lunes, 28 de septiembre de 2015

Papa Francisco en la ONU

El Papa Francisco pronunció un histórico discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Francisco es el cuarto Pontífice en dirigirse a este auditorio, luego de Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Dentro de su discurso de alrededor de 50 minutos, destaco siete temas principales, aquí un resumen de algunos de ellos.
La exclusión y la pobreza, el Santo Padre denunció “un afán egoísta e ilimitado de poder y de bienestar material” que genera la exclusión de “los débiles y con menos habilidades”. “La exclusión económica y social es una negación total de la fraternidad humana y un gravísimo atentado a los derechos humanos y al ambiente”, aseguró. Como camino de escape a la pobreza extrema, el Papa señaló que se debe permitir a los pobres “ser dignos actores de su propio destino”. “El desarrollo humano integral y el pleno ejercicio de la dignidad humana no pueden ser impuestos”, explicó, y destacó que “esto supone y exige el derecho a la educación”.
Cuidado de nuestro planeta, el Papa subrayó que “la casa común de todos los hombres” debe edificarse “sobre la comprensión de una cierta sacralidad de la naturaleza creada”. Los cristianos, indicó, “creemos que el universo proviene de una decisión de amor del Creador, que permite al hombre servirse respetuosamente de la creación para el bien de sus semejantes y para gloria del Creador, pero que no puede abusar de ella y mucho menos está autorizado a destruirla. Para todas las creencias religiosas, el ambiente es un bien fundamental”.
El rechazo a la guerra y al comercio de armas, Francisco subrayó en su discurso que “la guerra es la negación de todos los derechos y una dramática agresión al ambiente”. “Si se quiere un verdadero desarrollo humano integral para todos, se debe continuar incansablemente con la tarea de evitar la guerra entre las naciones y entre los pueblos”, aseguró. El Papa denunció además la “tendencia siempre presente a la proliferación de las armas”, especialmente las nucleares. Una ética y derecho basados en la amenaza mutua, advirtió, “constituyen un fraude a toda la construcción de las Naciones Unidas, que pasarían a ser ‘Naciones unidas por el miedo y la desconfianza’”. “Hay que empeñarse por un mundo sin armas nucleares”, demandó. El Santo Padre pidió también concentrar la atención en todas las situaciones de conflicto, como las que se viven en Ucrania, en Siria, en Irak, en Libia, en Sudán del Sur y en la región de los Grandes Lagos, en África.
La familia, recordó el Papa, “es la célula primaria de cualquier desarrollo social”. “Los gobernantes han de hacer todo lo posible a fin de que todos puedan tener la mínima base material y espiritual para ejercer su dignidad y para formar y mantener una familia”, señaló. “Este mínimo absoluto tiene en lo material tres nombres: techo, trabajo y tierra; y un nombre en lo espiritual: libertad de espíritu, que comprende la libertad religiosa, el derecho a la educación y todos los otros derechos cívicos”, explicó. Francisco destacó también la importancia de que se respete “el derecho primario de las familias a educar”, así como “el derecho de las Iglesias y de las agrupaciones sociales a sostener y colaborar con las familias en la formación de sus hijas e hijos”. El Santo Padre recordó en otra parte de su discurso que “inscrita en la propia naturaleza humana” se encuentra “la distinción natural entre hombre y mujer”. 
Lucha contra el narcotráfico, el Papa advirtió que “otra clase de guerra que viven muchas de nuestras sociedades” es el fenómeno del narcotráfico. Esta guerra, lamentó, ha sido “pobremente combatida”. “El narcotráfico por su propia dinámica va acompañado de la trata de personas, del lavado de activos, del tráfico de armas, de la explotación infantil y de otras formas de corrupción”, advirtió. Esta corrupción, señaló, “ha penetrado los distintos niveles de la vida social, política, militar, artística y religiosa, generando, en muchos casos, una estructura paralela que pone en riesgo la credibilidad de nuestras instituciones”.

jueves, 24 de septiembre de 2015

Junípero Serra, primer santo de Estados Unidos

El papa Francisco canonizó en Washington al fraile español Junípero Serra, responsable en el siglo XVIII de la introducción de la fe católica en el territorio estadounidense. La ceremonia de canonización tuvo lugar durante una misa al aire libre, en el pórtico de la basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción, el mayor templo católico de toda América del Norte y situado en el campus de la Universidad Católica, en el noreste de Washington. Unas 25.000 personas se congregaron en los jardines de la enorme basílica, muchos de ellos desde las primeras horas de la mañana, a pesar de un fuerte sol. Familias enteras aguardaron durante horas en las largas filas para ganarse un lugar entre la multitud para escuchar al Papa argentino, quien ofició la ceremonia en español, un gesto hacia el nuevo santo español y a la enorme comunidad católica latina. Francisco ingresó al jardín del templo a bordo del papamóvil, en medio a una interminable ovación, mientras desde la basílica era saludado por las campanas.
Junípero Serra Ferrer (Petra, Mallorca; 24 de noviembre de 1713-Monterrey, Alta California; 28 de agosto de 1784) fue un fraile franciscano español. Doctor en filosofía y teología, se trasladó a América, donde fundó nueve misiones españolas en la Alta California, y presidió otras quince. Fue beatificado por el papa san Juan Pablo II el 28 de septiembre de 1988, y el 23 de septiembre de 2015 fue canonizado por el papa Francisco, en la ciudad de Washington D. C. En calidad de padre presidente fundó una serie de misiones y atendió a la fundación de otras, con un total entre ambas de nueve misiones. La primera de las misiones fundadas por él fue la de San Diego de Alcalá el 16 de julio de 1769; la misión se encuentra dentro del actual término municipal de San Diego. Estableció su sede central la Misión de San Carlos Borromeo de Carmelo, fundada por él en 1770.
En julio de 1771 fundó la Misión de San Antonio de Padua y en agosto la de San Gabriel, esta última en el actual área metropolitana de Los Ángeles. El 1 de septiembre de 1772 fundó la Misión de San Luis Obispo de Tolosa. También tuvo participación en la fundación de la Misión de San Juan Capistrano en 1776 y en la de San Buenaventura en 1782. Se conoce que visitó las misiones de Santa Clara de Asís y de San Francisco de Asís, esta última en la localidad de San Francisco. Las misiones fueron primordialmente creadas para evangelizar a los nativos. Otro objetivo fue la integración de las personas en la sociedad española y su capacitación para asumir la propiedad y gestión de la tierra. Como cabeza de la Orden en California, Serra no solamente lidió con cargos religiosos, sino también con otras autoridades españolas en ciudad de México y con los oficiales militares locales que comandaban las guarniciones cercanas. 
Junípero Serra y sus colaboradores siguieron la línea de acción establecida durante su estancia en la Sierra Gorda de Querétaro. Cuando llegaban a un lugar conveniente, levantaban una capilla, unas cabañas para residencia de los frailes y un pequeño fuerte protector contra posibles ataques. Acogían a los indígenas que se aproximaban movidos por la curiosidad y, una vez ganada su confianza, les invitaban a establecerse en las proximidades de la misión. Allí, al mismo tiempo que catequizaban a los indígenas, los misioneros les enseñaban nociones de agricultura, ganadería y albañilería, les proporcionaban semillas y animales y les asesoraban en el trabajo de la tierra. Algunos de ellos aprendieron también las técnicas de la carpintería, la albañilería o la herrería, como puede verse en las ruinas de una forja catalana que todavía existen en la Misión de San Juan Capistrano. Las mujeres recibían adiestramiento en las labores de cocina, costura y confección de tejidos. El cambio de vida afectó asimismo a la cultura y religión indígenas dando lugar a un sincretismo que perdura hasta nuestros días. Falleció en la Misión de San Carlos Borromeo (Monterrey, California), el 28 de agosto de 1784. Sus restos descansan en la Basílica de la Misión de San Carlos Borromeo, misión que él mismo fundó.

martes, 15 de septiembre de 2015

Corrupción en la FIFA

Corrupción en la FIFA o FIFA-Gate, es un caso judicial conocido el 27 de mayo de este año, luego de que las autoridades suizas irrumpieran sorpresivamente en un hotel de Zúrich (Suiza) como resultado de años de numerosas investigaciones de casos de corrupción en los que el máximo ente del fútbol mundial se ha visto involucrado. Los cargos por los que se les acusa incluyen soborno, fraude y lavado de dinero. La investigación penal que lleva a cabo la Fiscalía de Nueva York versa sobre la atribución de derechos mediáticos y de derechos de mercadotecnia y de patrocinio para Estados Unidos y América del Sur de competiciones organizadas por la FIFA. Catorce personas, entre ellas nueve asociadas con el órgano rector del fútbol mundial, fueron acusadas en mayo de 2015, en conexión con una investigación de la Oficina Federal estadounidense de Investigaciones (FBI) de fraude, crimen organizado y lavado de dinero que ha durado varios años. Siete funcionarios de la FIFA fueron arrestados en el Hotel Baur au Lac en Zúrich el 27 de mayo; se estaban preparando para asistir al 65.º Congreso de la FIFA, dentro de cuyo programa figuraba la elección del presidente de la FIFA entre dos candidatos, el ex presidente Joseph Blatter y el aspirante príncipe Ali bin Hussein. Se espera que sean extraditados a Estados Unidos bajo sospecha de haber recibido 150 millones de dólares en sobornos.
El centro de detenciones sobre la utilización de cohecho, fraude y lavado de dinero para corromper a la apertura de los medios de comunicación y los derechos de comercialización de los juegos de la FIFA en América, que se estima en $ 150 millones, incluye por lo menos $ 110 millones en sobornos relacionados con la Copa América Centenario que se celebrará en Estados Unidos en 2016.5 Además, la acusación alega que el soborno se utilizó en un intento de influir en los contratos de patrocinio de ropa, el proceso de selección para la Copa Mundial de la FIFA 2010 de acogida y la elección presidencial de la FIFA en 2011. Chuck Blazer, ex funcionario de fútbol de la CONCACAF, ha proporcionado ayuda a la investigación después de su declaración de culpabilidad en secreto en un caso de 2013 en la corte.
Debido a los escándalos en los que se ha visto involucrada la FIFA durante los últimos años, el suizo Joseph Blatter renunció y dejó su puesto a disposición con el argumento de que se necesitan emprender nuevas reformas. Algunas de las asociaciones de la FIFA, como la CAF y la AFC, le mantuvieron el apoyo, mientras que algunas empresas patrocinadoras como Coca-Cola, Budweiser y Visa tuvieron una postura a favor de la renuncia por parte de Blatter, ya que sólo así se lograría un verdadero cambio en el mundo del fútbol. 
La Federación Internacional de Fútbol Asociado, FIFA, el máximo organismo del deporte más popular del planeta, está siendo investigado por graves casos de corrupción. Hasta el momento, 14 personas, incluidos miembros del comité ejecutivo, están siendo acusadas de recibir sobornos y comisiones cercanas a los US$150 millones durante un periodo de 24 años. La investigación liderada por Estados Unidos está fijándose en los presuntos casos de corrupción entre los miembros de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Fútbol (Concacaf) y la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). Durante los cuatro años antes del Mundial de Brasil, cada federación nacional recibió cerca de dos millones de dólares de la FIFA y las confederaciones continentales, como la Concacaf, recibieron US$17,5 millones. Así que el total recibido en las organizaciones relacionadas con la FIFA entre 2011 y 2014 fue cercano a los US$137 millones. Mientras tanto, las investigaciones por parte de la Justicia suiza se centraron en el proceso de adjudicación de los mundiales de 2022 y 2018 a Qatar y Rusia, respectivamente. Cualquier incertidumbre legal y judicial alrededor de la Copa del Mundo es una gran preocupación para la FIFA.

viernes, 11 de septiembre de 2015

Maduro expulsa miles de colombianos

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos afirmó que más de 10,000 colombianos han regresado a su país desde Venezuela. 1,097 han sido deportados o repatriados por orden del gobierno venezolano desde el viernes 21 de agosto y 9,826 personas han abandonado el país gobernado por Nicolás Maduro por temor a ser expulsados, dio a conocer Santos durante el Consejo de Ministros extraordinario en la ciudad de Cúcuta, en la frontera entre ambos países latinoamericanos. 10,000 colombianos están sin nada porque los sacaron, no tuvieron oportunidad ni de recoger sus utensilios, sus pocas pertenencias. El mandatario colombiano que es "Un desastre humanitario causado por seres humanos".
El jueves 20 de agosto, Venezuela ordenó el cierre por 72 horas de la frontera luego de que tres miembros de la fuerza armada venezolana y un civil resultaran heridos en un enfrentamiento que se registró tras un operativo para contrarrestar a un grupo de presuntos colombianos que se dedicaban a ingresar insumos básicos de ese país. Por la situación de escasez en Venezuela el propio gobierno venezolano ha denunciado que hay tráfico ilegal de estos productos desde Colombia. Ante los hechos, el gobierno venezolano ordenó la deportación masiva de más de 1,000 colombianos ubicados en la frontera.
Aminta Ferrer Chacón, de 24 años, tiene cuatro hijos menores de 10 años. El menor de ellos, David, tiene tan sólo 18 días de nacido. David ha pasado los últimos cuatro días de su corta vida en un albergue ubicado en la frontera entre Colombia y Venezuela en el sector de La Parada, a orillas del río Táchira, junto a otras 340 personas que fueron sacadas de Venezuela a la fuerza, luego de que el gobierno venezolano ordenara la deportación masiva de más de 1,000 colombianos ubicados en la frontera. Como este refugio existen otros puntos de atención a los desplazados ubicados en el coliseo municipal, en el puesto fronterizo del puente internacional, y en el Puesto de Mando Unificado de la policía en Cúcuta, según datos del Ministerio del Interior de Colombia. Según Aminta Ferrer, a ella fue sacada de su casa el pasado viernes por integrantes de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Dice que tocaron su puerta, le preguntaron si era colombiana y luego la sentenciaron: "¡Desocupe!, alístese que nos vamos". "Luego otro guardia me dijo: 'te tengo que llevar, yo no quisiera, pero tengo otros mandos y te tengo que llevar por obligación'", cuenta Ferrer y agrega que la subieron en un carro lleno de gente para trasladarla al lado colombiano de la frontera. El caso de Ferrer no es el único en el Albergue Número 3. Allí se resguardan otras 93 mujeres, la mayoría de ellas madres de familia, y 181 menores de edad entre 0 y 10 años, según cifras entregadas por los coordinadores de ese refugio. Otro caso es el de Alexandra Mogollón, una venezolana madre de tres hijos y a quien también le tocó migrar por tener lazos colombianos. 
En el puesto de migración del puente internacional Simón Bolivar, la Defensoría del Pueblo de Colombia ha recibido varias denuncias contra las autoridades venezolanas. Durante esta crisis fueron interpuestas 500 denuncias por parte de los deportados:
–25% de ellas por agresión física y verbal por parte de integrantes de la Guardia Nacional Bolivariana
–25% por desintegración familiar
–12% de las quejas tienen que ver con la destrucción de las viviendas
–9% por hurto y despojo durante el desalojo
–7% con retención de documentos
–6% con casos de privación de la libertad 
Sobre estas denuncias, la Defensoría de Pueblo de Colombia no ha explicado qué va a hacer con ellas. El gobierno de Venezuela no se ha pronunciado al respecto. Los desplazados y autoridades colombianas esperan tener una solución a la difícil situación que se vive en la frontera colombo-venezolana. El gobierno de Nicolás Maduro ha endurecido su postura contra los colombianos, cerrando todas sus fronteras con Colombia. 

jueves, 10 de septiembre de 2015

Perú: Legado de la Parada

El mercado mayorista La Parada estaba ubicado en el convulsionado distrito de la Victoria. En este mercado abundaba la suciedad y la gente del mal vivir, según reportes de la policía, aquí trabajarían entre cinco y diez pandillas especializadas en asaltos y otros crímenes, inclusive bandas de narcotraficantes. La Parada contaba con tres hectáreas de terreno, donde están ubicados puestos que vendían frutas y verduras. Estos negocios eran operados por los reyes (monopolizadores o acopiadores) de las frutas y verduras, los cuales explotan a los agricultores y no pagan impuestos. Las frutas y verduras eran comercializadas al aire libre, expuestas a los roedores y cucarachas que aun habitan en la Victoria, ya que los puestos o quioscos de venta no contaban con las normas mínimas de higiene y limpieza. En este mercado también trabajaban los estibadores, gente dedicada exclusivamente a llevar carga de un lugar a otro, trabajando en condiciones infrahumanas y sin los beneficios sociales de ley. El mercado mayorista de La Parada ya era obsoleto para Lima, debido a que no contaba con medidas de seguridad en caso de un gran terremoto, ni estaba preparado para un incendio. No había higiene ni limpieza con los alimentos que se vendían, poniendo en peligro la vida de los consumidores. Hoy el Mercado Mayorista de Santa Anita ha tomado su lugar, pero con la diferencia que es grande, limpio, ordenado y que los productos no se venden en el suelo. 
Actualmente, en el terreno donde antes existía el mercado mayorista de La Parada, hoy existe el inconcluso Parque del Migrante creado por la corrupta administración de la ex alcaldesa de Lima, Susana Villaran. El Parque del Migrante es un elefante blanco, usado de playa de estacionamiento y cancha de fútbol. Estando cerrado la mayor parte del día por miedo a que entren drogadictos u otros delincuentes a sus instalaciones. En los alrededores del Parque del Migrante se han formado las llamadas Paraditas, que vienen a ser pequeños mercadillos donde se vende frutas y verduras, con las mismas características del desaparecido mercado mayorista de la Parada. Mientras los vecinos de la Victoria, exigen a las autoridades municipales (alcalde de Lima y al alcalde de la Victoria) y del gobierno central convertir al Parque del Migrante en una fortaleza policial-militar, debido a que esa zona de la Victoria continúan trabajando las bandas de delincuentes. Desde las temidas Barras Bravas del Alianza Lima hasta pandilleros, la mayoría de estas bandas ligadas a los Carteles Internacionales del Narcotráfico. Aprovechando la oscuridad de la noche y la escases de luz en partes de los alrededores del Parque del Migrante y zonas aledañas. Esperemos que el alcalde de Lima, Luis Castañeda, demuela el Parque del Migrante y lo convierta en una Fortaleza Militar-Policial, para que brinde protección a los vecinos del violento distrito de la Victoria.