miércoles, 12 de octubre de 2016

Famosos ateos anarquistas

Adolf Hitler o Adolfo Hitler, es un austrohúngaro (nació en el desparecido Imperio Austrohúngaro) de ascendencia judía. Adolf Hitler sobrevivió a la Primera Guerra Mundial, en la que participo como mensajero en el frente alemán, obteniendo de esta manera su nacionalidad alemana. En 1933, Hitler fundo el Nazismo, que significa nacionalsocialismo, de ahí su similitud de la Dictadura Nazi de Hitler con la desaparecida Unión Soviética (URSS) de Stalin. En ambos casos, el gobierno dictatorial toma el control de las empresas privadas y los medios de comunicación, desaparecen las libertades económicas, políticas y sociales. El Nazismo se convirtió en una religión racial (superioridad de la raza aria) que combinaba mitos nórdicos con las costumbres espartanas.  Los principales ideólogos del partido Nazi cuando Hitler llega al poder - Walter Darré, Dietrich Eckart, Hans Frank, Rudolf Hess, Heinrich Himmler, Robert Ley, Julius Streicher, Alfred Rosenberg, etc- muestran, entre los elementos que los caracterizan, una fe ciega en un líder, Hitler, quien es concebido como encarnando todas las calidades y Voluntad de poder o vida de "la nación" y -como tal, el único que puede determinar que es y no correcto, aceptable o incluso ético. En las palabras de un jerarca nazi: "Si el pueblo tiene confianza, y si la verdadera dirección popular está presente, el Führer será capaz de hacer lo que desee con la nación... la gente le obedecerá ciegamente y ciegamente lo seguirán. El Führer siempre tiene la razón. Cada uno y hasta el último ciudadano debe decirlo (...) Sí, Uds. que nos llamaban sin dios, hemos encontrado nuestra fe en Adolf Hitler y a través de él hemos encontrado a Dios una vez más. Esa es la grandeza de nuestro día. Y esa es nuestra buena fortuna". Poseen también un enemigo mortal, responsable de todos los problemas que han afectado a los arios a través de la historia: las razas inferiores o Untermensch - (tales como los eslavos, los gitanos, y, especialmente, los judíos, responsables de la Conspiración judeo-masónico-comunista-internacional). Enemigos no solo mortales pero ineludibles, no solo porque así lo determina las leyes biológicas mismas, sino porque así lo determina el único que puede determinar esas cosas: Hitler, el Führer que nunca se equivoca. Hitler se creía Dios, debido a su gran inteligencia y elocuencia. Al final de la Segunda Guerra Mundial, Hitler se suicidó junto a su esposa Eva Braun en un bunker en Berlín, durante la llegada de las tropas soviéticas a la capital Nazi. 
Ernesto “Che” Guevara, participó desde la Revolución y hasta 1965 en la organización del Estado cubano Castrista. Desempeñó varios altos cargos de su administración y de su Gobierno, sobre todo en el área económica, fue presidente del Banco Nacional y ministro de Industria. En el área diplomática, actuó como responsable de varias misiones internacionales. Convencido de la necesidad de extender su revolución socialista a todo el Tercer Mundo, el Che Guevara impulsó la instalación de focos terroristas en varios países de América Latina. Entre 1965 y 1967, él mismo combatió en el Congo y en Bolivia. En este último país fue capturado y ejecutado de manera clandestina y sumaria por el Ejército boliviano. El gobierno boliviano de esa época era aliado de la Unión Soviética, al atacar el Che Guevara a este país desafiaba a sus jefes de la Unión Soviética, los cuales ordenaron su muerte debido a su traición. Según han denunciado la familia del Che Guevara en un libro, donde consideran que el Che Guevara fue traicionado y manipulado por los Castro, enviándolo a una trampa, ya que el gobierno boliviano de esa época era aliado de la Unión Soviética.

No hay comentarios: