martes, 22 de noviembre de 2016

Monopolio chino del transporte público en Lima

El 2015 a final de la gestión de la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán, bajo el pretexto de mejorar la calidad de vida de los limeños con Reforma del Transporte. Villarán creo dos corredores municipales azules: El Corredor Azul Javier Prado, que recorre nueve distritos, va desde la avenida Precursores, en San Miguel, hasta el óvalo de Huarochirí, en Ate, con cuarenta paraderos señalizados. Corredor Azul Tacna-Garcilaso-Arequipa. Después de perder la reelección Susana Villaran y que fuera elegido como nuevo alcalde Castañeda Lossio, se descubrieron varias irregularidades, lamentablemente, ya había un contrato de por medio, donde el mayor beneficiario era el gobierno Chino. 
Solo pueden transitar por esos corredores los ómnibus de la Municipalidad de Lima, lo que implica un Monopolio Público sacando del juego a las empresas privadas. Estos corredores municipalidades se hicieron sin un estudio técnico, pero favoreciendo al gobierno chino. Donde China es el que provee sus ómnibus para que circulen en las principales rutas de Lima. Actualmente, la Municipalidad de Lima se encuentra atrapada entre la espada y la pared, ya que prácticamente Susana Villarán convirtió a la Municipalidad de Lima en una Colonia China. Susana Villarán vendió a los limeños un viaje seguro y sentado, pero en la práctica no se cumple. Debido a los siguientes motivos:
Los buses azules son muy pocos y muchos de ellos tienen fallas mecánicas, por ser buses de segunda mano traídos desde China. Debido a la gran cantidad de autos particulares que usan esta ruta, la Avenida Javier Prado-La Marina han quedado pequeña y saturada. Lo mismo sucede con el Corredor Azul Tacna-Garcilaso-Arequipa-Rímac. Estos buses chinos debido al peso de la cantidad de personas que lo utilizan, muchas veces hasta rechinan sus remaches. Algunos de ellos están en pésimo estado, son muy pocos los buses modernos y en buen estado. Los primeros buses que llegaron con Villarán habían sido dados de bajo en los aeropuertos de China, debido a que cumplieron su periodo de vida. Todo esto ha generado la degeneración de este servicio público, que en realidad es un monopolio.

Por los corredores municipales se calcula que viajan más de tres millones de personas a diario, tanto del Centro de Lima a Miraflores y por la Javier Prado-La Marina. En un inicio las personas viajaban sentadas y seguras, pero después al quitar a las otras empresas privadas de transporte público, aumento la demanda de los corredores municipales. Los trabajadores municipales tratan a los ciudadanos como animales de carga metiéndolos en los corredores hasta por la parte de atrás, generando muchas veces accidentes. Al llenar estos buses hasta su máxima capacidad, los choferes no pueden ver a los otros vehículos que cubren esta ruta.  

No hay comentarios: