jueves, 21 de mayo de 2015

Chavista Diosdado Cabello y el narcotráfico internacional

La justicia estadounidense lleva años investigando a altos funcionarios en Venezuela bajo la sospecha de que han convertido al país suramericano en un centro global de tráfico de cocaína y blanqueo de capitales, según ha publicado The Wall Street Journal, confirmando la información que publicó ABC. Entre los funcionarios venezolanos que están siendo investigados se encuentra el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, el oficialista Diosdado Cabello, según diferentes fuentes anónimas consultadas por el periódico neoyorquino. Hay grandes pruebas para justificar que (Cabello) no es solo uno de los jefes, sino el jefe del cártel, aseguraron fuentes del Departamento de Justicia norteamericano, que añadieron que el presidente de la Asamblea Nacional venezolana es el principal objetivo de la investigación. En las pesquisas están colaborando la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA) y las fiscalías federales en Nueva York y Miami a partir de pruebas ofrecidas por ex narcotraficantes y desertores del Ejército venezolano. Los fiscales apuntan a funcionarios y oficiales militares venezolanos como líderes de facto de grupos narcotraficantes que usan Venezuela como punto de partida para los envíos de cocaína a EEUU y Europa. Un funcionario estadounidense reconoce que la reacción de las autoridades venezolanas en el supuesto caso de que finalmente se presentaran cargos formales sería sísmica. La grave crisis económica que vive Venezuela desde hace un par de años ha facilitado a los servicios de inteligencia estadounidenses el reclutamiento de informantes, según uno de los fiscales involucrados en las investigaciones. Uno de esos informantes, que trabajó durante años para la Guardia Nacional y que tuvo que huir del país el año pasado, aseguró que la participación de altos oficiales del Gobierno en el narcotráfico es muy clara. Los investigadores también han podido recabar pruebas a partir de los testimonios de narcotraficantes juzgados en Florida (EEUU) que optaron por colaborar con las autoridades a cambio de negociar una rebaja de las condenas, como el colombiano Roberto Méndez Hurtado. Según personas familiarizadas con su caso, Méndez Hurtado ingresó cocaína en Venezuela, mantuvo encuentros con altos funcionarios de ese país, por lo que la droga era trasladada por barco o avión a islas del Caribe antes de alcanzar las costas de Estados Unidos. Por otro lado, las autoridades están recopilando información sobre banqueros que manejan las finanzas de altos funcionarios venezolanos, hasta la fecha se ha revocado el visado a más de un centenar de financieros. 
La dictadura chavista ha iniciado acciones judiciales contra una veintena de directivos de medios de comunicación venezolanos, que reprodujeron los primeros testimonios de su escolta, huido a Estados Unidos, no han sido suficientes para detener la investigación periodística. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció una campaña en defensa de Diosdado Cabello, presidente del poder legislativo, que es investigado por la fiscalía de Estados Unidos por su vinculación con un cártel del narcotráfico según la prensa internacional. “Quien se mete con Diosdado se mete conmigo. ¡Vamos a defender a Diosdado como defendimos a nuestro país contra la agresión de Estados Unidos en el mes de marzo!”, dijo Maduro en su programa transmitido semanalmente por la estatal Venezolana de Televisión. Maduro opina que la publicación es otro “ataque de la ultraderecha mediática”, que tiene un supuesto eje establecido entre Madrid, Bogotá y Miami. Horas antes, Cabello, número dos del chavismo, había expresado en la Asamblea Nacional que es víctima de una arremetida de “sectores del imperialismo norteamericano” que “reeditan una guerra sucia” y retó a los medios a presentar pruebas.

No hay comentarios: