jueves, 10 de septiembre de 2015

Perú: Legado de la Parada

El mercado mayorista La Parada estaba ubicado en el convulsionado distrito de la Victoria. En este mercado abundaba la suciedad y la gente del mal vivir, según reportes de la policía, aquí trabajarían entre cinco y diez pandillas especializadas en asaltos y otros crímenes, inclusive bandas de narcotraficantes. La Parada contaba con tres hectáreas de terreno, donde están ubicados puestos que vendían frutas y verduras. Estos negocios eran operados por los reyes (monopolizadores o acopiadores) de las frutas y verduras, los cuales explotan a los agricultores y no pagan impuestos. Las frutas y verduras eran comercializadas al aire libre, expuestas a los roedores y cucarachas que aun habitan en la Victoria, ya que los puestos o quioscos de venta no contaban con las normas mínimas de higiene y limpieza. En este mercado también trabajaban los estibadores, gente dedicada exclusivamente a llevar carga de un lugar a otro, trabajando en condiciones infrahumanas y sin los beneficios sociales de ley. El mercado mayorista de La Parada ya era obsoleto para Lima, debido a que no contaba con medidas de seguridad en caso de un gran terremoto, ni estaba preparado para un incendio. No había higiene ni limpieza con los alimentos que se vendían, poniendo en peligro la vida de los consumidores. Hoy el Mercado Mayorista de Santa Anita ha tomado su lugar, pero con la diferencia que es grande, limpio, ordenado y que los productos no se venden en el suelo. 
Actualmente, en el terreno donde antes existía el mercado mayorista de La Parada, hoy existe el inconcluso Parque del Migrante creado por la corrupta administración de la ex alcaldesa de Lima, Susana Villaran. El Parque del Migrante es un elefante blanco, usado de playa de estacionamiento y cancha de fútbol. Estando cerrado la mayor parte del día por miedo a que entren drogadictos u otros delincuentes a sus instalaciones. En los alrededores del Parque del Migrante se han formado las llamadas Paraditas, que vienen a ser pequeños mercadillos donde se vende frutas y verduras, con las mismas características del desaparecido mercado mayorista de la Parada. Mientras los vecinos de la Victoria, exigen a las autoridades municipales (alcalde de Lima y al alcalde de la Victoria) y del gobierno central convertir al Parque del Migrante en una fortaleza policial-militar, debido a que esa zona de la Victoria continúan trabajando las bandas de delincuentes. Desde las temidas Barras Bravas del Alianza Lima hasta pandilleros, la mayoría de estas bandas ligadas a los Carteles Internacionales del Narcotráfico. Aprovechando la oscuridad de la noche y la escases de luz en partes de los alrededores del Parque del Migrante y zonas aledañas. Esperemos que el alcalde de Lima, Luis Castañeda, demuela el Parque del Migrante y lo convierta en una Fortaleza Militar-Policial, para que brinde protección a los vecinos del violento distrito de la Victoria. 

No hay comentarios: