domingo, 15 de septiembre de 2013

Pro y contras del Acuerdo de Ginebra para Siria

Con un acuerdo que prevé varios meses para su cumplimiento y que no incluye medidas específicas de sanción, Estados Unidos y Rusia establecen un marco para la destrucción del arsenal químico de Siria y alejan, quizá definitivamente, la posibilidad de una intervención militar contra el régimen de Damasco. El compromiso, alcanzado el sábado en Ginebra por el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y su homólogo ruso, Sergei Lavrov, tendrá ahora que ser plasmado en una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, para lo que Washington ha renunciado al uso de la fuerza. El pacto da una semana al régimen sirio para que informe sobre las cantidades precisas de sus depósitos de armas químicas, y abre un plazo hasta noviembre para que se permita que inspectores internacionales certifiquen esos datos. Finalmente, se calcula que esas armas deben de quedar bajo control internacional para su destrucción hacia mediados del próximo año, sin fijar una fecha exacta. En el camino habrá que sortear una serie de obstáculos diplomáticos, políticos y logísticos que hacen el cumplimiento final de lo pactado difícil e incierto. No solo será necesario darle fuerza de ley internacional a lo que ahora mismo es solo un acuerdo bilateral, sino que será preciso desplegar un considerable equipo de verificación en un país en guerra. En sus planes de contingencia, el Pentágono calculaba que se requerirían 80.000 soldados para garantizar el control del arsenal químico sirio.
Siria tiene sólo una semana para entregar una lista detallada de todo el armamento químico que posee, que deberá ser destruido para mediados de 2014. ¿Y si Siria no cumple? Entonces corresponderá al Consejo de Seguridad imponer medidas de acuerdo al Capítulo VII de la Carta de la ONU. Eso podría implicar el uso de la fuerza, aunque no vaya a ser el caso necesariamente. Kerry dijo que las medidas de la ONU serían "acordes" con la violación cometida por Siria. Pero también dejó claro que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no ha descartado el uso unilateral de la fuerza. Tras su encuentro en Ginebra, ambos diplomáticos se agradecieron mutuamente de manera efusiva. Lavrov dijo que Kerry había permitido dejar atrás "la retórica irrelevante". Al igual que su homólogo estadounidense, habló de la posibilidad de que esta iniciativa audaz, pero limitada, pueda traducirse en algo más grande: en una conferencia internacional de paz para tratar de poner fin al largo tormento sirio. Y así, después de un poco más de 36 horas de diplomacia de alto riesgo, el trato estaba hecho y Kerry salió a correr por el lago. Con la ayuda de Vladimir Putin, Barack Obama ha dado un paso atrás desde el borde del abismo. Los eventos dieron lugar a un desenlace poco probable que tal vez signifique una pequeña esperanza para Siria.
Un ministro sirio describió el acuerdo alcanzado por Estados Unidos y Rusia para la destrucción de las armas químicas en Siria como una "victoria". El ministro para la Reconciliación, Ali Haidar, afirmó que el acuerdo de Ginebra ayuda a los sirios a salir del conflicto y evita la guerra. Por otra parte, el ministro de Información sirio, Omran al-Zoubi, dijo que Damasco ya está redactando los documentos en los que declarará con detalles su arsenal de armas químicas. El sábado, EE.UU. y Rusia llegaron a un acuerdo sobre un marco para la eliminación de las armas químicas de Siria. Ambos países dieron a Damasco un plazo de una semana para proporcionar un listado completo de su arsenal que, según el acuerdo, debe haber sido eliminado a mediados de 2014. Por su parte, el presidente francés, Francois Hollande, afirmó que el acuerdo entre Rusia y EE.UU. podría ser sometido a votación en el Consejo de Seguridad de la ONU a finales de semana. En una entrevista con un canal de televisión francés, dijo que una eventual resolución de la ONU debería incluir una mención a las posibles sanciones contra el gobierno sirio si no cumple con su parte. Hollande se hace eco así de la posición estadounidense de mantener en la mesa la posibilidad del uso de la fuerza contra Siria para seguir ejerciendo presión.

No hay comentarios: