martes, 22 de abril de 2014

Celibato: ¿Bueno o malo?

Celibato (en latín caelebs, caelibis), se refiere al estado de aquellos que no se casan o que no tienen una pareja sexual. Un soltero puede ser llamado célibe, sin embargo, el concepto adquirió un sentido de opción de vida. Por lo general se entiende como célibe a aquel que no quiere casarse y prefiere la soltería de manera permanente. La opción por el celibato puede ser religiosa como se presenta entre los sacerdotes cristianos católicos, los monjes budistas y otras religiones; filosófica como la opción de Platón por el estado celibatal; social como se presenta en quienes optan por dicho estado como opción personal. Lo común es que el estado celibatal sea voluntario, pero también puede ser inducido o forzado como en el caso histórico de los esclavos. En el mundo occidental contemporáneo el concepto de celibato ha sido frecuentemente asociado a la Iglesia Católica. Por su parte, Oriente conoce este estado por la Iglesia ortodoxa, el budismo y el hinduismo. Las opciones célibes de pensadores, escritores, artistas o líderes, son menos conocidas que la de los religiosos, pero no por ello menos significativas. 
El celibato en la Iglesia Cristiana Católica fue instituido en la época de la Contra Reforma Católica, después de los escándalos de corrupción, orgias, incesto, sodomía y tráfico de influencias. Desde la época Jesucristo los sacerdotes tenían familia y eran casados, como sucede actualmente con los rabinos judíos que imitan Abraham, padre de las religiones monoteístas modernas. Sin embargo, los pastores y/o ministros evangélicos que dirigen las sectas cristianas toman el modelo de Abraham de la religión judía, ya que son hombres casados que hablan de Dios y Jesucristo. Hoy, la mayoría de los obispos católicos se oponen a que sacerdotes casados hagan misa, ya que según ellos el celibato lo instituyo Jesucristo, lo cual es una gran mentira y este fue instituido muchos siglos después de la muerte de Jesucristo. 
Según un reporte de una página web, entre los sacerdotes cristianos católicos en actividad, un 95% de ellos se masturba, un 40% mantiene relaciones sexuales (de otro sexo y/o del mismo sexo), un 60% realiza prácticas de carácter homosexual, y un 7% comete abusos sexuales graves con menores. Las preferencias sexuales del clero analizado son las siguientes: el 53% mantiene relaciones sexuales con mujeres adultas, el 21% lo hace con varones adultos, el 14% con niños y el 12% con niñas. Se observa, por tanto, que un 74% de ellos se relaciona sexualmente con adultos, mientras que el 26% restante lo hace con menores; y que domina la práctica heterosexual en el 45% de los casos, frente al 65% que tienen orientación homosexual. Entre los sujetos con actividad heterosexual u homosexual habitual, el 36% comenzó a mantener relaciones sexuales antes de los 40 años, mientras que el 64% restante lo hizo durante el período comprendido entre sus 40 y 55 años. El año pasado un sacerdote argentino se jacto de ser gay, gracias al Celibato. Lamentablemente este fenómeno se repite en los monjes budistas e hinduistas, como en los sacerdotes ortodoxos. Donde el celibato promueve y fomenta el homosexualismo al interior de las religiones. ¿Qué de bueno tiene mantener esta tradición medieval?

No hay comentarios: