martes, 27 de septiembre de 2016

FARC y narcotráfico

Las FARC no tan solo son un grupo terrorista latinoamericano sino también una potencia del narcotráfico, debido que opera como un Cartel del Narcotráfico en todo el mundo. El Acuerdo de Paz entre este grupo narco terrorista y el gobierno colombiano, solo beneficia a las FARC, siendo ellos ahora los que tomen el poder político y protegen su Cartel en todo el mundo. Aquí un resumen de los tentáculos de las FARC en algunos países latinoamericanos:
Perú, actualmente, las FARC han llevado sus operaciones del narcotráfico a la selva peruana en la provincias de Yurimaguas, específicamente, según denuncio el programa Rey con Barba, donde las autoridades peruanas no hacen nada por detenerlas. Siendo las FARC un poderoso Cartel del Narcotráfico en el Perú, dedicándose a la producción y distribución de sus drogas por todo el mundo, siendo el Perú una de sus bases de operaciones. Esta facción de las FARC cuenta con la protección armada de los terroristas de Sendero Luminoso que operan en el VRAEM (Selva central peruana), con los cuales tienen una alianza estratégica desde la Guerra Fría, desde el segundo gobierno del fallecido ex presidente Fernando Belaunde (1980-1985), debido a que según algunos reportes de inteligencia de esos años las FARC y Sendero Luminoso trabajaban coordinadamente sus operaciones terroristas y del narcotráfico, para detener la influencia de Estados Unidos en la región. Ambos grupos terroristas recibieron apoyo y asesoramiento en Guerra Sucia de parte de la KGB soviética durante la Guerra Fría, siendo las FARC el mayor logro soviético.  
Brasil, transportan la droga en aeronaves que salen del país con destino Venezuela y allí, cerca de la frontera con Colombia, son cargadas con la cocaína de las FARC. Narcotraficantes brasileños son los encargados de transportar cocaína del grupo terrorista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hasta México, según publicó la prensa local el 2015 citando como fuente un informe de la Policía Federal. Según el informe, los narcotraficantes brasileños están dejando sus actividades concentradas en Brasil para dedicarse al transporte de la droga en aeronaves que salen del país con destino Venezuela y allí, cerca de la frontera con Colombia, ser cargadas con la cocaína de las FARC. La droga sigue hasta Honduras y de allí continúa en barco hasta México, donde es pulverizada por el cartel de Los Zetas, quienes se encargan de enviarla a Estados Unidos. Para el trasiego se soborna a miembros de las Fuerzas Armadas de Honduras, con montos que llegaban hasta los 360.000 dólares para que las aeronaves brasileñas no fueran abatidas. 
Venezuela, es una base de operaciones fundamental para las FARC, tres de sus siete bloques tienen una presencia allí. Venezuela les ofrece a los terroristas colombianos los principales corredores de tráfico de drogas, y un lugar para escapar de las fuerzas de seguridad colombianas, llevar a cabo entrenamientos y reabastecerse de armas. El Cartel de los Soles, formado por la elite chavista trabajaría coordinadamente con las FARC en la distribución de drogas a Estados Unidos y Europa, aquí estarían involucrados desde altos mandos militares chavistas hasta miembros de la Asamblea General chavista. Según un reporte de inteligencia del 2015 de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus iniciales en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. 
Panamá, el accionar de las FARC en Panamá no tiene la misma fuerza que hace cuatro años, aunque no ha cesado su incursión para el narcotráfico; las FARC no se esconde del todo en suelo panameño. Las autoridades fronterizas siguen cazando a los líderes del Frente 57 de las FARC y sus columnas móviles en las zonas pacífica, central y atlántica. Las principales cabezas de las FARC tienen precio en Panamá desde hace tres años. La cifra de recompensas por 13 jefes del Frente 57 del grupo insurgente superaba el millón de dólares. El Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT) sostiene que han recuperado el 26% del territorio que fue controlado por las FARC, que superaba los más de 410 insurgentes en la frontera colombo-panameña. En el año 2014, unidades de las FARC en Panamá no se esconden, utilizan el país para sus acciones económicas, de narcotráfico y tiene aún gente de sus filas en la ciudad capital. 

No hay comentarios: