viernes, 19 de septiembre de 2014

El terrorismo en el Perú


Los grupos terroristas Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru o MRTA, aparecen en la década de 1980 durante el gobierno democrático de Belaunde. Tanto Sendero como el MRTA se les considera hijos de la dictadura Velasquista de la década de 1970, donde se imitó el modelo de la desaparecida Unión Soviética (URSS). En 1985, Alan García se convierte en el segundo presidente elegido democráticamente, pero obedece ciegamente la constitución de 1979 y convierte al Perú en una imitación del modelo comunista o socialista, pese a que a nivel internacional supuestamente Perú pertenecía al bloque de los países No Alineados, así nuestro país en un periodo de crisis económica y la nacionalización de las empresas privadas. Aunque la gente recibe su sueldo en Intis, moneda nacional de esa época, los sueldos cada día crecen para esfumarse todos los días, pues también aumenta el costo de la vida. Hay escases de alimentos y no existen productos extranjeros, los pocos que circulan son traídos de contrabando. En 1990 es elegido presidente Alberto Fujimori, encontrando al país sumido en el terrorismo y con una hiperinflación dejada por el gobierno de Alan García. En estos años, tanto Sendero como el MRTA planeaban dar un golpe de estado contra Alberto Fujimori entre 1992 y 1993, sin embargo el congreso bicameral se oponía a dar leyes antiterroristas y fomentar el libre mercado, eso obliga a Fujimori a dar el autogolpe de 1992 y cierra el congreso para después replantearlo en uno unicameral, ya que Belaunde y García gastaban millones de dólares en un congreso bicameral que no ayudaba a los más pobres. Entre 1992 y 1993, Lima se encuentra rodeada por las hordas terroristas tanto de Sendero como del MRTA, se recrudecen los atentados terroristas en la capital. En las universidades estatales y las cárceles se realizan enfrentamientos entre Sendero y el MRTA por el control de estas. Un coche bomba destruye Canal 2, son común las bombas contra los bancos y bases policías, a diario son asesinados muchos policías y militares. En 1993 cae la cúpula de Sendero en una mansión en Surco, Abimael Guzmán y sus esposas guardaespaldas asesinas, ya que ellas son las que dirigían los ataques y los atentados terroristas. Siendo condenados a Cadena Perpetua por los crímenes cometidos contra civiles (aniquilamientos de pueblos) y miembros de las Fuerzas Armadas. En diciembre de 1996, reaparece el MRTA con la toma de la residencia del embajador de Japón. Cuya misión del comando terrorista era negociar la libertad de otros líderes del MRTA como se jugaban el todo o nada, pues habían minado la residencia y si los militares intentaban tomar la residencia, este comando terrorista tenía intenciones de hacer volar la residencia con sus rehenes y ellos mismo. Esta concluyo en Abril de 1997 con la operación de rescate Chavín de Huántar, el fuego cruzado de las balas y el intento de dinamitar la residencia termino con la muerte de los 14 terroristas, un rehén y dos comandos. Hoy las familias de los terroristas han enjuiciado y encarcelado a los heroicos comandos que lucharon contra los sanguinarios terroristas del MRTA. Los rezagos del MRTA ahora trabajan como paramilitares de los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Bolivia (los Túpac o Tupamarus), realizando acciones armadas u hostigamiento contra los opositores a los regímenes dictatoriales de estos gobiernos anticapitalistas. Actualmente, Sendero se ha replegado al VRAEM y se ha extendido nuevamente a las universidades nacionales por medio del MOVADEF. Los gobiernos de Paniagua, Toledo, García y Ollanta han liberado más de 500 terroristas, los cuales han vuelto a sus acciones armadas principalmente en el VRAEM, según denuncia la policía y otras instituciones democráticas. La izquierda peruana por medio de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) llama a las acciones terroristas: Conflicto Armado Interno, lo cual es una gran mentira, pues los grupos terroristas han sido los peores genocidas de toda la historia. Lamentablemente, la CVR satanizo las fuerzas armadas y santifico a los terroristas, por eso muchos policías y militares que lucharon contra el terrorismo hoy sufren persecución por defender su país de la barbarie terrorista.