sábado, 3 de septiembre de 2011

Trata de personas: oscuro negocio

Trata de personas, tráfico de personas o comercio de personas (en inglés Human trafficking), es el comercio ilegal de personas con propósitos de esclavitud reproductiva, explotación sexual, trabajos forzados, retirada de órganos, o cualquier forma moderna de esclavitud. Es un delito internacional contra los derechos humanos también se lo denomina la esclavitud del siglo XXI. Dicha actividad ilícita era conocida como trata de blancas (sin embargo, usar ese término en la actualidad no es correcto) debido a que la práctica se origina en un periodo de esclavitud donde la "trata de negros/as" era una situación aceptada por la población y por el Estado; en cambio para esa era, la esclavitud de mujeres de raza blanca, era un delito. Eran trasladadas de su lugar de origen para ser posteriormente explotadas como prostitutas o concubinas. En la actualidad el término correcto es trata de personas, el cual sirve para denominar cualquier tipo de trata de personas sin importar la edad, género o raza debido a que el término trata de blancas se originó por distinción racial y por ser un delito, puesto que en aquel entonces la trata de personas de raza negra era permitida e incluso era parte de los ingresos del Estado, en la actualidad esta denominación se considera errónea o simplemente anacrónica.
La convención de la ONU contra la Delincuencia Organizada y sus Protocolos, definió el Tráfico de Personas, como “el reclutamiento, transporte, encubrimiento o recepción de personas, por medio del uso de amenazas o el uso de la fuerza u otra forma de coacción. Los traficantes son aquellos que transportan emigrantes y se benefician económicamente o de alguna otra manera del de personas”. En virtud de esta definición, el tráfico de seres humanos ha sido reconocido como una violación grave de los Derechos Humanos. Un informe emitido por el Departamento de Estado del Gobierno de los Estados Unidos, el 14 de Junio del 2004, titulado “Trafico y Trata de personas”, se calcula que en el mundo, hay ochocientas mil personas que son traficadas al año (hombres, mujeres y niños), convirtiéndose en el informe más actualizado que se ha presentado, en lo referido a este nuevo delito, y al mismo tiempo, el más criticado por los países de Latinoamérica.
Este es un comercio que se lleva a cabo en todo el mundo, con una impunidad casi absoluta y que en muchos casos, con sanciones mucho menos severas que las estipuladas en contra el tráfico de Drogas. La carencia de legislación especial en la mayoría de los países, ha permitido que crezca incontrolablemente este negocio. Todos los días llegan mujeres, jóvenes y niños, engañados, desde el Tercer Mundo. Muchos de ellos huyen de la guerra, miseria o cualquier situación de pobreza, para llegar a probar a las calles y burdeles de los países desarrollados. Son la carne de cañón de un negocio sumergido, que mueve a miles de millones de dólares anuales, que escapan al fisco y que además, suele estar unido el tráfico de drogas y otras actividades ilegales. Por eso es que la ONU la considera la tercera actividad ilícita más lucrativa del mundo, después del tráfico de armas y del tráfico de drogas. La trata de personas es un fenómeno global: más de 130 países han reportado casos. De acuerdo con estimaciones de las Naciones Unidas, más de 2.4 millones de personas están siendo explotadas actualmente como víctimas de la trata de personas, ya sea para explotación sexual o laboral. Otras formas de trata de personas incluyen la servidumbre, el tráfico de órganos y la explotación de niños para la mendicidad o bien la guerra. Hasta un 80% de las víctimas de la trata de personas son mujeres y niñas. Algunos especialistas aseguran, que todos los años, el tráfico saca de América Latina un número de mujeres que oscila entre las 200.000 y 500.000, para ser introducidas en USA y en Europa. La Republica Dominicana, tiene alrededor de 50.000 mujeres trabajando en el comercio sexual, la mayoría niñas menores de edad, con el objeto de satisfacer el famoso turismo sexual. En el caso de Colombia, 10 mujeres caen diariamente en este tráfico, la mayoría niñas menores y en Venezuela, hay más de 40.000 niños que trabajan en la prostitución. Y por último, veinticuatro mil menores han sido trasladados desde Bolivia al norte de Chile, Argentina y Brasil.

No hay comentarios: