viernes, 15 de marzo de 2013

Papa Francisco enfrenta sus primeros desafíos

El papa Francisco llamó hoy a los cardenales de la Iglesia Católica a no caer en el pesimismo, durante la audiencia que mantuvo con ellos en El Vaticano.
“Nunca deberíamos caer en el pesimismo y la amargura que el demonio nos ofrece cada día”, dijo el argentino Jorge Bergoglio, que hoy habló también ante los cardenales mayores de 80 años, que no pudieron asistir al cónclave en el que fue escogido.
“Queridos hermanos, quizás la mitad de nosotros estamos en la vejez”, admitió el pontífice de 76 años. “Me gustaría decir que la vejez es la sede de la sabiduría de la vida (...) Entreguemos esa sabiduría a los jóvenes, como el vino que mejora con los años”, agregó.
El Papa aprovechó también para agradecer a su predecesor, Benedicto XVI, la forma en que condujo a la Iglesia, con gran fe y enriqueciéndola con su humildad y templanza.
Por otro lado, el papa Francisco tuvo un embarazoso encuentro en la Basílica Santa María la Mayor con el cardenal Bernard Law, acusado de haber encubierto a unos 250 curas pederastas entre 1984 y 2002, cuando fue arzobispo de la diócesis de Boston (EE.UU.). El diario italiano “Il Fatto Quotidiano” aseguró en una reconstrucción de los hechos que Francisco comentó a los que le acompañaban: “No quiero que frecuente (el cardenal) esta Basílica”.
El Vaticano negó rotundamente las acusaciones de algunos críticos en Argentina de que el papa Francisco mantuvo silencio durante las sistemáticas violaciones a los derechos humanos cometidos por la dictadura militar en ese país. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dijo a periodistas que las acusaciones “deben ser negadas clara y firmemente” y añadió que éstas “revelan a elementos anticlericales del ala izquierdista que acostumbran atacar a la Iglesia”.
“Se trata de una campaña difamatoria bien conocida (…) Jamás ha habido una acusación creíble contra él. La justicia argentina lo interrogó pero como persona informada de hechos y jamás fue imputado”, indicó el vocero de la Santa Sede.
Críticos del argentino Jorge Bergoglio, exarzobispo de Buenos Aires, acusan que el recientemente designado Papa no protegió a los sacerdotes que desafiaron a la dictadura que gobernó Argentina entre 1976 y 1982. Los críticos apuntan además a que el papa Francisco ha dicho muy poco sobre la complicidad de la Iglesia durante el régimen militar.

No hay comentarios: