martes, 13 de septiembre de 2011

Al Qaeda: Auge y caída

Al Qaeda (traducido al castellano como ‘la base’) o Al Qaida, es una organización paramilitar, yihadista, que emplea prácticas terroristas y se plantea como un movimiento de resistencia islámica alrededor del mundo, comúnmente señalada como una red de terrorismo internacional y fundamentalista islámica. Su fundador y líder fue Osama Bin Laden, un multimillonario de origen saudí, que se educó en universidades del Reino Unido.
El 10 de diciembre de 1978 el príncipe Turki Al Faycal, director de los servicios secretos saudíes, reclutó a Bin Laden para gestionar financieramente las operaciones de la CIA estadounidense en Afganistán. La CIA invirtió 2.000 millones de dólares para lograr el fracaso de la Unión Soviética (URSS), que en ese momento estaba librando una guerra en el país centroasiático. Los servicios saudíes y estadounidenses reclutaron a fundamentalistas islámicos, los armaron y aleccionaron en una jihad para combatir a los soviéticos. La CIA los entreno en Guerra Sucia, que consistía en convertir los aparatos de uso doméstico o civil en armas mortales. Las acciones de los miembros de Al Qaeda en un principio iban dirigidas contra determinados gobiernos en regiones tan diversas como Afganistán (contra la ocupación de la URSS) o la extinta Yugoslavia (para detener el genocidio musulmán en Bosnia y Herzegovina). En tanto, existen sobradas evidencias documentadas sobre el apoyo indirecto de la administración de Estados Unidos y de la CIA a las operaciones afganas contra la invasión soviética, porque comulgaba con sus intereses económicos y políticos durante la Guerra Fría. Según el gobierno estadounidense ellos apoyaron a los soldados afganos en su defensa contra la invasión soviética, quienes poco después entrarían a formar parte de la lucha del grupo. En 1993 los Estados Unidos de América enviaron tropas a Somalia, para el reparto de alimento y agua, además de garantizar la seguridad de los civiles ante la guerra civil que sufría el país. Dos UH-60 Black Hawks fueron derribados durante una misión de captura que llevaron a cabo el Primer Destacamento de Fuerzas de Operaciones Especiales Delta (Delta Force) y el 75º Regimiento Ranger. Posteriormente la inteligencia del servicio militar de los Estados Unidos concluyó que gran parte de la milicia somalí fue entrenada por miembros de Al-Qaeda, algo que quedaría verificado en mayo del 2006 cuando el país se volvió a sumergir en una segunda guerra civil entre la Alianza para la Restauración de la Paz y Contra el Terrorismo (ARPCT) y milicias leales a la Unión de Tribunales Islámicos. Para el 5 de junio al menos 350 personas habían muerto en el fuego cruzado. La organización ha construido campos de entrenamiento para aquellos militantes repartidos por el mundo, entrenando a miles en técnicas de guerrilla, uso de explosivos y conocimientos de la práctica paramilitar. Sus agentes se han involucrado en numerosos ataques, como los Atentados terroristas a las embajadas estadounidenses en 1998, oportunidad en la que destruyeron las embajadas estadounidenses en Nairobi, Kenia y Dar es Salaam, en Tanzania. En Dar-es-Salaam fallecieron once personas, mientras que en Nairobi perecieron 213 personas, y sólo doce eran estadounidenses. El 12 de octubre de 2000 Al Qaida realizó el ataque suicida con bomba contra el buque de guerra estadounidense USS Cole en las costas de Yemen, dejando 17 marineros muertos e hiriendo a 39 más. En 2001 atentaron contra las torres gemelas de Nueva York y El Pentágono de Washington secuestrando 4 aviones y dejando miles de muertos. Fue el ataque más exitoso, ya que destruyeron los edificios más altos de Estados Unidos y dañaron la sede central del Ejército de Estados Unidos. En el año 2008 unas amenazas por parte de Al-Qaeda provocaron la suspensión total del Rally Dakar 2008. El 26 de diciembre de 2009 fue detenido a tiempo Umar Faruk Abdulmutallab, quien intentó explotar un avión con 278 pasajeros a bordo que se dirigía a Detroit. El 1 de mayo de 2011, muere el líder de esta organización, Osama Bin Laden, a manos de un comando SEAL estadounidense en la localidad de Abbottabad, situada al norte de la capital de Pakistán. Estados Unidos y Europa están alertas ante nuevos atentados por celebraciones del 11S. La revueltas populares en Medio Oriente han debilitado considerablemente al Al Qaeda, ya que los pueblos islámicos buscan obtener libertades democráticas que no gozan con las dictaduras teocráticas que existen en estos países ricos en petróleo pero que sus pueblos son explotados y viven en condiciones infrahumanas.

No hay comentarios: