miércoles, 14 de noviembre de 2012

Monarquías europeas: ¡Derrochan millones!

La monarquía europea se reformulo con la Revolución Francesa, así la monarquía evoluciono en monarquías parlamentarias y monarquías constitucionales, la cual ya no gobierna y es mayormente decorativa. La realeza europea en la actualidad, gana millones y se a involucrado en casos de corrupción, como el caso de la familia real española. Hoy se pide ajuste los pueblos por la Recesión imperante en la eurozona, pero la realeza sigue derrochando el dinero del pueblo. Aquí un resumen de estas.
Monarquía parlamentaria, donde el gobierno es responsable ante el Parlamento, que es inequívocamente el depositario de la soberanía nacional. Aunque el rey mantenga algunas competencias (más bien formales), como la capacidad de designar un candidato a la presidencia del gobierno, que no obstante no alcanzará el nombramiento hasta no obtener la confianza del parlamento. El rey sigue siendo el jefe de estado, inviolable e irresponsable en el ejercicio de su cargo, y ostenta la más alta representación de la nación en las relaciones internacionales, aunque sus poderes son prácticamente simbólicos. Suele resumirse en la expresión el rey reina, pero no gobierna (expresión debida a Adolphe Thiers). Cualquiera de sus actos oficiales ha de ser respaldado por el gobierno, sin cuyo consentimiento no puede efectuarlos. Las monarquías parlamentarias son la de España, Noruega, Suecia, Dinamarca, los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo. Los altos sueldos de esta monarquía y los actos de corrupción involucrados de algunos de sus miembros, cuestionan su utilidad. Ya que el pueblo sigue sufriendo. Como las frivolidades del Rey de España.
Monarquía constitucional, es una forma de gobierno donde el monarca ostenta la jefatura del estado. Es un poder de mediano carácter simbólico, puesto que se encuentra regulado por una ley, con frecuencia una Constitución. También, se caracteriza porque el rey o la reina tienen un papel de moderador o árbitro en los conflictos políticos del Gobierno, habitualmente, elegido democráticamente. Por oposición a la monarquía absoluta, la ciencia política distingue entre monarquía constitucional y monarquía parlamentaria. En las monarquías constitucionales, el rey conserva el poder soberano o bien lo comparte con el pueblo al que concede una serie de derechos mediante una carta otorgada o constitución. El ejemplo clásico de monarquía constitucional es el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, que no posee una constitución codificada, sino un grupo de leyes que forman su constitución. Se cree que la Reina Madre británica uso al Servicio Secreto MI6 para mandar matar a la princesa Diana o Lady D, debido a su relación sentimental con un multimillonario árabe musulmán. La monarquía británica es la más poderosa de toda Europa.
Monarquía híbrida, a lo largo de la historia han existido sistemas de gobierno a medio camino entre la monarquía absoluta y la constitucional, en donde el monarca se ve obligado a ceder parte de su poder a un gobierno en ocasiones democrático, pero sigue manteniendo una importante influencia política. La evolución ha sido muy diferente según los países, y depende del derecho comparado. Sin embargo, los monarcas de países árabes tales como Marruecos siguen ostentando casi todo el poder en sus manos. La corrupción y los abusos de poder en estos países árabes es lo que dio pie a la aparición de la Primavera Árabe, rumbo a convertirse en países verdaderamente democráticos. Sin embargo, las luchas por la democracia en el Medio Oriente no han parado, ya que todavía son democracias en proceso de desarrollo. Hoy, es Siria es parte de este proceso, pero la dictadura imperante esta aniquilando a su pueblo por oponerse al gobierno dictatorial, lo que ha desencadenado en una Guerra Civil que amenaza con expandirse por todo Medio Oriente.

No hay comentarios: