viernes, 11 de octubre de 2013

Organización que destruye armas químicas en Siria recibe el Nobel de la Paz

El Comité del Nobel informó al mundo que la Organización para Prohibición de Armas Químicas (OPAQ u OPCW, su nombre original en inglés) era merecedora del Premio Nobel de la Paz de este año. Fundada en 1997 para eliminar las armas químicas en todo el mundo, su misión ha ganado especial importancia este año después del ataque con armas químicas en Siria, donde murieron al menos 1.400 personas. Su primer presidente fue el brasileño José Bustani. La organización tiene su base en La Haya, Holanda, y en ella trabajan unas 500 personas con un presupuesto cerca de US$100 millones. Desde su creación, la OPAQ ha destruido un total de 57.000 toneladas métricas de armas químicas, especialmente de arsenales de Estados Unidos y Rusia.
La organización OPAQ, con 190 Estados miembros, que actualmente supervisa la destrucción del arsenal químico de Siria, ha dicho que el gobierno de Bashar al Asad ha cooperado con su labor y que para mediados de 2014 podrían haber completado su tarea en este país. Los expertos en armas químicas creen que en Siria pueden haber cerca de 1.000 toneladas de sarín, gas mostaza y VX, algunos almacenados sin procesar y otros ya cargados en misiles, ojivas y cohetes. El 6 de octubre la OPAQ comenzó a destruir el arsenal químico en Siria. El inicio del proceso no fue muy claro. Después del acuerdo firmado entre los gobiernos de Estados Unidos y Rusia con el fin de evitar una intervención armada en Siria, se procedió a la destrucción de las armas químicas. No obstante, el país árabe no pertenecía a la organización ni había suscrito la Convención contra las Armas Químicas. Este obstáculo se despejó el mes pasado cuando Siria firmó la convención, la cual la OPAQ es la encargada de aplicar. El gobierno de Al Asad está acusado de usar este tipo de armamento en un ataque el pasado 21 de agosto, en el que murieron al menos 1.400 personas en las afueras de la capital, Damasco. Después de aceptar la visita de inspectores de las Naciones Unidas y de la OPAQ, Siria se ha convertido en un activo colaborador en la labor que realizan los funcionarios de ambos organismos, aunque todavía faltan muchas dificultades por sortear. Los 27 inspectores que trabajan en Siria lo están haciendo en unas condiciones poco favorables para su labor. Además, el plazo que se ha impuesto es bastante corto. En distintas declaraciones, voceros de la OPAQ han afirmado que el tema de Siria es una prioridad. La distinción del Nobel de la Paz consiste en una medalla de oro, un diploma y US$1,2 millones. La ronda de los Nobel terminará el lunes, con el anuncio en la categoría Economía.

No hay comentarios: