sábado, 3 de mayo de 2014

Tensión entre Ucrania y Rusia

La crisis de Crimea es una crisis diplomática internacional que sobrevino en Ucrania tras el fin del gobierno de Víktor Yanukóvich producto de las protestas del Euromaidán. Estas protestas, realizadas principalmente en la zona noroccidental del país para apoyar el acercamiento de Ucrania hacia la Unión Europea, fueron rechazadas por comunidades rusófilas de la zona sudoriental del país, compuestas en su mayoría por rusos étnicos y ucranianos rusófonos. Tras el derrocamiento de Yanukóvich el 22 de febrero de 2014, diversos grupos pro rusos se manifestaron en contra del nuevo gobierno en Kiev y proclamaron sus anhelos de estrechar sus vínculos (o inclusive integrarse) con la Federación de Rusia. Estas protestas se han concentrado en la península de Crimea y algunos óblast en la zona fronteriza entre Rusia y Ucrania. Varios gobiernos regionales de la región propusieron referendos separatistas y se produjeron una serie de revueltas militares, incluyendo tanto tropas locales como tropas rusas. El 6 de marzo de 2014, las autoridades de la República Autónoma de Crimea anunciaron la convocatoria a un referéndum para el 16 de marzo siguiente para integrarse formalmente a Rusia. Las autoridades de la ciudad autónoma de Sebastopol, en tanto, aprobaron su integración ese mismo día. Las autoridades rusas declararon que la movilización de tropas tenía el objetivo de garantizar la integridad de los ucranianos pro rusos habitantes de Crimea y las bases rusas estacionadas allí, hasta que se normalizara la situación socio-política. Estas operaciones militares han sido rechazadas por diversos gobiernos, especialmente por Estados Unidos y miembros de la Unión Europea, quienes han declarado que Rusia ha actuado de forma contraria al Derecho internacional y han dado algunas sanciones contra dicho país por no retirarse del territorio ucraniano. El día 11 de marzo, Crimea y la ciudad de Sebastopol declararon unilateralmente su independencia de Ucrania, proclamando la República de Crimea, reconocida sólo por Rusia. El 18 de marzo, los líderes de la República de Crimea, Serguéi Aksiónov y Vladímir Konstantínov, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el alcalde de Sebastopol, Anatoli Chali, firmaron el tratado de adhesión de dos nuevos territorios federales a Rusia. 
El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Ramussen, afirmó que la organización desplegará más fuerzas por tierra, aire y agua en el este de Europa. No obstante, Fogh Ramussen declinó dar datos precisos sobre el número de efectivos. Aseguró que con este gesto pretende poner freno a lo que definió como un agresivo comportamiento de Rusia en Ucrania. La alianza de 28 naciones ya ha suspendido la mayoría de la cooperación y el diálogo con Moscú. También ha estado conduciendo misiones de vigilancia aérea en Polonia y Rumania. 
El ministro del Interior interino de Ucrania, Arsen Avakov, informó que las fuerzas de seguridad ucranianas han logrado controlar la torre de televisión en la ciudad oriental de Sloviansk, donde se han producido enfrentamientos entre el ejército y militantes prorrusos. Habitantes de la ciudad confirmaron que parte de la población ha tratado de detener el avance del ejército. El Ministro de Defensa dijo que tropas ucranianas fueron atacadas al oeste de esa ciudad, en Andreevka, y que dos soldados murieron. La policía en la ciudad ucraniana de Odessa informó que el número de muertos por enfrentamientos entre seguidores del gobierno de Kiev y activistas prorrusos se elevó a 42. Este viernes se había estimado que las víctimas fatales eran 30. La mayoría murió en un edificio incendiado con bombas caseras. La agencia de noticias Interfax Ukraine indicó que el jefe de policía de la ciudad, Petro Lutsyuk, había sido despedido de su cargo.

No hay comentarios: