sábado, 5 de diciembre de 2009

Zelaya contra Lobo, nuevo presidente hondureño

Manuel Zelaya inicio su gobierno el 2006. Su gobierno se vio marcado por una ola de protestas de diferentes grupos sociales. El gobierno de Zelaya estuvo bajo la presión del magisterio que le exigía el cumplimiento del estatuto del docente como derecho adquirido y conquista laboral, pero Zelaya reiteró el estatuto. En el primer año de Zelaya, el tema central fue la reducción del costo del petróleo en Honduras. Desde ese momento, el gobierno venezolano de Hugo Chávez dio apoyo social y económico en Honduras. PETROCARIBE como una forma de compra de carburantes al crédito con el pago del 50% y la otra parte pagada en 25 años con el 1% de interés con la oportunidad de invertir una parte del capital ahorrado en proyectos de inversión social. Esta fue una alternativa criticada por la oposición. Mientras tanto, el gobierno estadounidense anunció que ello se debía a los actos de corrupción llevados a cabo por el Registro Nacional de las Personas, que distribuye la Tarjeta Nacional de Identificación. No obstante, algunos vieron esto como una forma de presionar de Estados Unidos a Manuel Zelaya y evitar su relación con el presidente venezolano Hugo Chávez. Zelaya tuvo el 2006 un gran crecimiento económico, según un informe de la CEPAL, después se descubriría que fue un legado de sus predecesores. El 21 de enero del 2007, el gobierno de Zelaya, salió beneficiado con la condonación de la deuda externa (1.400 millones de dólares, aprox.) por parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Zelaya a principios del 2007 logra reducir el precio de los combustibles, gracias al apoyo de Hugo Chávez. Para finales del 2007, los gobiernos de del nicaragüense Daniel Ortega y del venezolano Hugo Chávez, mostrando su interés de integrar a Honduras al ALBA (Alianza Bolivariana para las Américas), así Honduras se integro al ALBA en los siguientes años. A mediados de este año, Zelaya empezó a promocionar un referéndum para continuar en la presidencia indefinidamente, siguiendo el ejemplo de Hugo Chávez. El Tribunal Supremo Electoral, la Fiscalía General, la Corte Suprema de Justicia y el Congreso de la República declararon ilegal esta consulta. El propio partido de Zelaya, el Partido Liberal de Honduras, también se opone a Zelaya. El 24 de Junio de este año, Zelaya anunció que destituía al General Romeo Vásquez Velásquez, Jefe del Estado Mayor Conjunto hondureño, luego de que éste se negara a distribuir las tarjetas de votación de la controversial consulta. Poco después, el Ministro de Defensa y los Jefes de las tres ramas de las Fuerzas Armadas hondureñas renunciaron. Sin embargo, la Corte Suprema votó de manera unánime en contra de la medida y ordenó que el General permaneciese en su cargo. El 28 de junio de este año, Zelaya fue arrestado en el Palacio de Gobierno por un grupo de militares, cumpliendo con lo ordenado por el Tribunal Supremo del país anteriormente. El día anterior el Congreso hondureño había abierto una investigación para determinar si había violado la Constitución y si gozaba de "estabilidad mental". Zelaya respondió calificando de arbitraria esta investigación y amenazando al Presidente del Congreso, Roberto Micheletti, de destituirlo con un decreto presidencial. Tras ser detenido y expulsado a Nicaragua, donde arribó desde Costa Rica el domingo 29 de Junio por la noche. El Congreso hondureño el 28 de junio de este año, se acepto la carta de renuncia presentada por el presidente Zelaya. Sin embargo, desde Costa Rica, Zelaya desmintió haber escrito carta alguna presentado tal renuncia. Se designó como nuevo mandatario al presidente del Congreso, Roberto Micheletti, con el compromiso de que el mismo permanecerá en el cargo solamente hasta unos meses atrás y ahora el congreso gobierna hasta enero de 2010. Zelaya logro volver a Honduras con apoyo del gobierno brasileño. Manuel Zelaya no acepto los acuerdos logrados por Costa Rica y no reconoce a Porfirio Lobo Sosa, como el nuevo presidente elegido en estas elecciones en Honduras. Zelaya tiene el apoyo del ALBA chavista, de ahí sus incoherencias democráticas. Estados Unidos presiona a la OEA para que reconozca las elecciones en Honduras, ya que la OEA se comporta como un brazo del ALBA chavista, lo que pone en peligro las verdaderas democracias.

No hay comentarios: