miércoles, 6 de julio de 2011

Tentáculos del Narcotráfico

El narcotráfico es una industria ilegal mundial que consiste en el cultivo, fabricación, distribución y venta de drogas ilegales. Siendo una industria muy lucrativa que mueve billones de dólares a nivel mundial, hasta ahora no ha podido ser derrotada por ningún gobierno o estado, ya que corrompe políticos (de potencias y países emergentes) y miembros de las Fuerzas Armadas (militares y/o policías). Los medicamentos, el cigarro y las bebidas alcohólicas son considerados como drogas legales. Existen actualmente dos tipos de drogas ilegales, las tradicionales o “naturales” (cocaína, marihuana, hachís, opio y cannabis) y las sintéticas, estas últimas fabricadas en las potencias desarrolladas para el mundo, como el Éxtasis y el Cristal o Meta (metanfetamina, droga derivada de la Aspirina).
El narcotráfico opera de manera similar a otros mercados subterráneos. Varios carteles de drogas se especializan en procesos separados a lo largo de la cadena de suministro, a menudo focalizados para maximizar su eficiencia. Dependiendo de la rentabilidad de cada parte del proceso, los carteles varían en tamaño, consistencia y organización. La cadena va de los traficantes callejeros de poca monta, quienes a veces son consumidores de drogas ellos mismos, las pandillas urbanas e intermediarios que puede asimilarse a contratistas, a los imperios multinacionales que rivalizan en tamaño con los gobiernos nacionales. Según un informe de la ONU y de especialistas anti mafia italiana, el 60% de los dólares que tiene la economía mundial son producto de esta actividad ilegal, ya que el narcotráfico lava sus narco dólares por medio de otros negocios, tanto legales (hostales, hoteles, casinos y negocios de apuestas) como ilegales, entre ellos: el tráfico de armas, tráfico de órganos y el tráfico de personas (principalmente, niños y/o mujeres). De ahí la necesidad de mejor la lucha contra el narcotráfico y sus ramificaciones.
El narcotráfico en Latinoamérica abarca un gran espectro y se mezcla con los grupos terroristas (FARC de Colombia y Sendero de Perú) hasta las pandillas juveniles. También hay gobiernos sudamericanos que por ser de la izquierda anticapitalista y querer mantener su independencia ante Estados Unidos han caído en sus redes, principalmente el bloque bolivariano (Argentina, Bolivia, Ecuador y otros) liderado por el presidente venezolano Hugo Chávez. Usando los carteles del narcotráfico a estos países como rutas de escape cuando son detectados por las fuerzas armadas de otros países o la DEA. En Brasil, Colombia, Perú y Bolivia, pese a la dura lucha contra el narcotráfico que se da, este logra de todas maneras pasar sus grandes cargamentos de droga a las potencias, principalmente a Estados Unidos y Europa. Decomisando solo la policía entre el 1% y 5% por año. Como dijimos anteriormente, ya que los narcos se compran las autoridades políticas y militares. Hoy, Perú es el mayor productor de droga del mundo. En México, desde hace 10 años atrás se le ha declarado la guerra al narcotráfico, debido a presiones de Estados Unidos. Los carteles del narcotráfico han matado en ese lapso, hasta hoy, más de 20 mil miembros de las Fuerzas Armadas, entre policías y militares. Los enfrentamientos entre carteles ha dejado un saldo de más de cinco millones de muertos, entre civiles y miembros de estos. En México se ha convertido en una narco cultura y una narco religión, ya que todas las ramas sociales han sido corrompidas por este flagelo, hasta la Iglesia Católica y las sectas cristianas o protestantes (mormones, adventistas y otros). Se teme que lo que sucede en México se expanda en otros países latinoamericanos, ya que el narcotráfico no conoce fronteras y no tiene partidos, sino que los narco dólares siguen a los gobiernos débiles, la burocracia imperante y la pobreza que existe en nuestro continente.

No hay comentarios: