sábado, 23 de enero de 2016

Serenazgo versus Policía Nacional

Un sereno era la persona que se encargaba de vigilar las calles de los pueblos y regular la iluminación de las mismas en horario nocturno y que solía portar una pequeña porra y un silbato. Esta figura existió en España y en algunos países de Sudamérica, cuando eran colonias españolas. Era obligación de los serenos, recorrer continuamente las calles de su demarcación, anunciar la hora con la variación atmosférica, en los puntos que tienen designados guardarla de ladrones y malhechores, evitar las pendencias aun cuando fueran domésticas; observar los incendios avisando inmediatamente, hacer que se recojan cuantas personas encontraren abandonadas en la calle; prestar auxilio a las que se lo pidieren y dispensar su favor y servicios en las casas que los necesitaren. En casos dados debían favorecerse unos a otros llamándose con ciertas señales dadas por un silbato que llevaban a este efecto.  En el Perú se ha restablecido y modernizado el Serenazgo (reactivado durante la época del terrorismo en la década de 1980) basado en la labor del Sereno virreinal, actúando como guarda espaldas de los alcaldes y cuidan las calles como en la antigüedad, pero tienen limitaciones legales. Uno Sereno no puede arrestar criminales ni usar armas de fuego. El Serenazgo ha sido cuestionado por la ciudadanía porque algunos de sus miembros han participado en asaltos y robos en combinación con delincuentes. También se han reportado violaciones hechas por serenos. En años pasados, algunos  alcaldes usaban a los serenos en enfrentamientos territoriales por su distrito y/o provincia. Recientemente se ha descubierto que los serenos de la municipalidad metropolitana de Lima cobran cupos a los ambulantes para no embargar sus productos. El Serenazgo cuenta con unidades motorizadas, autos, unidades caninas y central de video vigilancia. Gastando en ello los alcaldes varios millones de dólares en equipos y entrenamiento de personal. En este año, el Serenazgo limeño usara armas no letales para acabar con la delincuencia. Debido a las deficiencias del Serenazgo, esta inversión y material debería pasar a manos de la Policía Nacional. Yo creo que cada provincia debería convertir las bases de Serenazgo en escuelas de policías y su tecnología, a manos de una Policía Provincial siguiendo el ejemplo de algunos países europeos y Estados Unidos. 
Policía Nacional, en estos últimas décadas (desde 1995), la izquierda peruana ha realizado una exitosa campaña de desprestigio de la Policía Nacional, resaltando la corrupción interna y protegiendo a los criminales por medio de las ONG’s de derechos humanos, metiendo a la cárcel a los policías que mataron delincuentes  y/o terroristas. La Policía Nacional aun trabaja en condiciones infrahumanas, con escases de balas y armas. Las bases policías no cuentan con conexión a Internet ni tienen computadoras, aún siguen realizando su trabajo con expedientes y no se ha fortalecido la unidad criminalística científica o forense (CSI, en Estados Unidos). Además de una gran escasez de personal policial, pues muchos jóvenes no quieren seguir esta profesión por los motivos anteriormente mencionados. Siendo el poder judicial el que saboteé la labor de la policía, dejando en libertad a los criminales. Las organizaciones criminales y las pandillas juveniles se dan el lujo de matar policías y quedar impunes.  Desde el caso Ecoteva (que involucra al ex presidente Toledo) se habla de narco política, ya que las autoridades políticas solo permiten que la policía capture a los peces pequeños y no a los capos (narcos colombianos y mejicanos luchan por el control de la selva peruana, protegidos por el grupo terrorista Sendero Luminoso). A nivel mundial, sigue siendo la Policía la única entrenada para luchar contra la violencia callejera, las organizaciones crimínales internacionales y el terrorismo yihadista internacional (Al-Qaeda y/o ISIS). Actualmente hay una duplicidad de funciones en el Perú, entre la Policía Nacional y el Serenazgo, este último genera corrupción en los municipios.

jueves, 7 de enero de 2016

Corea del Norte amenaza al mundo

Corea del Norte anunció esta semana través de la prensa estatal que realizó con éxito una prueba de la bomba de hidrógeno, lo que, si se confirma, supondría un avance significativo en sus ambiciones militares y un severo desafío a la seguridad mundial. Una bomba de hidrógeno es más poderosa que las armas de plutonio, que Corea del Norte utilizó en sus tres pruebas nucleares subterráneas anteriores. Es cientos de veces más potente que la bomba atómica que devastó Hiroshima en 1945. Un funcionario estadounidense de alto rango dijo que podría tomar días obtener los datos científicos para determinar si se trataba de una prueba exitosa.
El anuncio de Corea del Norte se realizó horas después de que el Servicio Geológico de Estados Unidos registrara un evento sísmico con una magnitud de 5,1 ocurrió en el noreste de la península norcoreana. El evento ocurrió a 19 kilómetros (11 millas) al este-noreste de Sungjibaegam, según la agencia estadounidense. El epicentro del evento se localiza cerca del sitio donde ocurrió una prueba nuclear subterránea en 2013.
El primer ministro japonés Shinzo Abe dijo que la prueba es "una amenaza a la seguridad de Japón" y señaló que su país "no puede tolerar" y que "condena" el hecho. Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que su país "se opone firmemente a la prueba con bomba de hidrógeno de Corea del Norte". "Nosotros por supuesto vamos a convocar a funcionarios de alto nivel y al embajador (para una discusión seria)". Corea del Sur también dijo que esta cuarta prueba sería un momento decisivo que justificaría una respuesta. "Esto es claramente una provocación y amenaza la vida de las personas y la seguridad", dijo la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye. "Hemos estado advirtiendo continuamente de que (Corea del Norte) pagará un precio por la realización de una prueba nuclear". Por su parte, el gobierno de Rusia también condenó la prueba realizada por Corea del Norte, a la que calificó de "violación al derecho internacional".
El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas acordó preparar medidas adicionales contra Corea del Norte, luego de la cuarta prueba nuclear realizada por este país. El cuerpo de 15 miembros, integrado por China, aliado de Pyongyang, “condenó enérgicamente” el ensayo nuclear y lo calificó como una “clara amenaza para la paz y la seguridad internacional”. El embajador uruguayo Elbio Rosselli, quien preside el Consejo este mes, recordó que el organismo había advertido que tomaría “significativas medidas adicionales” si Pyongyang violaba las resoluciones de la ONU realizando pruebas atómicas. “En línea con este compromiso y dada la gravedad de esta violación, los miembros del Consejo de Seguridad comenzarán a trabajar inmediatamente sobre estas medidas en una nueva resolución del Consejo de Seguridad”, dijo Rosselli. El diplomático no especificó si la nueva medida extenderá las sanciones contra Corea del Norte, pero otros enviados confirmaron que la adición de nuevos nombres a la lista de sanciones está siendo considerada. Actualmente hay unas 20 entidades y 12 personas en la lista de sanciones de la ONU contra Corea del Norte. El Secretario general de la ONU Ban Ki-moon condenó “inequívocamente” la prueba y pidió “a la RPDC (Corea del Norte) que cese cualquier otra actividad nuclear”. 
Los titulares de Defensa de Corea del Sur y Estados Unidos reafirmaron en conversación telefónica el peso de su alianza militar frente a Corea del Norte. Han Min-koo y Ashton Carter debatieron posibles maneras de estrechar su colaboración en materia de seguridad a raíz del ensayo. Los dos estuvieron también de acuerdo en que “Corea del Norte debe pagar un precio proporcional a la provocación” que supone su ensayo nuclear.