domingo, 19 de febrero de 2017

Hidetaka Ogura: Espía terrorista y/o traidor japonés

Hidetaka Ogura, ex rehén de la Residencia del Embajador de Japón por parte de los terroristas del Movimiento Revolucionario Tupa Amaru (MRTA). Hidetaka Ogura en coordinación con la ONG izquierdista APRODEH denuncio ante la CIDH a los Comandos Chavín de Huántar por la ejecución de algunos miembros del MRTA cuando éstos se habían rendido. Sin embargo, los testimonios de otros rehenes contradicen al ex diplomático Ogura. Cabe agregar que según los testimonios de varios rehenes se desconfiaba de Ogura por reunirse a diario con los terroristas, tomar café y almorzar con ellos e incluso por sospechas de revelación de un plan de fuga que prepararon meses antes del operativo y del que misteriosamente logró tener conocimiento Cerpa Cartolini.  
Hidetaka Ogura, conocido activista comunista, no es diplomático de carrera y antes de llegar al Perú trabajó en Cuba donde fue muy cercano al gobierno de Fidel Castro. Era el Primer Secretario de la Embajada del Japón en Lima, cuando la residencia del embajador fue tomada por los terroristas del MRTA. Ogura estuvo entre los rehenes, pero fue solidario con los emerretistas, compartía todo el tiempo con ellos, tanto que jugaba cartas y ajedrez con Cerpa y Tito. Además conversaba mucho con ellos.  Ogura es confeso admirador de José Carlos Mariátegui. Los especialistas piensan que fue el infiltrado de Cerpa para tomar la embajada. Tras el rescate, Ogura se negó a darle la mano a los comandos. Se sabe que inmediatamente después de la liberación, tuvo contacto con terroristas en la Universidad de San Marcos.
Hidetaka Ogura fue cesado por la Cancillería japonesa por haber escrito la carta acusatoria a los comandos en la que afirmaba que durante la operación tres emerretistas, entre ellos Eduardo Cruz Sánchez, alias “Tito”, fueron abatidos por los integrantes del comando Chavín de Huántar pese a que se rindieron. Se desconoce su estado mental al redactarla, puesto que había estado en tratamiento psiquiátrico. Se convirtió entonces en el "testigo estrella” contra los comandos, pero su versión ha sido negada por los diez rehenes japoneses y siete peruanos que estuvieron a su lado. Luis Giampietri, también rehén, sostuvo que esta acusación no tiene lógica pues “Tito” era el más radical de todos, el dedo político del grupo de emerretistas que tomaron la residencia. Reveló que fue "Tito" quien mató al doctor Ernesto Giusti Acuña. 
La toma de la residencia del embajador japonés en Lima comenzó el 17 de diciembre de 1996 en Lima, Perú, cuando 14 miembros del grupo terrorista Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) tomaron como rehenes a cientos de diplomáticos, oficiales del gobierno y militares de alto rango y hombres de negocios que asistían a una celebración con ocasión del 63º aniversario del natalicio del Emperador de Japón Akihito organizada en la residencia oficial del embajador de Japón en Perú, Morihisa Aoki. Este comando terrorista del MRTA logro con éxito esta toma, gracias a la ayuda de Ogura, pues este suministro los planos y las actividades del Embajador de Japón a los terroristas del MRTA. Cabe señalar que Ogura estaba de amores con una de las jóvenes terroristas que tomaron la residencia. La mayoría de los 800 rehenes fueron liberados prontamente: todas las mujeres sin excepción fueron puestas en libertad la misma noche del 17 de diciembre. Tras ser mantenidos como rehenes por 125 días, los 72 restantes fueron liberados el 22 de abril de 1997 en una incursión de comandos de las Fuerzas Armadas de Perú, durante la cual murió un rehén, dos comandos y todos los terroristas del MRTA. Esta operación de rescate es considera la más exitosa del mundo y se enseña en las escuelas de altos estudios militares a nivel mundial.

No hay comentarios: