jueves, 26 de noviembre de 2015

PPC dividido: Lourdes Flores contra Raúl Castro

El Partido Popular Cristiano (PPC), es un partido político peruano de centroderecha basado en la doctrina social cristiana. Fundado por un grupo de políticos disidentes del partido político Democracia Cristiana, liderados por Luis Bedoya Reyes en 1966. Entre las décadas de 1980 y 1990, debido al auge del terrorismo, este partido político se redujo solo a Lima, capital pepecista.
El PPC atraviesa su peor crisis institucional en más de 50 años de existencia. Lourdes Flores Nano y Raúl Castro Stagnaro, Presidente del PPC, se han declarado abiertamente la guerra, acusándose mutuamente de haber cometido fraude en las elecciones internas del último domingo. Ambos líderes pepecistas ventilaron públicamente sus discrepancias internas, llegando, incluso, a los agravios. Tras enumerar las irregularidades en el último proceso electoral, Flores Nano señaló que “los 50 años de su partido no los manchará ningún sinvergüenza que hizo estas barbaridades”. Castro, devolvió el golpe y afirmó que “este nuevo PPC ya no es el pituquito, es más mestizo, aunque a ellos les apeste. Aquí no hay hijitos de nadie y menos limeñitos que no respetan a las provincias”. Flores y Castro encabezan las dos tendencias al interior del partido sobre la posición que deben asumir respecto a las elecciones de 2016. La excandidata presidencial ha propuesto ir en alianza con el Apra, mientras que Castro aspira a mantener el acuerdo de presentar candidato propio. Las elecciones del domingo (se eligió a secretarios provinciales y distritales) fueron el escenario para medir fuerzas. En ambos lados se acusaron de adulterar el padrón de electores e incluso de delitos. Flores inició el ataque presentando una relación de más de 1,149 militantes incluidos irregularmente en la relación de votantes en San Juan de Miraflores –distrito en el que su alcalde, Javier Altamirano, hombre de Castro, ganó la secretaría general de Lima–, entre ellos dos menores de edad. Añadió que el Tribunal Electoral Nacional deberá investigar y que las conclusiones deben elevarse al JNE. No descartó presentar acciones judiciales. “Uno tiene que ser consecuente. Si aquí se pretendiera imponer o tapar cosas irregulares, obviamente nadie se sentiría a gusto de pertenecer a una institución que avala incorrecciones y, si esto sigue así, les aseguro que se aplicarán las medidas más radicales y Luis Bedoya Reyes será el primero en salir a defender este patrimonio”, puntualizó. Por su parte, Castro acusó al “séquito de hombres” que forma el entorno de Flores de controlar el tribunal electoral y de manipular el padrón. Reconoció que hubo irregularidades, pero dijo que ello no enturbia las elecciones del domingo. Tras ofrecer disculpas al país y a la militancia, acusó al tribunal de “trucho” y denunció que hubo “un padroncillo, tremendo ladroncillo”. Agregó que cada vez que le hacen sombra a Flores, “hay un grupo que se encarga de demolerlo”. 
A lo largo de sus 50 años, el PPC ha perdido, por discrepancias, importantes cuadros que lideraron otras agrupaciones, como Miguel Ángel Mufarech, Alberto Andrade, Álex Kouri y Ántero Flores-Aráoz. El congresista Javier Bedoya —hijo del fundador del PPC, Luis Bedoya Reyes— anunció que evalúa su permanencia en el partido y ofreció disculpas “a la opinión pública por el mal rato que estamos pasando y estamos dando”. Para el congresista, el conflicto en el PPC llegó a tal punto que está “casi al borde de la ruptura”. “Yo, desgraciadamente, como veo las cosas al día de hoy, se llegó a una situación de no retorno”, expresó en Canal N. Raúl Castro no ocultó sus intenciones de ser candidato presidencial. Incluso, en su conferencia de prensa, sus seguidores gritaron: “¡Raúl presidente!”.

No hay comentarios: