domingo, 24 de enero de 2010

Tráfico y explotación de niños

Luego del nefasto terremoto en Haití, la Unicef ha detectado casos de tráfico de niños, muchos de ellos son huérfanos o abandonados. Las mafias se aprovechan de esta emergencia global. Jean Claude Legrand, asesor de protección de menores de la Unicef, denunció sin confirmar el robo de 15 niños de los caóticos hospitales de Puerto Príncipe. Lo cual fue desmentido por algunas autoridades. Pero la ONU reconoció: “Esto puede ser más que un rumor. El Unicef está muy preocupado por la forma en que estos días han estado saliendo niños del país, a pesar de que los procesos de adopción no habían concluido. Estamos investigando”. El jueves pasado, 33 niños recién adoptados llegaron a París y fueron exhibidos en una ceremonia con la primera dama, Carla Bruni. Muchos más han salido con dispensas en el papeleo formal de la adopción hacia Canadá, Estados Unidos y España, entre otros países. En muchos lados se forman listas de espera para llevar pequeños que habrían quedado desamparados a familias extranjeras. México es uno de ellos. Pero la Unión Europea tiene una norma específica que prohíbe la adopción acelerada de niños en países golpeados por algún desastre. Y el propio gobierno haitiano, que tiene leyes muy estrictas para la adopción de niños por los puestos de emigración de los aeropuertos y la frontera con República Dominicana, ordenó la suspensión de los procesos de entrega, hasta que la vida institucional del país se medio normalice. El Unicef, a su vez, emitió una alerta. En medio del caos en las fronteras y el aeropuerto, donde la gente entra y sale sin pasaporte, se corre el riesgo de que orfanatorios, casas-cuna y hospitales se conviertan en una especie de tiendas de muñequitos para parejas con deseos de adoptar niños. Hay un antecedente. El 2007, en Chad fue capturada una red de tráfico de niños, que bajo la cobertura de una falsa organización no gubernamental humanitaria, Arca de Noé, no daba en adopciones legales sólo a niños huérfanos, sino a pequeños robados, que sus padres, afectados por la guerra, habían dejado en albergues.
El gobierno haitiano estableció en años recientes controles muy estrictos para dar en adopción a niños huérfanos o desamparados. Desde luego, es un sistema imperfecto que aprovechan las redes internacionales de tráfico humano. Dada la enorme miseria, aquí abundan los orfelinatos y casas-cuna, donde padres en pobreza extrema vienen a dejar a los pequeños con la esperanza de que encuentren un futuro mejor con otras familias. Sin embargo, hay voces que defienden la vía de los procesos de adopción acelerados para poner a cientos de pequeños en un horizonte de esperanza. “La adopción es una forma de salvar vidas”, asegura Gladys Maximine. Ella dirige una casa-cuna: la Casa de los Ángeles. Y asegura que “tiene muy buen prestigio” en los circuitos que conducen a los potenciales adoptadores a Haití.
Según cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se estima que a nivel mundial hay alrededor de 218 millones los menores de edad que se encuentran desarrollando una actividad laboral, en un rango que abarca desde los cinco a diecisiete años y que se expande a áreas como la agricultura, servicio doméstico, minería, construcción y manufacturas entre otras. El grueso del trabajo infantil se concentra principalmente en Asia y África, sin embargo, Latinoamérica y el Caribe se ubican en el tercer lugar de ocupación de menores con cerca de 5.7 millones de niños, muchos de los cuales se ven obligados a generar recursos a corta edad para subsistir o bien abastecer a sus familias de más ingresos, dada las condiciones de extrema pobreza o falta de oportunidades en las que viven. La nula distribución del ingreso y el aprovechamiento por parte de las mafias y/o grupos terroristas (FARC en Colombia y Sendero en Perú), fomentan despiadadamente el creciente tráfico de menores que existe alrededor del mundo (según Naciones Unidas, el tráfico de seres humanos constituye la segunda actividad ilegal que más dinero genera después del tráfico de drogas). Por su parte, las condiciones laborales a las que están sometidos los menores son infrahumanas y generan efectos devastadores para estos, ya que demandan largas jornadas de trabajo generalmente acompañadas de esfuerzo físico, psicológico y exposición a enfermedades o accidentes irreparables los cuales muchas veces llegan a causar la muerte. Un niño puede llegar a producir casi lo mismo o más que un adulto, sin embargo, ganando un tercio menos de lo que este percibe por concepto de remuneración. La explotación de mano de obra barata por parte de inescrupulosos empresarios y el aprovechamiento de estos de las situaciones de carencia y extrema pobreza en que se encuentran los niños, terminan siendo un incentivo poderoso a la hora de aumentar este problema. Aquí nos encontramos frente a un conjunto deficiencias estructurales importantes a nivel de sociedad y de Estados. La falta de oportunidades, la falta de educación, la ausencia de mecanismos de coacción contra las redes que promueven el tráfico y explotación infantil (no sólo laboral sino también sexual) y la pobreza como principal motor abastecedor de todo esto conforman un círculo sumamente complejo y difícil de destruir. El derecho a una infancia normal y a la educación que suenan muy bien en el papel queda aquí confinado en pos de situaciones de esclavitud a las que un niño jamás debería estar sometido.

miércoles, 20 de enero de 2010

Sebastián Piñera, nuevo presidente chileno

Sebastián Piñera, de centro-derecha, obtuvo la presidencia de Chile en una reñida segunda vuelta venciendo a Eduardo Frei, del actual gobierno de Concertación de Partidos por la Democracia. Piñera pone por el momento fin a casi dos décadas de gobierno de centro-izquierda en el palacio de La Moneda y regresa el poder a la derecha, que anteriormente se vinculó con el régimen militar de Augusto Pinochet.
Sebastián Piñera comenzó a delinear las principales tareas que emprenderá cuando asuma el 11 de marzo y a escoger a sus colaboradores ministeriales. Piñera anunció que a comienzos de febrero anunciará los nombres de los ministros de su gabinete, entre los que no descartó que pudiera incluir a oficialistas. Dijo que el próximo domingo viajará con su familia a descansar y a trabajar en su futuro gobierno a una de las dos residencias lacustres que posee en el sur del país, informó AP. Piñera tendrá que elaborar las primeras medidas de su gobierno destinadas a cumplir sus promesas de campaña como el combate a la delincuencia y la creación de un millón de empleos, entre otras. Durante la campaña ofreció hacer un gobierno de unidad nacional que incluyera a figuras del saliente oficialismo, pero ahora flexibilizó y dijo que no está seguro que acepten su ofrecimiento. Entre los nombres que sugirió como eventuales colaboradores figuran algunos ministros del actual gobierno chileno. El futuro mandatario tiene entre sus facultades designar a 1.300 altos funcionarios, pero además durante la campaña aseguró que muchos empleados públicos tenían sus días contados, aunque posteriormente suavizó la advertencia. Unos 80.000 funcionarios públicos pueden ser removidos por carecer de estabilidad laboral. El senador ultraderechista Andrés Chadwick, primo del presidente electo, salió a tranquilizar este martes a los empleados públicos a quienes Piñera criticó y les advirtió que podrían dejar sus cargos. Dijo que sólo aquellos que están cumpliendo más bien tareas proselitistas tienen que preocuparse. "Pero aquellos que están cumpliendo sus labores y lo han hecho bien, ningún temor y tranquilidad absoluta'', dijo. En los últimos dos días, ya como presidente electo, Piñera ha tenido que cumplir una serie de actividades protocolares al recibir saludos de diversas autoridades, entre ellas de los jefes de las fuerzas armadas, pero también se ha dado tiempo para compartir con diversos grupos sociales que le manifestaron este martes sus inquietudes.
El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, inició el proceso de venta de su participación en la aerolínea LAN, luego de que su sociedad de inversión Axxion convocó a una junta de accionistas el 5 de febrero para aprobar la operación. En una nota enviada al regulador del mercado de valores, Axxion citó la asamblea para discutir la venta "de todo o parte" del 19% que posee la firma en LAN. Antes de que Axxion anunciara la convocatoria, los títulos de esa sociedad subían un 29,4% , aunque más temprano llegaron a saltar hasta un 70%. Piñera, quien venció el domingo pasado en la elección presidencial que puso fin a 20 años de poder de la centroizquierda, se había comprometido a desprenderse de su participación en LAN si triunfaba en los comicios. Además de la participación de Piñera en LAN a través de Axxion, el Presidente electo posee otro 7,3% de la aerolínea a través de la sociedad de inversión Santa Cecilia. Analistas han estimado que por el 26% que en total posee Piñera en LAN con sus dos sociedades de inversión, el empresario electo podría recaudar unos 1.500 millones de dólares. De acuerdo a un pacto controlador firmado en el 2004, LAN es controlada en forma conjunta por Piñera y la familia Cueto, que posee un 25,5%. El acuerdo entre Piñera y la familia Cueto establece que si uno de ellos quiere vender su participación en LAN, la primera opción de compra la tiene el otro socio del pacto controlador.
La presidenta Michelle Bachelet, encabeza un extenso consejo de gabinete con la totalidad de sus ministros para trazar las actividades de su gobierno antes que entregue el poder el 11 de marzo. La vocera oficial, Pilar Armanet, informó que la mandataria continuará con su intensa actividad en sus labores, pero que al mismo tiempo el jefe del gabinete ministerial, el ministro del Interior Edmundo Pérez, encabezará en febrero tras la designación de los colaboradores ministeriales del presidente electo un comité de coordinación para el traspaso ordenado del poder.

viernes, 8 de enero de 2010

Yemen, nuevo frente contra Al Qaeda

Estados Unidos ha comenzado a coordinar con las autoridades de Yemen una escalada de acciones militares para frenar el desarrollo de Al Qaeda en ese país y, si es posible, descabezar la organización. El primer golpe de esta nueva campaña ha sido asestado por las fuerzas yemeníes contra varios dirigentes del grupo terrorista, dos de los cuales resultaron muertos. Otras opciones y prioridades de la guerra contra el terrorismo serán discutidas mañana en Washington por el presidente Barack Obama con los responsables de las principales agencias de seguridad e inteligencia. El propósito de la Administración norteamericana, según han explicado diversas fuentes oficiales, es el de agudizar la presión sobre la rama de Al Qaeda en Yemen sin dar excusas al radicalismo islámico para incrementar su campaña de propaganda contra Occidente. Es decir, Estados Unidos pretende aumentar su colaboración con el Gobierno yemení y su contribución a la campaña militar, tanto en términos de información como de recursos bélicos, sin aparecer directamente involucrada en las misiones de combate. Esa estrategia fue debatida en Sanaa, la capital yemení, por el jefe militar norteamericano en Medio Oriente, general David Petraeus, con el presidente de ese país, Ali Abdullah Saleh. Ésta era la tercera vez desde que ocupa su cargo, hace 14 meses, que Petraeus visitaba ese país. A diferencia de las anteriores, Yemen está ahora en el foco de la atención pública y existe una mayor urgencia por conseguir resultados inmediatos. Se ha apreciado un considerable refuerzo de la vigilancia en Sanaa, donde Francia y otros países se sumaron a la decisión norteamericana y británica de cerrar sus embajadas mientras que otras redujeron considerablemente su actividad por miedo a un atentado terrorista. Tratando de tomar la iniciativa, el Ejército yemení ha atacado a líderes terroristas en la ciudad de Arhab, la misma en la que el 17 de diciembre bombardeó, con apoyo norteamericano, una reunión en la que participaban los supuestos máximos dirigentes de Al Qaeda en la Península Arábiga. El blanco del ataque en esta ocasión fue Nazih al-Hanq, uno de los cerebros del grupo, quien aparentemente consiguió escapar aunque dos de sus colaboradores murieron.
Es muy posible que este tipo de acciones se multipliquen y se hagan más visibles y eficaces en las próximas semanas, pero para ello es necesario una mayor implicación de Estados Unidos, que encuentra en Yemen una buena oportunidad de hacer daño a Al Qaeda pero también se enfrenta al riesgo de un nuevo frente de guerra con inciertas perspectivas. Por un lado, Yemen es un país con un Gobierno razonablemente estable que controla un territorio con fronteras relativamente impermeables. A diferencia de Afganistán, este país del sur de la Península Arábiga parece el lugar apropiado para ensayar la estrategia de atacar a Al Qaeda sin necesidad de comprometerse en un largo y costoso despliegue de tropas. Al mismo tiempo, Yemen hace frente a múltiples problemas políticos -una rebelión en el norte, un movimiento separatista en el sur, la mayor tasa de pobreza del mundo árabe- que hasta ahora han distraído la atención de las autoridades locales y que lo hace potencialmente explosivo ante cualquier eventualidad. Uno de los riesgos es, precisamente, que la actuación de Estados Unidos debilite al Gobierno yemení. La proliferación de los ataques a Al Qaeda probablemente significará el aumento también de esas fotografías con niños y mujeres muertos que tan útiles resultan para la expansión de la causa yihadista en Internet. Los propios gobernantes yemeníes han hecho ya visibles en los últimos días algunos gestos para demostrar que no son simples colaboradores de Washington. La Administración va a solicitar este año al Congreso 170 millones de dólares de ayuda militar para Yemen, un aumento considerable sobre los 67 millones de 2009, y va a redoblar la actividad de las fuerzas especiales y servicios de inteligencia que actualmente operan allí.
Umar Farouk Abdulmutallab, el nigeriano acusado del fallido atentado con bomba contra un avión que unía Ámsterdam con Detroit el pasado 25 de diciembre, fue reclutado por Al Qaeda en Londres y se reunió con el clérigo radical estadounidense Anwar al Awlaki en Yemen, según revelaron las autoridades de este país. Yemen, el país árabe más pobre, se ha convertido en el frente de batalla de la guerra contra el terrorismo islamista por parte de Estados Unidos después de que Al Qaeda en la Península Arábiga reivindicara la autoría del atentado fallido.
Yemen está intentando combatir la amenaza de Al Qaeda, que parece haber resurgido, así como una revuelta chií en el norte y el sentimiento separatista en el sur del país. Las autoridades lanzaron esta semana una operación para acabar con los milicianos de Al Qaeda que presuntamente están detrás de las amenazas que obligaron a las embajadas occidentales a cerrar sus puertas el pasado domingo. El ataque, en el que murieron dos milicianos, contribuyó a mitigar la preocupación de Estados Unidos, que reabrió su embajada.