viernes, 27 de febrero de 2015

Grupo terrorista yihadista ISIS contra el mundo

El Estado Islámico, es un grupo terrorista yihadista suní, autoproclamado califato, asentado en un amplio territorio de Irak y Siria controlado por radicales fieles a Abu Bakr al-Baghdadi,  autoproclamado califa de todos los musulmanes. El grupo se organiza como un Estado no reconocido, ya que controla de facto varias ciudades como Mosul, Faluya o Raqqa, siendo esta última considerada su capital. Originalmente conocido como Yama'at al-Tawhid wal-Yihad, surgió como una organización terrorista ligada a Al Qaeda para hacer frente a la invasión de Irak (2003), siendo dirigida por Abu Musab al Zarqaui. Tras su muerte, el nuevo líder, Rashid al-Baghdadi, bajo la tutela de Osama bin Laden, se expandió por las gobernaciones de Ambar, Nínive, Kirkuk y en gran parte de Saladino, así como en menor medida Babilonia, Diala y Bagdad. Durante este tiempo se proclamó como Estado Islámico de Irak, y su cuartel general se encontraba en la ciudad de Baquba. El Estado Islámico de Irak fue responsable de la muerte de miles de civiles iraquíes, así como de miembros del gobierno iraquí y sus aliados internacionales. Debido al apoyo militar de Estados Unidos al gobierno de Nuri al-Maliki, el grupo sufrió varios reveses, incluida la muerte de Rashid al Baghdadi, pero la organización se renovó durante la Guerra Civil Siria, pasando a ser conocida como Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL, ISIL o ISIS) o bajo su acrónimo árabe DAESH. El siguiente y actual líder, Bakr al-Baghdadi, cortó los lazos con Al Qaeda y declaró, en 2014, la independencia de su grupo y su soberanía sobre Irak y Siria, autoproclamándose califa con el nombre de Ibrahim. El «califato» reclama la autoridad religiosa sobre todos los musulmanes del mundo, y tiene como objetivo declarado unir todas las regiones habitadas por musulmanes bajo su control, comenzando con Irak y la región del Levante mediterráneo, que cubre los actuales Estados de Siria, Jordania, Israel, Palestina, Líbano, Chipre, y parte del sur de Turquía. Otras milicias que controlan parte del territorio en la península egipcia del Sinaí, el este de Libia y Pakistán han jurado lealtad a la organización, que se caracteriza por su severa interpretación del islam y su violencia brutal contra los chiitas, al ser sus miembros suníes. 
El Estado Islámico tiene influencia en los sectores estratégicos de la geopolítica y el petróleo, poniendo jaque el equilibrio en el Medio Oriente y compitiendo con Al-Qaeda por la supremacía en los grupos yihadistas. A raíz de esta tensa situación, la Casa Blanca y sus aliados encendieron la alerta ante la alarmante situación que se vivía en la región de la Mesopotamia. Por otro lado, el gobierno de Siria, reconocido enemigo de las potencias mundiales, ha buscado socorro en estas para poder evitar la hecatombe en el país, a la vez que los iraquíes continuaban con las secuelas de la invasión de 2003 que afrontaron. Con tal de frenar el imparable avance de los yihadistas, las potencias occidentales con otros países musulmanes acordaron unir sus fuerzas para combatir al enemigo. El Estado Islámico, ha mostrado muchos vídeos de ejecuciones de prisioneros con distintos métodos criminales. El periodista japonés Kenji Goto fue decapitado. El piloto jordano Muadh al Kasasbeh fue quemado vivo dentro de una jaula. Como represalia, Sajida al Rishawi (mujer) y Ziad al Karbouli, presos de Al-Qaeda capturados en Jordania, fueron colgados por el gobierno de este país. Todos estos vídeos son subidos y/o distribuidos a través de las redes sociales Siendo los últimos videos los de adiestramientos de niños y la destrucción de estatuas históricas del siglo VII, consideradas por los terroristas como ídolos. En Europa y Estados Unidos se ha capturado decenas de personas que han sido reclutadas por las redes sociales y que pensaban cometer actos terroristas, medidas que se tomaron luego de los ataques terroristas de ISIS en Francia. Según el FBI y la CIA, calculan que hay un millón de jóvenes y niños que han sido reclutados por ISIS mediante las redes sociales, que podrían realizar ataques terroristas en cualquier momento, ya que los lobos solitarios son difíciles de capturar o detectar. 

jueves, 26 de febrero de 2015

Venezuela: ¡Revolución anti chavista!

Los indignados se iniciaron con las revoluciones y protestas en el mundo árabe entre el 2010 y 2011, denominadas por distintos medios como la revolución democrática árabe o la primavera árabe, consisten en una serie de alzamientos populares en los países árabes, principalmente del norte de África y Siria, que comenzó con la revolución tunecina, cuyos años posteriores trajo la caída de las dictaduras de Egipto y Libia, la cual continua en la Guerra Civil Siria. Hoy Venezuela, vive su propio drama de protestas contra la dictadura chavista neo socialista que ha ocasionado la escasez de alimentos, agua y apagones continuos. Venezuela tiene una súper inflación lo que ha generado el aumento de los precios continuamente, pero que no es reconocido por el gobierno. Paralelamente, el gobierno chavista ha matado a las empresas privadas por medio de control de precios y promoviendo los saqueos. Desde el 2014, Venezuela tiene la mayor cantidad de presos políticos de la región: Leopoldo López, alcaldes opositores y líderes universitarios, prisioneros en diferentes bases militares. Oficialmente, el 2014 murieron 43 jóvenes universitarios y en este año, un escolar de 14 años a manos de la GNB. El gobierno chavista ha vetado a la prensa internacional y bloquea las redes sociales para que no se vea la brutalidad del gobierno chavista.
Los jóvenes venezolanos han reactivado las manifestaciones y protestas en toda Venezuela tras conocerse la noticia de la muerte del estudiante de 14 años Kluvier Roa, en la ciudad de San Cristóbal, en el Estado de Táchira. A Roa le disparó un policía de 23 años en la cabeza durante una protesta contra el gobernador. El adolescente falleció antes de llegar al hospital y el oficial fue detenido. La muerte de Roa se une a la de otros cinco jóvenes que han sido asesinados en las últimas semanas, también de disparos en la cabeza, en distintas zonas del país. Universitarios se dirigieron hasta el Ministerio del Interior y Justicia a exigir que se derogue la resolución 8610 del Ministerio de Defensa, que entró en vigor hace unas semanas y permite el uso de fuerza mortal para controlar manifestaciones y reuniones públicas. Sectores de la comunidad académica dieron su respaldo a los estudiantes. En un comunicado, la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela, exigió también acabar con la resolución. "Llama poderosamente la atención el resurgimiento de métodos de control militar de la población —que creíamos históricamente superados— inspirados seguramente en la doctrina de la otrora Seguridad Nacional, del tiempo de las dictaduras militares del Cono Sur que restringieron las libertades civiles para imponer un pensamiento autoritario", reza el comunicado. 
Denuncian accionar de mercenarios pagados por el gobierno chavista para generar el caos en las protestas. El Movimiento Revolucionario Tupamaro (MRT), mejor conocido como Tupamaros, es una organización política venezolana de tendencia marxista-leninista. Actualmente forma parte de la coalición oficialista Gran Polo Patriótico. Entre las características más generales atribuidas a los Tupamaros están su vestimenta: usan máscaras y/o pasamontañas para cubrir sus rostros a fin de no revelar su identidad. Tomaron su nombre de los Tupamaros, grupo uruguayo de igual nombre, pero sus líderes son sobrevivientes del grupo terrorista peruano MRTA, según versiones extraoficiales. Han realizado ataques menores a comercios y actos vandálicos a empresas y otras edificaciones alrededor del país que consideran oligárquicas y burguesas, así como a violentas protestas estudiantiles en las ciudades de Caracas y Mérida. Los Tupamaros se autodefinen como fuerzas de choque contra los enemigos de la dictadura chavista. Este grupo ha atacado entidades públicas y la GNB con el fin de desprestigiar a la oposición. Los Tupamaros también han atacado con armas de fuego a los universitarios contrarios al gobierno, matándolos en la mayoría de casos, según denuncias de los propios universitarios.