lunes, 15 de enero de 2018

Venezuela: Records negativos (Quiebra y bancarrota)

Venezuela sigue rompiendo récords negativos y cerró 2017 con una inflación acumulada superior al 2.735 %, según cálculos publicados por la firma de consultoría financiera Ecoanalítica, que registró en diciembre de este mes una inflación mensual del 81 %. Según datos de estas fuentes, Venezuela entró técnicamente en hiperinflación hace semanas, al superar el umbral del 50 % de inflación mensual.
El Gobierno y el Banco Central venezolanos no publican datos sobre la inflación u otros indicadores económicos desde 2015, por lo que son consultoras privadas como Ecoanalítica o Econométrica las que mesuran estos fenómenos, de los que también ofrece cálculos el Parlamento, único poder del Estado en manos de la oposición.
En un informe presentado ante la Comisión de Valores de EE.UU., requerido para poder comercializar bonos en ese país y publicado en diciembre 2017 por esta institución estadounidense, el Gobierno chavista cifra la caída del PIB en 2016 en un 16,5 %, y admite una inflación acumulada del 274.4% para el 2017.
Según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), Venezuela es el único país del mundo que cerrará 2017 con una inflación anual de cuatro cifras. La inflación mide la subida de los precios y es un fenómeno marcado por la devaluación de la moneda y la pérdida de poder de compra de los ciudadanos. Las causas de la hiperinflación son la inyección descontrolada de dinero base en el sistema y la caída de la producción de bienes, que llevan a un desequilibrio entre la abundancia de dinero y la escasez de oferta de productos.
A pesar de que Venezuela cuenta con las mayores reservas de crudo del mundo -296.000 millones de barriles-, el país comenzó a importar petróleo el 2016. Su producción es menos de 2,7 millones de barriles al día, una caída del 20% en menos de dos décadas, mientras el chavismo multiplicaba su plantilla por cinco, hasta los 175.000 “trabajadores”.
Venezuela ha duplicado su deuda externa en bonos en los últimos diez años, tanto a través del Estado como de la petrolera estatal PDVSA. La deuda de Venezuela supera los US$130.000 millones, según la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe). De acuerdo a esas cifras es el segundo país de América Latina con más deuda externa, solo por detrás de México, que tiene una economía más grande.
Venezuela también tiene la mayor cantidad de presos políticos después de Cuba. El 2017, esta cantidad aumento a 620, todos ellos en cárceles militares y opositores al Chavismo.
Asesinatos realizados por la Dictadura Chavista (1999 hasta hoy) contra las marchas opositoras en estos años: medio millón de muertos, extraoficialmente.  Desaparecidos, medio millón. Torturas realizadas por paramilitares chavistas y las fuerzas armadas contra los opositores son extraoficialmente medio millón, convirtiéndose Venezuela en un Dictadura Fascista-Estalinista. 
La Dictadura Chavista es la segunda más longeva de Latinoamérica, luego de la Castrista en Cuba. Esta Dictadura se inicia con el fallecido Dictador Hugo Chávez en 1999 y continua hasta la actualidad, cuyo heredo es Nicolás Maduro. El poder está concentrado en el Partido Socialista Unido de Venezuela o PSUV, fundado por Chávez. Como en China y Rusia, el PSUV manipula las elecciones y elige a los futuros gobernantes de Venezuela. La oposición se encuentra fragmentada y dividida, reducida a su mínima expresión, gracias a la represión de las Fuerzas Armadas y los grupos paramilitares chavistas.  

No hay comentarios: