jueves, 2 de febrero de 2012

Corporaciones vs. Individuos

Durante las décadas de 1980 y 1990, la industria del entretenimiento (cine, canales de televisión, radios y empresas musicales) estaba dominada por las corporaciones, siendo ellos los dueños de las películas, series de televisión, discos y videos. Debido a la cantidad de intermediarios los productos finales de estas empresas tenían un costo alto, aunque posteriormente también se hicieron productos para la clase media y baja, por la mayoría de la población. Hoy, la internet ha dado el poder a los individuos y ha eliminado los intermediarios, tanto para las empresas como individuos. Esto ha generado un problema o dilema con los derechos de autor, pues ahora se cuestiona a quien pertenece los derechos de autor: ¿al individuo o a las corporaciones? ¿El que vende y distribuye es el autor? ¿El creador o los creadores? Hoy un conjunto de fans reunidos vía chat o facebook pueden coordinar para hacer una película o una animación sobre un héroe o villano favorito, de lograr su objetivo después piden el permiso respectivo, para después marketearla por la red, ya sea por facebook o twiter. Estados Unidos ha iniciado una guerra contra la piratería a nivel mundial, cuyo brazo armado es el FBI virtual. Las iniciativas SOPA y PIPA solo han retrocedido momentáneamente, hasta ser perfeccionadas para los próximos meses. Google y los demás portales de internet han tenido una victoria pírica, ya que estas volverán y posiblemente con otros nombres.
De acuerdo con La Quadrature du Net, un grupo francés que promueve los derechos y libertades de los ciudadanos en internet, el ACTA es más ofensiva contra el intercambio de conocimientos en la red que las iniciativas de ley estadunidenses PIPA y SOPA. El grupo sostiene que el ACTA tiene como objetivo la imposición de nuevas sanciones penales y de censura en internet orientadas a proteger los derechos de autor. Hasta ahora, la gran mayoría de los intentos de controlar internet han provenido de grandes firmas con intereses comerciales, con el objetivo principal de combatir la piratería. La Quadrature du Net advierte que ahora, luego de que internet ha sido clave para organizar protestas que han motivado revoluciones y derribado gobiernos, existe el deseo político de frenar el poderío de la red. La motivación ahora ya no estaría basada en el lucro y el interés comercial, sino en el temor al poder público que como se ha atestiguado puede surgir rápidamente en internet.
El lobby de las grandes disqueras, editoriales y productoras cinematográficas se hace evidente, pues son finalmente las únicas beneficiadas con esta verdadera policía de Internet. Nuevamente, los gobiernos estaría poniendo por sobre los derechos fundamentales de las personas, como la libertad de expresión y la privacidad, los intereses de las multinacionales. La vieja discusión acerca de los derechos de autor en el contexto de las nuevas tecnologías se pone otra vez sobre la mesa. Lo que no se cuestiona son los modelos de negocios de estas grandes empresas que parecen obsoletos frente a la masificación de Internet, cuya esencia es compartir contenidos, rediseñar, comentar, cooperar, incidir, todas costumbres reñidas con la avaricia.

No hay comentarios: