lunes, 20 de abril de 2009

V Cumbre de las Américas: ¿Diferencias Unidas?

La V Cumbre de las Américas concluyó este domingo en la capital de Trinidad y Tobago. Aquí se reunieron 34 mandatarios de las tres Américas (Norte, Centro y Sur), donde se resalto los diferentes matices y culturas de nuestro gran continente. Aquí Estados Unidos busco la reconciliación formal con sus rivales antiUSA en la región, incluido Venezuela, de los que Barack Obama dijo que no representan una amenaza para los intereses estadounidenses, y a los que prometió respeto, por encima de sus diferencias ideológicas. Al mismo tiempo, para el conjunto de América Latina, el presidente de EE.UU. declaró terminada la beligerancia de Washington.
La cumbre acabó con una declaración final con distintos compromisos en materia energética, medioambiental y de inmigración, que Venezuela y cuatro de sus socios de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) se negaron a firmar por no incluir una condena expresa del embargo de EE.UU. a Cuba. Esto ya lo habían anticipado desde hacía días, no empaña en absoluto el valor de la cumbre en cuanto a posible punto de partida para una nueva era en las relaciones continentales, una era "en la que no hay socios pequeños y socios grandes, sino socios en igualdad de condiciones", tal como dijo Obama en una conferencia de prensa. No hubo acuerdos concretos en ese sentido. El presidente de EE.UU. recordó que "el pueblo cubano no es libre y ése es nuestro norte", pero confió en que su oferta de diálogo hecha en esta cumbre sea seguida "con otras iniciativas que permitan explorar si se pueden obtener progresos". Obama insistió en que "asuntos como los presos políticos, la libertad de prensa o la democracia no son temas que pueden dejarse al margen". Pero añadió que hay otras cosas que el Gobierno de La Habana puede hacer para mostrar su buena voluntad, como eliminar los obstáculos legales a sus ciudadanos para la recepción de remesas de sus familiares en el exterior. Valoró como un paso positivo la reciente declaración del presidente cubano, Raúl Castro, en la que se mostró dispuesto a conversar sobre cualquier problema, aunque advirtió que ahora hay que transformar esas intenciones en acciones y que "los hechos valen más que las palabras". Obama defendió su acercamiento en esta cumbre a rivales antiestadounidense como los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Bolivia, Evo Morales. "Tenemos muchas diferencias respecto a muchos temas, pero en la medida en que podamos ser respetuosos de las reglas democráticas, podemos encontrar lo que tenemos en común", defendió.
Obama estimó que esta cumbre era la oportunidad de cambiar la visión que Estados Unidos tiene de sus vecinos del sur. Aseguró que, en su mejor versión, su país representa "los mejores valores e ideales". "Pero hay que aceptar", dijo, "que otros tienen diferentes culturas y otros valores" con los que se puede convivir. "Otros países tienen buenas ideas también, y tenemos que escucharles", afirmó. Se cierra así una cumbre sin resultados específicos y repleta de buenas intenciones, donde reino la cordialidad y la amistad. Ya es un logro, si se recuerda el enfrentamiento con el que concluyó hace cuatro años la cumbre de Mar del Plata. Esperemos que en los pocos acuerdos firmados se produzcan progresos pronto. Como ocurrió tras su gira europea, Obama pisa un terreno peligroso, una política exterior "blanda" por la que siendo criticado (Republicanos) en su país por poner en peligro los intereses nacionales, una política que, sin embargo, es la más adecuada en estos momentos para resucitar el liderazgo estadounidense. Hugo Chávez, prefiere su ALBA que la integración de las Américas, saboteando de alguna manera los acuerdos que se buscaron en esta cumbre.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Good fill someone in on and this post helped me alot in my college assignement. Thanks you on your information.