martes, 28 de enero de 2014

Mar peruano: Riquezas no explotadas

Turismo subacuático que también está relacionado con la arqueología submarina. En 1746 hubo un gran terremoto en Lima que ocasiono un maremoto que se tragó la mitad del Callao, dichas edificaciones aún se encuentran en las profundidades del mar peruano, muchas de las cuales se encuentran en buen estado. Lo mismo sucede en el sur chico peruano (Chincha, Ica, Pisco y Nazca), donde se sabe que hay restos de civilizaciones pre incas o Nazca primitiva, debajo de nuestro mar peruano, pero que todavía no ha sido explorado ni investigado. Muchas de estas ruinas están cerca a la gigante falla que ocasiona los terremotos en nuestro continente. Esto puede ser aprovechado con el turismo subacuático,  donde buzos o submarinos especializados realizarían esta actividad turística. 
Centrales eléctricas de energía mareomotriz, se obtiene aprovechando las mareas, mediante su empalme a un alternador se puede utilizar el sistema para la generación de electricidad, transformando así la energía mareomotriz en energía eléctrica; una forma energética más segura y aprovechable. Es un tipo de energía renovable, en tanto que la fuente de energía primaria no se agota por su explotación, y es limpia ya que en la transformación energética no se producen subproductos contaminantes gaseosos, líquidos o sólidos. Otras formas de extraer energía del mar son: las olas (energía undimotriz), de la diferencia de temperatura entre la superficie y las aguas profundas del océano, el gradiente térmico oceánico; de la salinidad, de las corrientes marinas o la energía eólica marina. En nuestro país se puede aprovechar al máximo esta tecnología ecológica, ya que Perú posee una diversidad de climas o microclimas en toda la costa peruana.  Convirtiéndose el mar peruano en una mina de oro ecológica, ya que se puede aprovechar desde la diferente salinidad hasta las diferentes temperaturas de nuestro mar.  La energía del mar peruano u Océano Pacifico sobrado puede cubrir la demanda de electricidad de todas las grandes ciudades costeñas, ya que genera varios miles de millones de watt de potencia eléctrica. Perú tendría que seguir el ejemplo de algunos países europeos como Francia o los países bajos, debido a su cercanía al mar y ser los más avanzados en este tipo de tecnología la cual ya tiene más de 10 años de evolución tecnológica.

jueves, 16 de enero de 2014

Grupos racistas globales

Actualmente existen diferentes grupos racistas globales y de diferentes tendencias. Hoy hay racismo inclusive en los países latinoamericanos. Aquí una pequeña lista de estos grupos xenofóbicos y que se han expandido por el mundo. 
Neonazis, este grupo xenofóbico nace después de la Segunda Guerra Mundial en los barrios pobres de la dividida Alemania y continúa las políticas racistas de Hitler, donde se habla de la pureza blanca de la raza aria o germana. Entre las décadas 1970 y 1980, se expande por toda Europa, principalmente en España, Gran Bretaña, Francia e Italia. Por esas mismas décadas también aparece en Estados Unidos, siendo los más conocidos: Minuteman, Hermandad del Silencio y otras. En los 90’s llego a Latinoamérica, teniendo grupos mayoritarios en Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica y Uruguay. En estas últimas décadas ha habido ataques contra afros, latinos y asiáticos. Neonazis europeos desprecian a los Neonazis latinos. 
Skinheads, término que significa cabezas rapadas, fue un movimiento juvenil que se originó en Gran Bretaña en los años 60’s. En sus inicios promovía la música soul y el Rythm & Blues, pero después absorbió la ideas de los Neonazis. Actualmente, se ha expandido por toda Europa y Latinoamérica. Luego del 11S, algunos gobiernos europeos y algunos estados de Estados Unidos tomaron medidas racistas contra los inmigrantes. En Europa y Estados Unidos, son comunes los enfrentamientos entre Neonazis y Skinheads. 
Ku Klux Klan (KKK), es el nombre que han adoptado varias organizaciones en los Estados Unidos, que predican la supremacía de la raza blanca, el antisemitismo, racismo, anti catolicismo, anticomunismo, homofobia y el etnocentrismo. Con frecuencia, estas organizaciones han recurrido al terrorismo, la violencia y actos intimidatorios, como la quema de cruces o ataques con armas contra los grupos minoritarios, como los afroamericanos y los asiáticos. El KKK fue fundado a finales de 1865, luego de la Guerra de Secesión, por los sureños que perdieron esta guerra civil. Durante la Segunda Guerra Mundial apoyaron a los nazis y al finalizar esta guerra, luego apoyaron a los Neonazis, hasta hoy. Actualmente, el KKK se ha fragmentado en diferentes organizaciones racistas, siendo los más conocidos y poderosos: Iglesia de los Caballeros del Ku Klux Klan, Klans Imperiales de Estados Unidos, Caballeros de la Kamelia Blanca y Caballeros del Ku Klux Klan. Además de otras pequeñas organizaciones en la frontera entre México y Estados Unidos. El KKK se ha expandido a algunos países europeos, Canadá y Brasil. Protegidos por políticos y pastores protestantes (cristianos fanáticos) o evangélicos, que apoyan la ideología racista del KKK. 
Indigenismo radical, promovido por el eterno presidente boliviano Evo Morales. Donde los indígenas son la raza pura sudamericana despreciando a los costeños (chilenos, principalmente) y selváticos (brasileños, principalmente). Aunque es contraria al racismo neonazi ha tomado muchas de sus ideas pero desde una óptica indígena y autóctona sudamericana. Algunos grupos indígenas motivados por Evo Morales, ya hablan de independizarse de sus países (Brasil, Bolivia, Chile y Perú) de donde viven, pues consideran que son maltratados por el resto de los ciudadanos. El Etnocacerismo peruano fundado por la familia Humala, combina indigenismo con nazismo, pues habla de la raza superior indígena y fomenta el exterminio de las razas impuras. El bloque ALBA chavista promueve esta tendencia en todo Sudamérica, pues considera a los blancos como avaros capitalistas y una mala influencia para la raza indígena autóctona. 

sábado, 4 de enero de 2014

Ampliación del Canal de Panamá: ¡Corrupción y política!

Las obras de ampliación del Canal de Panamá están en el aire. El consorcio liderado por el grupo español Sacyr ha anunciado en una carta a las autoridades panameñas en la que amenaza con parar los trabajos si en un plazo de 21 días no se atienden sus demandas, rechazadas esta misma semana por Panamá. El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que es como se llama el consorcio, señala que “no puede continuar una obra en la que se proyectan 1.600 millones de dólares (cerca de 1.200 millones de euros) en sobrecostos”, lo que equivale al 50% del coste del proyecto. El consorcio culpa a información deficiente facilitada por la Administración y a eventos imprevistos, pero en el momento de la adjudicación los rivales consideraron que la oferta de GUPC era temerariamente baja.  Los cables de la Embajada de Estados Unidos en Panamá, obtenidos por Wikileaks y analizados y publicados por diario español EL PAÍS en 2010, mostraban cómo en opinión de Bechtel, la empresa de EE UU que perdió el concurso, la oferta de Sacyr de 3.120 millones de dólares (unos 2.300 millones de euros al cambio actual) no daba ni para “poner el hormigón”. Bechtel había ofertado 4.200 millones de dólares y sospechaba que Sacyr, presidida entonces por Luis del Rivero, intentaría renegociar al alza el contrato al ejecutarlo. En la carta enviada ahora, el consorcio reclama a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) “discutir de una manera justa y apropiada una solución, bajo la ley panameña, de los grandes problemas financieros que están afectando el proyecto”, que está ejecutado en un 65%. El consorcio liderado por Sacyr (integrado también por la italiana Impregilo, la belga Jan De Nul y la panameña CUSA) señala en su nota que a pesar de haber llegado a acuerdos entre ambas partes, “el administrador [del Canal, Jorge Quijano,] ha decidido no honrar dichos acuerdos”. “Por todo ello, GUPC reitera que no puede continuar una obra en la que se proyectan 1.600 millones de dólares en sobrecostos, que son responsabilidad del empleador”, señala la nota. 
La gran obra de ingeniería del siglo XXI, la ampliación del Canal de Panamá, se viene abajo. El consorcio liderado por Sacyr ha enviado una carta a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) en la que renuncia a continuar con la construcción de las nuevas esclusas por el sobrecoste que han conllevado los problemas surgidos en el último año. Según han confirmado fuentes próximas a la constructora, la imposibilidad de llevar a cabo los trabajos en el precio pactado les ha llevado a renunciar a terminar la obra, que ya estaba completada en un 64%. "Grupo Unidos por el Canal (GUPC) ha enviado a la Autoridad del Canal de Panamá la nota de preaviso de suspensión de los trabajos, de acuerdo a la sub cláusula 16.1 de las condiciones del contrato para la construcción del tercer juego de esclusas", indicó el consorcio en un comunicado enviado a Efe. Por el contrario, fuentes próximas al gobierno panameño han indicado que ha sido la ACP la que ha decidido tomar el control de la infraestructura ante la incapacidad de Sacyr y de Impregilo de cumplir con las cláusulas de la concesión. En las últimas semanas la tensión entre Sacyr y la ACP había crecido de tal manera que el consorcio español envió un comunicado el pasado día 16 en el que reiteraba su disposición a cumplir con lo pactado y terminar las esclusas en el primer semestre de 2015, nueve meses más tarde de lo previsto inicialmente. El Canal de Panamá quería que la obra estuviera finalizada en octubre de 2014, cuando se cumplen los 100 años de la primera construcción que une el Atlántico con el Pacífico.