domingo, 20 de octubre de 2013

Premio Sajarov 2013 a la libertad de conciencia recibe Malala Yousafzai

La menor paquistaní Malala Yousafzai, víctima de un ataque de los talibán por defender el derecho a la educación de las mujeres, ha sido galardonada con el Premio Sajarov a la libertad de conciencia, el premio más prestigioso que concede la Unión Europea. 
La candidatura de Malala había sido presentada por las principales fuerzas con representación en la Eurocámara (Partido Popular Europeo, Socialistas y Liberales) por lo que era la que más probabilidades tenía de resultar ganadora. Los otros dos finalistas era el antiguo empleado de la CIA y delator de los programas de espionaje, Edward Snowden, y los tres disidentes bielorrusos -Ales Bialatski, Eduard Lobau y Mykola Statkevich- detenidos por protestar contra la reelección de Alexander Lukashenko. Malala ha sido reconocida por representar "la valentía de una joven mujer que ha defendido los derechos fundamentales a pesar de sufrir ataques contra su vida", según ha destacado el eurodiputado Charles Tannock. Fue una semana muy especial para la niña paquistaní, aunque no gano el Premio Nobel de la Paz, pese a ser la favorita. La elección del ganador ha correspondido al presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, y los líderes de los grupos políticos representados en el hemiciclo. El galardón, que cuenta con una dotación de 50.000 euros, será entregado en el pleno de Estrasburgo el próximo 20 de noviembre. Antes de esa fecha, el 22 de octubre, tendrá lugar otro emotivo acontecimiento en el Parlamento Europeo, ya que será el momento en que la líder opositora birmana, Aung San Suu Kyi recogerá el premio Sajarov que el Parlamento Europeo (PE) le otorgó hace 23 años. Suu Kyi, de 69 años, que sufrió más de dos décadas de persecución política de los que pasó la mayor parte bajo arresto domiciliario, fue reconocida con el Sajarov en 1990, dos años después de que empezará a entregarse este galardón.

viernes, 11 de octubre de 2013

Organización que destruye armas químicas en Siria recibe el Nobel de la Paz

El Comité del Nobel informó al mundo que la Organización para Prohibición de Armas Químicas (OPAQ u OPCW, su nombre original en inglés) era merecedora del Premio Nobel de la Paz de este año. Fundada en 1997 para eliminar las armas químicas en todo el mundo, su misión ha ganado especial importancia este año después del ataque con armas químicas en Siria, donde murieron al menos 1.400 personas. Su primer presidente fue el brasileño José Bustani. La organización tiene su base en La Haya, Holanda, y en ella trabajan unas 500 personas con un presupuesto cerca de US$100 millones. Desde su creación, la OPAQ ha destruido un total de 57.000 toneladas métricas de armas químicas, especialmente de arsenales de Estados Unidos y Rusia.
La organización OPAQ, con 190 Estados miembros, que actualmente supervisa la destrucción del arsenal químico de Siria, ha dicho que el gobierno de Bashar al Asad ha cooperado con su labor y que para mediados de 2014 podrían haber completado su tarea en este país. Los expertos en armas químicas creen que en Siria pueden haber cerca de 1.000 toneladas de sarín, gas mostaza y VX, algunos almacenados sin procesar y otros ya cargados en misiles, ojivas y cohetes. El 6 de octubre la OPAQ comenzó a destruir el arsenal químico en Siria. El inicio del proceso no fue muy claro. Después del acuerdo firmado entre los gobiernos de Estados Unidos y Rusia con el fin de evitar una intervención armada en Siria, se procedió a la destrucción de las armas químicas. No obstante, el país árabe no pertenecía a la organización ni había suscrito la Convención contra las Armas Químicas. Este obstáculo se despejó el mes pasado cuando Siria firmó la convención, la cual la OPAQ es la encargada de aplicar. El gobierno de Al Asad está acusado de usar este tipo de armamento en un ataque el pasado 21 de agosto, en el que murieron al menos 1.400 personas en las afueras de la capital, Damasco. Después de aceptar la visita de inspectores de las Naciones Unidas y de la OPAQ, Siria se ha convertido en un activo colaborador en la labor que realizan los funcionarios de ambos organismos, aunque todavía faltan muchas dificultades por sortear. Los 27 inspectores que trabajan en Siria lo están haciendo en unas condiciones poco favorables para su labor. Además, el plazo que se ha impuesto es bastante corto. En distintas declaraciones, voceros de la OPAQ han afirmado que el tema de Siria es una prioridad. La distinción del Nobel de la Paz consiste en una medalla de oro, un diploma y US$1,2 millones. La ronda de los Nobel terminará el lunes, con el anuncio en la categoría Economía.

domingo, 6 de octubre de 2013

EE.UU/África: Guerra al terrorismo internacional

Fuerzas especiales de EE.UU. llevaron a cabo dos incursiones separadas en África contra líderes militantes islámicos. Una de ellos fue en Libia, y la otra en Somalía. Funcionarios estadounidenses dijeron que el líder libio de Al Qaeda -conocido como Anas al Libi- fue capturado en la capital, Trípoli. El hombre de 49 años era buscado por su participación en los atentados contra las embajadas de EE.UU. en el este de África en 1998. Se ofrecían US$5 millones por información que conduciera a su captura.
El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, dijo que los operativos de las fuerzas especiales de su país en Libia y en Somalía demuestran la determinación de Washington de perseguir a los responsables de actos de terrorismo. Desde Indonesia, donde se encuentra remplazando al presidente Barack Obama quien canceló su gira asiática debido al conflicto político interno por el presupuesto, Kerry insistió que su país no cederá terreno en su guerra contra el terror.  Comandos especiales atacaron una casa en un pueblo somalí usada presuntamente por un líder de al Shabab vinculado al ataque contra el centro comercial de Westgate, en Kenia. Tras un intenso tiroteo, las fuerzas extranjeras se retiraron. Horas después, otro grupo comando capturó en Trípoli, la capital libia, al líder de al Qaeda Anas al Libi, buscado por los ataques contra las embajadas de EE.UU. en Tanzania y Kenia 15 años atrás.

El gobierno libio ha exigido una explicación a Washington por el operativo realizado por fuerzas especiales estadounidenses en Trípoli en el que fue capturado Anas al Libi, un presunto líder de al Qaeda buscado por los ataques a las embajadas de Tanzania y Kenia 15 años atrás. En un comunicado de la oficina del primer ministro, las autoridades del país norafricano han insistido que todo ciudadano libio debe ser juzgado en su nación, sin importar los cargos que se le imputan, y ha recordado que toda persona es inocente hasta que se demuestra lo contrario. Libia ratificó su "estrategia relación" con Estados Unidos en el área de seguridad y defensa, y espera que esta alianza no se vea perjudicada "como resultado de este incidente". Por la mañana, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, había declarado que los operativos de los comandos en Libia y también en Somalía tenían como objetivo demostrar la determinación de su gobierno de perseguir a los responsables de actos terroristas.