formación al margen de la política. En 1997 ascendió en el ejército a Teniente Coronel y en 1999 a Coronel. Al morir su padre, el presidente Hafez Al-Assad, y tras la muerte accidental de su hermano, heredero de la presidencia del país, fue ascendido a General del Estado Mayor y Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas. Nombrado candidato único por el Partido Baath Árabe Socialista (único partido del régimen) para la Presidencia de la República, fue elegido mediante referéndum el 10 de julio de 2000, tomando posesión el 17 de julio. El comienzo del mandato de Al-Assad fue la continuidad de la política dictatorial de su familia. 
El verano del 2011 se inició de la guerra civil Siria, distintos países árabes, la Unión Europea, Estados Unidos y otros gobiernos exigen el abandono del poder a Bashar al-Asad, mientras que gobiernos de otros países como Irán (principal aliado en la región), Rusia, China, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Cuba lo apoyan. Siria vive uno de los episodios más dramáticos de lo que se conoce como la guerra civil más cruenta en país árabe alguno en la era moderna. Bashar al Assad ha superado las atrocidades cometidas por Saddam Hussein en Irak y demostrado inusitada crueldad que ya no deja lugar a duda sobre sus crímenes de guerra contra su propio pueblo al utilizar armas neurotóxicas en la ciudad de Jan Shijún, provincia del Idlib el 2015. 
Según denuncias de organizaciones de derechos humanos, tropas leales a Bashar Al-Assad han realizado más de 20 ataques bioquímicos contra civiles inocentes desde el 2010 hasta hoy, solo la mitad de estos ataques se han hecho público y han sido reportados. Algunos ataques con armas químicas y/o bioquímicas de la Dictadura Siria de Al-Assad, han tenido el respaldo logístico y militar de la Rusia de Putin, como sucedió el 2015 y 2016. Equipos médicos y de rescate en Siria dijeron que al menos 70 personas murieron después de que se lanzara gas tóxico sobre Douma, localidad del distrito de Guta Oriental, este mes. La Unión de Organizaciones de Ayuda Médica, entidad benéfica con sede en Estados Unidos que trabaja con hospitales sirios, dijo que el Hospital Rural de Especialidades de Damasco había confirmado la muerte de 70 personas. Una portavoz de la organización dijo que los informes sobre el terreno sugerían un número mucho mayor, de alrededor de 180 muertos, pero que era difícil llegar a las víctimas debido al bombardeo continuo y a la oscuridad de la noche. Aunque la ONU ha sancionado reiteradas veces la represión de la Dictadura Siria. Al-Assad es protegido por Rusia y China en la ONU, pese a las pruebas contra los genocidios realizados por Bashar al-Asad.
Actualmente, según un informe de CNN, Bashar Al-Asad manipula a los terroristas yihadistas de ISIS (Daesh, el Levante, Estado Islámico) para obtener el apoyo de la comunidad internacional y mantenerse en el poder. Se ha descubierto que Bashar al-Asad le compra a ISIS su petróleo y algunos otros recursos, como esclavos humanos y mercancías de los saqueos de ISIS. Este doble discurso de Bashar Al-Assad e ISIS, demuestra lo complicado que es la situación en Siria. ISIS en teoría busca derrocar al dictador genocida  Bashar Al-Assad, pero en la práctica no le conviene hacerlo ya que financia su guerra contra Occidente. Eso explica la logística de los atentados terroristas en Europa y las amenazas contra Estados Unidos, pues ISIS ha mejorado su estrategia terrorista con apoyo de este dictador genocida, según denuncia el grupo de hackers Anonymous. 

No hay comentarios: