lunes, 16 de marzo de 2015

Latinoamérica: Guerra de narcotraficantes

México, en este país se desarrolla una guerra de carteles del narcotráfico desde hace más de 50 años, los cuales luchan por el control de México. Tal es el poder de los narcos, los cuales se han comprado algunas instituciones públicas y privadas, con estas últimas limpian su dinero sucio. Según organizaciones independientes en México hay entre 500 y un millón de fosas comunes, donde se encuentran restos humanos (huesos y/o momias) de estos enfrentamientos. Como ha sucedido con los 43 normalistas desaparecidos, los cuales en realidad fueron asesinados por engañar al cartel Guerreros Unidos, aunque otras fuentes dicen que dicha localidad hay constantes enfrentamientos entre los Guerreros y los Zetas, los cuales controlan las universidades, colegios y algunas autoridades locales (alcaldes y policías). En estos últimos 20 años, los gobiernos mejicanos han buscado erradicar los carteles del narcotráfico, pero el precio que han pagado ha sido muy alto. Los carteles han emigrado y expandiendo sus redes por todo Latinoamérica.   
Colombia, actualmente ha disminuido su producción de droga pero sigue manteniendo fuertes grupos de carteles del narcotráfico. Siendo los grupos terroristas de las FARC y el ELN, los que proveen de seguridad a dichos carteles o en otros casos, también son productores de drogas, dependiendo de las provincias que controlen. Tres narcotraficantes de Colombia, requeridos en extradición por Estados Unidos, entre los que se encuentra uno de los 50 más buscados por la DEA estadounidense, fueron capturados esta semana, informó la Policía colombiana. José Merchán ("Alcalde"), Luis Olarte ("Compinche" o "Zorro") y Cristian Pérez ("Cristiano Ronaldo"), fueron detenidos en las ciudades de Bogotá, Santa Marta (norte) y Sogamoso (centro), cuando descansaban en sus propias casas, dijo una fuente de la Policía Antinarcóticos. 
Venezuela, en los últimos días salió a la luz acusaciones sobre funcionarios chavistas, como los casos del ex diplomático Ghazi Nasr al Din y Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela. Sin embargo, la lista de señalados por organismos del gobierno de los Estados Unidos se extiende a más de 60 dirigentes. En la selección elaborada en los últimos siete años se presentan diferentes acusaciones como violación de los derechos humanos, cooperación con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y distintos grupos terroristas, y tráfico de drogas, entre otras. La semana pasada, la Oficina Federal de Investigaciones de los Estados Unidos (FBI) solicitó incluir en la lista de terroristas a Nasr al Din, quien ya en 2008 había sido acusado por el gobierno norteamericano de asistir financieramente al grupo terrorista libanés Hezbollah. Esa misma semana, el diario ABC de España dio cuenta del vínculo entre Cabello y el Cártel de los Soles, de acuerdo con declaraciones de su antiguo escolta, Leamsy Salazar Villafaña, quien también formó parte del cuerpo de seguridad del fallecido ex presidente Hugo Chávez. También en 2008, los generales Hugo Carvajal y Henry Rangel Silva, y el capitán de navío Ramón Rodríguez Chacín, fueron incorporados a una lista negra por la OCFA, por presuntos vínculos con el narcotráficos y las FARC. Silva y Chacín, actualmente, son los gobernadores de Trujillo y Guárico, respectivamente. El general Clíver Alcalá Cordones se sumó a esa lista en 2011 por la "creación de una ruta de armas por droga". Ese mismo año los diputados Freddy Bernal, por venta de armas, y Amílcar Figueroa, quien está señalado de proveer armas y entablar vínculos con la guerrilla colombiana. Ramón Madriz, en tanto, fue incluido por coordinar la seguridad de las FARC. Paralelamente, carteles colombianos y mejicanos luchan con el corrupto gobierno chavista, ya que la dictadura chavista controla las rutas del narcotráfico en Latinoamérica, por medio de los bloques ALBA y UNASUR, los cuales controla. De ahí la sospecha que el Chavismo está dividido y luchando por su coto de poder, por medio del tráfico de drogas en toda Latinoamérica. 

No hay comentarios: