miércoles, 5 de mayo de 2010

Crisis griega afecta al mundo

Hace dos meses atrás, durante una intervención ante el Parlamento alemán, la canciller Ángela Merkel propuso crear los mecanismos para que sea posible expulsar de la zona euro a los países que incumplan con las condiciones necesarias, lo que ha atizado la controversia. "En el futuro necesitamos un texto en el tratado (de Maastricht) que haga posible, como último recurso, excluir a un país de la zona euro si incumple las condiciones repetidamente durante un largo período", dijo Merkel. El presidente del Banco Central Europeo, el francés Jean Claude Trichet, calificó de absurda la propuesta. "Una expulsión es jurídicamente imposible, además compartimos un destino común" dijo Trichet. También el jefe del Euro Grupo, el primer ministro luxemburgués, Jean Claude Juncker, se opuso a Merkel señalando que si existiera la posibilidad de expulsión de la eurozona, el euro se convertiría en pelota de juego de los mercados financieros. El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, calificó la situación como "un debate penoso", pero advirtió durante la presentación del libro "El euro al rescate de Europa", que el exceso de endeudamiento público de los estados de la zona euro tardará 10 años en absorberse y exigió mecanismos para reducirlo.
La junta de gobernadores del Banco Central Europeo (BCE) se reunirá mañana en Lisboa en sesión ordinaria, durante la cual mantendrá según los expertos la principal tasa de interés en la zona euro en su mínimo histórico de 1.0%, y con la crisis financiera de Grecia como tema principal. El BCE enfrenta el gran desafío de tomar las medidas que apuntalen la confianza en el euro, tras las crecientes preocupaciones disparadas por la creciente crisis de Grecia. La conferencia que el presidente de la junta, Jean-Claude Trichet, ofrecerá el jueves tras la reunión de los 22 miembros, se centrará por eso en la preocupación por Grecia y por que otros integrantes del espacio euro puedan seguir su curso y necesitar un rescate financiero. De acuerdo con ello, es probable que los custodios del euro deban hacer frente a preguntas sobre la decisión del banco de unirse a la operación de rescate del país mediterráneo. El BCE anunció esta semana que hará una excepción sin precedentes y aceptará títulos soberanos de Grecia como garantías para préstamos del banco europeo, independientemente de la calificación que hayan recibido de las agencias de rating. Atenas se comprometió durante el fin de semana a aplicar un nuevo recorte presupuestario a cambio de un crédito de emergencia de 110 mil millones de euros (145 mil millones de dólares). Pero la caída del euro que se registra desde entonces resulta particularmente problemática para el BCE: desde principios de semana la moneda europea cayó en tres por ciento y hoy alcanzó su nivel más bajo en un año, próximo a los 1.29 dólares. Además de los casos de España e Italia, a los inversores les preocupa que Portugal pueda seguir el cada vez más complicado rumbo de Grecia y solicitar un rescate financiero para enfrentar a los especuladores y así superar sus números rojos. La situación de Grecia, junto con las presiones inflacionarias controladas (todavía muy por debajo del límite fijado por la entidad, de 2.0% anual) y la recuperación moderada de la coyuntura europea tras la mayor recesión de las últimas décadas llevan a los analistas a considerar poco probable que el BCE planee una modificación importante de sus tasas de interés. La debilidad económica que todavía sufren los países del euro no aconseja un aumento, mientras que la baja tensión inflacionaria y la incertidumbre de las expectativas económicas tampoco recomiendan una subida. Las tasas de interés en los 16 países miembros de la eurozona se mantiene en su nivel más bajo de 1.0% desde hace un año, y muchos economistas creen que permanecerán en ese nivel hasta el próximo año.
El BCE aplicó el último recorte de tipos, de 25 puntos básicos, en su sesión de mayo de 2009. Con esa decisión dejó el precio del dinero al nivel más bajo de su historia para afrontar la recesión económica de la eurozona. Por otra parte, en su sesión del jueves, la entidad monetaria presentará sus pronósticos de crecimiento económico. En diciembre, Trichet pronosticó una rápida recuperación para los países de la moneda única, pero la crisis griega llegó a poner de manifiesto la heterogeneidad de los países que la comparten. Mientras una serie de indicadores apunta a la recuperación de las economías líderes, hay expertos que predicen que España, por ejemplo, se contraerá el 0.3% este año. El FMI pronostica para Grecia una reducción de 4.0%. Se teme que la Crisis Griega genere una nueva Crisis Económica Global, ya que actualmente solo esta afectando a la Eurozona, esta puede afectar al resto del mundo, principalmente Estados Unidos y China. En Grecia es imposible aplicar un shock económico para restablecer el equilibrio económico, debido a que Grecia pertenece a la Unión Europea y que ya no tiene moneda propia. Actualmente, se están buscando mecanismo de salvación de la economía griega. Algunos creen que el paquete económico de ajuste del gobierno griego puede terminar en un golpe de estado, ya que la burocracia estatal es la más grande de Europa.

No hay comentarios: