domingo, 16 de agosto de 2009

Quiebra el Colonial Bank

El banco contaba con 25 mil millones de dólares en activos y era uno de los mayores prestamistas del rubro de la construcción. Un grupo de reguladores cerró el banco Colonial BankGroup Inc., un importante prestamista para desarrollo de bienes raíces que se derrumbó junto con el mercado inmobiliario. Este es el mayor banco estadounidense que desaparece en este año.
La Corporación Federal de Seguros de Depósito (Federal Deposit Insurance Corp. o FDIC, por sus siglas en inglés) fue designada como administradora de Colonial, con sede en Alabama. Ya suman un total de 74 las entidades bancarias intervenidas por la FDIC, debido a irregularidades en ellas. La agencia aprobó la venta de 20 mil millones de dólares en depósitos de Colonial y unos 22 mil millones de sus activos a BB&T Corp. Las 346 sucursales del banco en Alabama, Florida, Georgia, Nevada y Texas reabrirán en horarios regulares a partir de la próxima semana, como oficinas de BB&T, informó la FDIC. BB&T, con sede en Winston Salem, Carolina del Norte, opera en el sureste de Estados Unidos y es considerado uno de los bancos regionales más importantes del país. La quiebra de Colonial tendrá un costo aproximado de 2.800 millones de dólares para el fondo de seguro de depósitos. El banco era el principal prestamista para constructoras en Florida y Nevada y se vio afectado por la caída en el mercado inmobiliario de esos estados. Colonial, fue creado en 1981 por su ex presidente Robert E. Lowder. Sus acciones pasaron de 25 dólares en el 2007 a menos de 50 centavos en este año. Lowder renunció en mayo cuando llegó una nueva administración bajo los términos de un plan de inversión por 300 millones de dólares, encabezado por Taylor, Bean & Whitaker Mortgage Co. de Ocala, Florida, inversión diseñada para que Colonial obtuviera 550 millones de dólares del plan de rescate financiero del gobierno federal. Pero el acuerdo no se logró y las autoridades federales terminaron por hacer una redada en las oficinas centrales de Taylor, Bean & Whitaker. Colonial ha estado bajo una investigación penal del Departamento de Justicia en relación con presuntas irregularidades de contabilidad en su división de Orlando, Florida, y una investigación civil de la Comisión de Valores y Cambio relacionada con asuntos de contabilidad en su intento por obtener fondos federales.
Hasta el 30 de junio, Colonial Bank tenía en su poder un total de 25.000 millones de dólares en activos y 20.000 millones de dólares en depósitos. La entidad bancaria afirmó el pasado mes que tenía "una deuda sustancial" y registró unas pérdidas de 606 millones de dólares entre abril y junio, lo que suponía su quinto trimestre en números rojos debido a los préstamos basura concedidos a inmobiliarias de Florida. Por su parte, BB&T podría promover gracias a la adquisición de Colonial Bank su expansión por el Estado de Texas, uno de los escenarios más atractivos para las financieras en época de crisis. Y es que este estado (Texas) cuenta con una economía mucho más fuerte que otros Estados y ha sido uno de los grandes beneficiados del mal curso de la economía en Estados Unidos.

No hay comentarios: