martes, 7 de septiembre de 2010

Guatemala devastado por temporales

El temporal no da tregua al dolor en Guatemala, donde se suceden los entierros de víctimas de aludes y accidentes provocados por las lluvias. Los muertos por las lluvias torrenciales que azotan Guatemala ya son por lo menos 45, mientras que la búsqueda de personas atrapadas entre el lodo se dificulta ante el peligro de nuevos deslizamientos. Se teme que si siguen las labores, bajo la lluvia, suceda una tragedia como la del pasado domingo, cuando 21 personas murieron en un derrumbe mientras trataban de rescatar a los pasajeros de un autobús sepultado por un alud de lodo anterior en el kilómetro 171 de la carretera Panamericana. Los equipos de rescate han estado usando maquinaria pesada para remover la tierra y los escombros después del doble deslizamiento. Sin embargo, el director de Defensa Civil, Sergio Cabañas, dijo que ya no hay esperanzas de encontrar personas con vida.
También México sufre los efectos de las tormentas. Unas 400.000 personas fueron afectadas por las lluvias torrenciales que inundan amplias zonas de estados como Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Veracruz. Las lluvias torrenciales de las últimas semanas han dejado 3 muertos, por el momento. Se teme que esta cantidad aumente con los días.
En algunas partes de Guatemala se han registrado las mayores precipitaciones de los últimos 50 años. Esta nueva catástrofe sorprende al país en medio de las tareas de reconstrucción luego del paso de la tormenta tropical Agatha, que dejó en junio más de 160 muertos.
Según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) 15 personas todavía permanecían enterradas bajo toneladas de lodo y rocas. Hay unas 43.000 personas en peligro. Unas 11.000 han sido evacuadas y al menos 56 resultaron heridas. Las lluvias torrenciales han provocado casi 200 deslizamientos y derrumbes en todo el país, agregó el organismo, y hay diez ríos en peligro de desbordamiento. Las lluvias provocaron el desborde de ríos en el noreste y sudoeste, además de hundimientos y deslaves en las carreteras. Se espera que las precipitaciones continúen en los próximos días.
El presidente guatemalteco, Álvaro Colom ha cuantificado los daños provocados por las lluvias de los últimos días en entre US$375 y US$500 millones de dólares. La tragedia, dijo, es comparable a la de la tormenta Agatha. Guatemala se encuentra en "estado de calamidad" desde que Agatha afectó al país a fines de mayo pasado, causando más de 160 fallecidos y grandes daños a la infraestructura vial del país, incluyendo 13 puentes. La tragedia climática se combina con la falta de recursos que enfrenta el gobierno, en parte por los vestigios de la crisis económica global y la caída de la recaudación tributaria, y en parte porque el Congreso no ha autorizado todavía el uso de un préstamo para atender los efectos de los desastres naturales.