lunes, 9 de agosto de 2010

Diamantes de Sangre: Millones Sangrientos

Diamantes de sangre (o Diamantes de guerra) son aquellos diamantes obtenidos en una zona de guerra, mediante el uso de esclavos, o personas en régimen de semi-esclavitud. Usualmente se asocian con los que financiaban los conflictos que tuvieron su escalada a mitad de la década de 1990 y a principios de este milenio en África Occidental. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha sancionado la exportación de estos diamantes, argumentando que financian ejércitos enfrentados a gobiernos legales o bien involucrados en graves violaciones de los Derechos Humanos, prolongando de esta forma los conflictos. La ONU señalaba a la UNITA angoleña y al Frente Revolucionario Unido (FRU o RUF en ingles) de Sierra Leona como proveedores de diamantes de guerra. En estos casos, usualmente son vendidos de forma clandestina, mediante el contrabando de los mismos a terceras naciones que se adjudican el haberlos extraído. El desarrollo de prácticas como estas son un ejemplo fáctico y conciso de la violación masiva de derechos humanos y de la existencia obvia de la esclavitud y el poder de las empresas transnacionales, el tráfico, las aduanas y las grandes marcas de moda. La ONU se ha pronunciado repetidas veces sobre este tema, pero las soluciones, aunque han sido significativas, todavía no llegan al centro del tema, que es la problemática política, cultural y legal del África y de las naciones pobres envueltas en este tema.
Naomi Campbell y su relación con diamantes de sangre. Campbell quedó en una situación comprometida después de que la actriz Mia Farrow y una ex agente de la modelo británica declarasen ante el tribunal de La Haya que Campbell sabía que los denominados "diamantes de sangre" recibidos en 1997 eran un regalo del ex dictador Charles Taylor. La actriz estadounidense refutó la declaración bajo juramento que Campbell realizó el jueves pasado ante el mismo tribunal, que investiga los crímenes de guerra en Sierra Leona. Entonces admitió haber recibido unas piedras "de aspecto sucio" como regalo, aunque puntualizó que no podía asegurar de quién eran. La ex empleada de Campbell, Carole White, testificó que la modelo flirteó con Taylor e incluso dijo que iba a recibir diamantes de él. El relacionador público de la top model negra intentaba por su parte impedir que la imagen de la modelo quede dañada. En su comparecencia, Farrow, de 65 años, señaló que Campbell le dijo al día siguiente durante el desayuno que los desconocidos que le entregaron los diamantes por la noche en su habitación en el hotel habían sido "enviados por Taylor". Las declaraciones de Farrow, que estuvo en septiembre de 1997 con la modelo británica en un acto benéfico de Nelson Mandela en Ciudad del Cabo, contradicen así la versión dada por la top model. "Fue un momento inolvidable", dijo Farrow tras ser preguntada en varias ocasiones por el tema, también por los abogados del acusado. "Me acuerdo cómo llegó al desayuno y dijo que había recibido un diamante de Charles Taylor". Mia Farrow admitió a la defensa que nunca vio las piedras preciosas en cuestión. A pesar de la insistencia de los abogados de Taylor, la ex mujer de Frank Sinatra y ex compañera sentimental del director Woody Allen mantuvo su versión de los hechos. En su comparecencia como testigo ante el tribunal, Campbell narró que recibió por la noche un pequeño paquete con "piedras pequeñas y sucias", y que no preguntó de quién era el regalo porque estaba cansada y era tarde. Al día siguiente, sostuvo la modelo de 40 años, Farrow y ella sólo habían especulado sobre la posibilidad de que el remitente fuera Taylor. El entonces dictador liberiano está siendo juzgado actualmente en Leidschendam, cerca de La Haya (Holanda), por presuntos crímenes de guerra cometidos en Sierra Leona en la década de los 90. Pero todavía más incriminatorias para Campbell (así como para Taylor) fueron las declaraciones de White, quien aseguró haber sido durante 17 años la agente de la modelo, antes de que su relación profesional terminase con una pelea en 2006. El portavoz de la policía Musa Zonid dijo en Johannesburgo que ahora hay que "interrogar a mucha gente" y, en caso de ser considerado necesario, también a Campbell.
Aunque el tema de los diamantes de sangre parece ser sólo de poder, dinero y ostentación, no se aleja mucho de otro tema: las enfermedades y las empresas farmacológicas. La baja alimentación, el trabajo excesivo, los virus emergentes, las pocas defensas tanto físicamente humanas como científicamente existentes dentro de esas naciones o zonas, sumada a la pobreza pronunciada, generan un atractivo obvio para el experimento de nuevas vacunas por parte de los laboratorios internacionales, y, que además de producir mucho dinero, también producen "fama" y respeto en el mundo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial brief and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Say thank you you seeking your information.

Anónimo dijo...

¡Hola Víctor! Me gustó mucho tu artículo. Podrías comunicarte conmigo? me parece que fuímos vecinos en Peru.

Víctor D. Llerena J. dijo...

Q' alegria reencontrarse con mis amigos de la victoria. ¿Donde te ubico? Enviame tus datos, please!

Anónimo dijo...

¡Hola Víctor! Te envié un mensaje pero parece que no llegó. Mi dirección es Hikaristar@hotmail.com