martes, 3 de noviembre de 2009

Quiebra CIT: ¿Nueva inestabilidad económica?

La financiera estadounidense CIT, que se declaró el domingo en quiebra, enfrenta desde ayer un plan de reorganización cuyo éxito es vital para un sector de la economía estadounidense, que representa a más de 90 millones de empleados. Especializado en préstamos para pequeñas empresas, es la quinta mayor bancarrota de la historia de Estados Unidos y representa un nuevo impacto a la economía norteamericana.
CIT representa a más de 90 millones de empleados en los EE.UU. CIT, institución financiera de créditos a pymes y estudiantes con más de un siglo de historia, decidió el domingo acogerse al capítulo 11 de la ley de bancarrota estadounidense, debido a su incapacidad para sobrellevar una situación que se había deteriorado fuertemente en los últimos meses. CIT anunció haber acordado un plan de restructuración con los acreedores que reducirá su deuda en diez mil millones de dólares. El grupo recibió un préstamo de emergencia de 4.500 millones de dólares el 28 de octubre, tras hacer frente durante meses a la crisis financiera global. También había recibido 2.300 millones de dólares de dinero de los contribuyentes en diciembre del año pasado. El Wall Street Journal dijo el lunes que esta porción de la deuda será borrada en la quiebra. La financiera prevé un plan para resurgir como una nueva empresa a finales de año y para ello cuenta con el apoyo de sus acreedores.Como muchos bancos de Estados Unidos, CIT tuvo grandes problemas debido a la crisis de los créditos hipotecarios que castigó a la economía global y que aún causa muchos problemas. La quiebra subraya las dudas internacionales sobre la fortaleza de la recuperación de Estados Unidos. Las acciones japonesas cerraron en baja de 2,31% el lunes por las nuevas dudas sobre la sostenibilidad de la recuperación de Estados Unidos, acrecentadas por la quiebra de CIT.
“La decisión de proceder con el plan de reorganización permitirá a CIT seguir proporcionando fondos para las pequeñas empresas y los consumidores, dos sectores de importancia vital para la economía de EE.UU.”, indicó el presidente y director ejecutivo de la firma, Jeffrey Peek.Esta empresa, que con esta determinación planea recortar su deuda en $ 10.000 millones, cuenta con unos activos de $ 71.000 millones y otros $ 64.900 millones en pasivos, según datos con fecha 30 de junio. En su plan de reorganización, la firma espera además reducir sus necesidades de liquidez en los próximos tres años, además de reforzar su capital y volver cuanto antes a los beneficios. Peek aseguró que la quiebra afecta únicamente a la compañía tenedora, mientras que sus subsidiarias, incluyendo el banco Utah, seguirán operando con normalidad. El objetivo de la financiera es continuar otorgando financiamiento a las Pymes y a los consumidores de los mercados intermedios. “Estos dos sectores desempeñan un papel vital en la economía estadounidense y en su totalidad representan a más de 90 millones de empleados”, destacaron desde la compañía.CIT señaló que hay un millón de consumidores que dependen de la empresa para cubrir sus necesidades de financiación. Según datos de la Asociación Nacional de Pequeños Negocios, el 6% de los créditos de las Pymes a principios de año procedían del CIT. Las acciones de CIT cayeron en la Bolsa de Nueva York, se desplomaron un 65,28% y su cotización debió ser suspendida durante la sesión por su intensa caída.
"La quiebra de CIT es un severo recordatorio de que la recuperación económica total está todavía lejos. El mercado comercial de préstamos se ha endurecido justo cuando los pequeños negocios lucharán por hacerse de fondos", dijo el operador Manoj Ladwa de ETX Capital en Londres. El directorio de CIT expresó confianza de que la firma, que brinda financiación a casi un millón de pequeñas y medianas compañías en 50 países, pueda capear la tormenta de la bancarrota. CIT dijo que aspira a emerger de la protección judicial a fin de año. El presidente ejecutivo de CIT Group, Jeffrey Peek, quien anunció que dejará el cargo a fin de año, dijo que el plan permitirá que las subsidiarias continúen operando. Con activos valorados en 71.000 millones de dólares, la del CIT se constituye en la quinta quiebra más grande en la historia de Estados Unidos después de Lehman Brothers (2008), Washington Mutual (2008), WorldCom (2002) y General Motors (2008).

No hay comentarios: