sábado, 30 de abril de 2011

Brasil: Foro Económico sobre América Latina

América Latina, que dejó atrás la llamada "década perdida" del siglo XX, tiene un futuro prometedor si logra resolver problemas como la inflación, la delincuencia, las desigualdades y la alta apreciación de las monedas locales, coincidieron los participantes en el Foro Económico Mundial. Los asistentes a la sexta edición del Foro para América Latina, manifestaron optimismo en cuanto a las posibilidades que se abren para la región en los próximos diez años, pero también fueron cautelosos al abordar los retos que hay por delante. Autoridades y empresarios coincidieron en los debates en que, tras un crecimiento promedio de casi el 6% el año pasado, a pesar de la crisis internacional, América Latina tiene hoy las condiciones necesarias para iniciar un nuevo ciclo de expansión económica y un período de prosperidad. Entre esas condiciones destacaron la estabilidad democrática y macroeconómica, y una elevada oferta de minerales y alimentos, las materias primas más demandadas por el mundo actualmente. Citaron igualmente la reducción de la pobreza, el aumento de la renta y el surgimiento de una amplia clase media y joven que se ha convertido en un mercado muy atrayente.
El 6º Foro Económico Mundial para América Latina finalizó ayer sin la presencia anunciada de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, pero sus representantes afirmaron que el gobierno no descansará en su lucha contra la inflación y la sobrevaluación del real, sin comprometer el crecimiento. "El equipo económico está muy unido. Vamos a combatir la inflación sin abrir mano al crecimiento", aseguró el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel, en uno de los paneles de clausura, en el hotel Intercontinental. Cuestionado sobre la efectividad de las medidas que ha tomado la administración de Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), para contener el alza de precios y el fuerte aumento del valor del real frente al dólar, Pimentel no dudó en atribuir la responsabilidad de ambos fenómenos a una situación externa.
"Estamos frente a un proceso inflacionario exógeno empujado por el precio de las materias primas, que está siendo enfrentado con mucha determinación por el gobierno -dijo-. La raíz de la inflación es la misma que la del problema cambiario: los países ricos todavía no salieron de la crisis y están practicando una política monetaria expansionista para recuperar la competitividad que perdieron tiempo atrás."
Acompañado por los gobernadores de los dos principales estados del país, Geraldo Alckmin, de San Pablo, y perteneciente al opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), y Sergio Cabral, de Río de Janeiro, del aliado oficialista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), Pimentel ratificó ante empresarios, académicos y funcionarios del mundo que la dirigencia política está trabajando por un "gran proyecto nacional", que incluye consensos en el área económica y en el ámbito de la seguridad pública.
"Los gobiernos son elegidos para resolver problemas, no para crearlos. Todas las fuerzas políticas entendimos eso, y el resultado es esta gran concertación que estamos construyendo", resaltó, en referencia a la bonanza que vive el país, hoy convertido en la séptima economía mundial, que se prepara para organizar el Mundial de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos en Río en 2016.

No hay comentarios: