domingo, 20 de abril de 2014

Legado de Gabriel García Márquez

En la Ciudad de México, falleció este jueves santo -17 de abril- Gabriel García Márquez, padre del moderno periodismo de investigación y del realismo mágico, cuya influencia llego al cine, la literatura y la televisión. Conocido familiarmente por sus amigos como Gabito (hipocorístico guajiro para Gabriel), o por su apócope Gabo desde que Eduardo Zalamea Borda, subdirector del diario El Espectador, comenzara a llamarlo así. En 1982 recibió el Premio Nobel de Literatura. Su novela Cien años de soledad, es considerada una de las más representativas del  realismo mágico e incluso se considera que por su éxito es que tal término se aplica a la literatura desde los años setenta. En 2007, la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española lanzaron una edición popular conmemorativa de esta novela, por considerarla parte de los grandes clásicos hispánicos de todos los tiempos. 
Periodistas de todas partes rinden homenaje a quien fundó una de las instituciones más emblemáticas de Latinoamérica, la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Jon Lee Anderson, uno de ellos, escribió en Twitter: "Descansa en paz, querido 'Gabo'. Te extrañaremos siempre, como a un padre. Tu legado es muy grande". Del lado de los escritores, la pérdida del 'Gabo' ha significado una de las más grandes pérdidas de este momento. "Ha muerto un gran escritor. Sus obras le dieron gran difusión y prestigio a la literatura. Sus novelas le sobrevivirán y seguirán ganando lectores por doquier", dijo Mario Vargas Llosa  (cuya relación con García Márquez tuvo su momento más tenso tras el puñete que el peruano propinó al colombiano). Entre los ecuatorianos, la partida del Premio Nobel de Literatura en 1982 da pie para inmortalizar al 'Gabo' en la memoria. Para la gestora cultural Adelaida Jaramillo, su legado junto con los autores del 'boom' latinoamericano fue, entre otros, "visibilizarnos en el mundo editorial conocido, que se había estancado en el realismo y al cual revitalizamos con la inclusión de lo fantástico". La influencia del realismo mágico garciamarquino -dice Jaramillo- es incalculable, y se ve en escritores de nacionalidades tan diversas como el turco Orhan Pamuk, o el serbio Goran Petrovic. "Hoy algunos sentimos que nos hemos quedado huérfanos, y que el vacío que deja a las letras latinoamericanas es ingente". 
El legado que dejó Gabriel García Márquez va más allá de la literatura y el periodismo. La pasión por éstas lo llevó a crear instituciones, entre ellas la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), que se estableció en 1994 en Cartagena de Indias. Al preocuparse por estimular el periodismo con vocación y pasión, el escritor colombiano en compañía de su hermano puso en marcha la fundación que hasta ahora logró capacitar a más de 15 mil 791 periodistas, a través de sesiones presenciales y virtuales. Al darse a conocer la noticia de su fallecimiento, la fundación rindió en su página web un homenaje al maestro. “Gracias, Gabo. Gracias, maestro de maestros. Cumpliremos tu mandato; seguiremos adelante con tus talleres, tu premio, trabajando de muchas formas por una nueva y creativa época para el mejor oficio del mundo”, escribió Abello Banfi en un texto que colgó en la página. 
En México, donde residió las últimas décadas, Gabo fundó, junto con Carlos Fuentes, en 1993, la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar para rendirle homenaje al escritor argentino. Ambos autores decidieron aportar el monto de las becas que el gobierno mexicano les otorgaba como creadores eméritos para impulsar ese espacio académico, que se realiza a lo largo del año en colaboración con la Universidad de Guadalajara y rinde homenaje permanente a la memoria de uno de los mayores escritores latinoamericanos del siglo XX, con la invitación a diversas personalidades para impartir un curso y una conferencia magistral a todo público.

No hay comentarios: