miércoles, 22 de marzo de 2017

Guerra al Terrorismo Internacional

Guerra al Terrorismo Internacional, antes llamada Guerra al Terrorismo Islámico por la administración norteamericana del ex presidente George W. Bush. Según algunos esta es en realidad la Tercera Guerra Mundial, durando más de una década y aún no termina. Esta guerra se inició el 11 de septiembre del 2001 con el genocida atentado a las Torres Gemelas de Nueva York por el grupo terrorista yihadista internacional Al-Qaeda. En respuesta, la ONU y la OTAN (dirigidos por Estados Unidos) realizaron una operación militar conjunta contra Afganistán, ya que el gobierno Talibán protegía al Al-Qaeda. Luego de unos meses de guerra se logró derrocar al gobierno Talibán y el retroceso del Al-Qaeda en Afganistán, pero estos se replegaron a las montañas y desde ahí continuaron su guerra de guerrillas contra las tropas de la coalición. Posteriormente, el Al-Qaeda realizo ataques terroristas en diferentes partes del mundo como Indonesia, España, Inglaterra y Yakarta, como represalia contra la ofensiva de la coalición aliada. El 1 de mayo de 2011, muere el líder fundador del Al-Qaeda, Osama Bin Laden, a manos de un comando SEAL estadounidense en la localidad de Abbottabad, situada al norte de la capital de Pakistán. Sin embargo, los hijos de Osama Bin Laden han jurado venganza contra Estados Unidos y conquistar al mundo. Al-Qaeda continúa sus ataques terroristas en el África, Asia, Europa y Estados Unidos. 
La guerra contra ISIS (Daesh, Estado Islamico o el Levante) es el nombre que recibe el conflicto desatado el 5 de junio de 2014. ISIS es dirigida por militantes suníes leales a la antigua dictadura baazista secular de Sadam Husein y tribus antigubernamentales, lanzaron una ofensiva contra los ejércitos de Irak y Siria. Las fuerzas de ISIS, también llamadas Daesh, empezaron atacando Samarra ese mismo día y se apoderaron de Mosul la noche del 9 de junio, y de Tikrit el 11. A fines de ese mes, Irak había perdido el control de toda la frontera occidental con Jordania y Siria. El 29 de junio, ISIS declaró un «califato» que incluía a Siria e Irak. Abu Bakr al-Baghdadi, líder del grupo, fue declarado «califa y líder de todos los musulmanes». En agosto de ese año, una coalición internacional lanzó su propia ofensiva en la región, con el fin de sumarse al esfuerzo de los ejércitos sirio e iraquí para hacer frente a la insurgencia del estado islámico. Los observadores internacionales interpretaron la movilización kurda como la última señal de la «creciente anarquía» en Irak. El primer ministro de Irak, Nuri al-Maliki, pidió un estado de emergencia nacional el 10 de junio, tras el ataque en Mosul. A pesar de la crisis de seguridad, el Consejo de Representantes de Irak no le permitió a Maliki declarar el estado de emergencia. Muchos parlamentarios suníes y kurdos boicotearon la sesión porque se oponían a un incremento de los poderes del primer ministro. Siria decidió intervenir en la guerra con apoyo aéreo, y varios medios afirmaron que la Guardia Revolucionaria Iraní, al mando del general Qasem Soleimani, participa en el conflicto desde hace tiempo, cosa que el gobierno iraní había desmentido. 
En enero de 2015, Daesh se instaló en Afganistán (estando este ya en guerra) para rivalizar con los talibanes, pero la OTAN detuvo su avance. Estado Islámico estaba ya interviniendo en esta fecha en el conflicto libio iniciado en 2014. Posteriormente, la guerra contra ISIS se ha expandido Egipto, Nigeria y Rusia además de Israel, Turquía y Líbano. Por ahora, la coalición ha confirmado la baja de numerosas unidades de ISIS, entre combatientes, vehículos y demás unidades tácticas. Una gran ola de manifestantes han revelado su oposición tanto a la guerra como a la islamofobia y el yihadismo; asimismo, el propio grupo ISIS se adjudicó la autoría de múltiples atentados en cuatro continentes. Actualmente, Daesh ha perdido el control de algunas ciudades sirias bajo su control, debido a la acción combinada de Estados Unidos y Rusia, así como las acciones armadas de la Coalición (ex rebeldes sirios y la OTAN) contra los terroristas yihadistas de ISIS. Este conflicto internacional ha ocasionado una ola de desplazados musulmanes (sirios, afganos, pakistanís y otros) que huyen de las atrocidades cometidas por ISIS, muchos huyen a la seguridad de Europa, para de ahí viajar a Estados Unidos y Latinoamérica. Europa, Asia y África son constantemente atacadas por los terroristas de ISIS o Daesh, como los realizados en Alemania, Suiza y Gran Bretaña, recientemente.

No hay comentarios: