domingo, 14 de julio de 2013

Hermandad Musulmana: Fracaso político

La Hermandad Musulmana o Los Hermanos Musulmanes, es un partido político religioso islámico que busca inculcar el Corán y la Sunna como el "único punto de referencia para...ordenar la vida de la familia musulmana, el individuo, la comunidad y el Estado...". La organización busca hacer de los países musulmanes califatos islámicos, que incluyan el aislamiento de las mujeres y de los no musulmanes de la vida pública. El movimiento es conocido por participar en actos de violencia política. También fueron los responsables de la creación de Hamas, una organización declarada terrorista por los Estados Unidos y la Unión Europea, que creció a la par de sus atentados suicidas contra civiles israelíes durante la primera y segunda intifada. Los partidarios de la Hermandad Musulmana también son sospechosos de haber creado el conocido grupo terrorista Al-Qaeda y por el asesinato de opositores políticos como el primer ministro egipcio Mahmoud an-Nukrashi Pasha. Tienen influencia intensa en Palestina, Jordania, Siria Sudan y los países del Golfo, pero con los últimos acontecimientos en Egipto han demostrado su incapacidad democrática, practicando y fomentando una dictadura religiosa, satanizando y matando a sus opositores. Se espera que en Egipto se realicen nuevas elecciones, ya que los últimos gobernantes han imitado a sus antiguas autoridades dictatoriales reales, disfrazadas de presidentes para quedar bien con occidente. Las revueltas en Egipto se han multiplicado en otros países árabes que aun buscan su identidad democrática que fue coaccionada por los dictadores de turno.
La fiscalía de Egipto ordenó el congelamiento de los bienes de catorce altos líderes de la Hermandad Musulmana, incluyendo al jefe y al segundo del grupo, dentro de una investigación sobre su supuesta responsabilidad en las violentas protestas que siguieron al derrocamiento del depuesto presidente Mohamed Morsi. Mohamed Badie y Khairat El Shater son parte del grupo que está siendo investigado por supuestamente haber instigado a la violencia al movilizar a sus seguidores tras el derrocamiento de Morsi por parte del ejército dos semanas atrás. Las autoridades analizan varios incidentes violentos que se han suscitado desde la salida de Morsi, incluyendo la muerte de unos 50 seguidores del depuesto presidente a las afueras del cuartel de la Guardia Republicana en El Cairo cuando los soldados abrieron fuego, según la información oficial, para evitar un asalto "terrorista" a las instalaciones. Este domingo también se informó que el exjefe de la Organización de Energía Atómica de la ONU y ex canciller egipcio Mohamed El Baradei asumió como vicepresidente interino para las relaciones exteriores del nuevo gobierno impuesto por los militares. En días pasados, la posibilidad de que El Baradei, un liberal que goza de gran prestigio en el mundo diplomático, se convirtiera en primer ministro amenazó con desatar una crisis entre los grupos políticos que apoyaron el golpe contra Morsi.

No hay comentarios: