lunes, 6 de abril de 2009

Tensión en el Asia

Corea del Norte no ha colocado en órbita ningún satélite, ha afirmado un alto representante del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia. "Nuestro sistema de control del espacio cósmico no ha detectado la puesta en órbita del satélite norcoreano. Según nuestros datos, no hay tal satélite en órbita", dijo el oficial a la agencia rusa Intarfax.
El régimen comunista de Pyongyang ha asegurado que lanzó con éxito un cohete de tres piezas para colocar en órbita su satélite de comunicaciones Kwangmyongsong-2, pero esto último fue rechazado por Corea del Sur y EEUU, que creen que se precipitó al mar. Según la agencia estatal norcoreana KCNA, el líder comunista, Kim Jong-il, estuvo presente en el lanzamiento del cohete de largo alcance que, según Pyongyang, logró poner en órbita el satélite experimental de comunicaciones. Corea del Norte niega que ese lanzamiento fuera de un misil de largo alcance capaz de llegar hasta la costa oeste de EEUU, en concreto hasta Alaska, como sospechan en Occidente, y mantiene que ha sido un satélite de comunicaciones que está ya orbitando.
El Consejo de Seguridad de la ONU concluyó ayer sus deliberaciones sobre la situación de crisis creada por Corea del Norte al lanzar su cohete de largo alcance sin lograr un consenso, ni decidir qué acción tomará contra Pyongyang. El presidente del Consejo, el embajador de México ante la ONU, Claude Heller, indicó que las consultas entre los países "seguirán y el Consejo se volverá a reunir en el momento adecuado".
El ministerio de Exteriores de Rusia en su primera reacción exhortó a mostrar moderación con motivo del lanzamiento del cohete norcoreano, con el fin de impedir una escalada en la península de Corea, según informaba la televisión rusa. El portavoz oficial de la Cancillería, Andréi Nesterenko, se limitó a indicar que "la situación requiere ser estudiada por los expertos militares". "En Moscú han seguido el lanzamiento del cohete. Al parecer, no hubo desviación de la trayectoria prevista. Esta situación exige ser estudiada por los expertos militares", declaró el portavoz. Posteriormente, el Cancillería ruso informó de que su titular, Serguéi Lavrov, mantiene conversaciones telefónicas con sus colegas de Estados Unidos, China, Japón y Corea del Sur. En conversación con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, "las partes abogaron por esfuerzos conjuntos a fin de impedir la desestabilización en Asia Nororiental, y por preservar el proceso de negociaciones a seis bandos sobre el problema nuclear coreano", según el comunicado del ministerio. Además de EEUU y Rusia, en las negociaciones sobre el problema nuclear coreano participan las dos Coreas, Japón y China. En la conversación entre Lavrov y Clinton, que tuvo lugar por iniciativa norteamericana, las partes acordaron "mantener estrechos contactos y continuar las consultas sobre este complicado problema".
Corea del Norte ha anunciado que no reconoce y no acatará la resolución adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU, que contempla sanciones contra el régimen comunista por realizar su primera prueba nuclear. Corea del Norte ha advertido en varias ocasiones que consideraría una "declaración de guerra" la adopción de sanciones por parte del Consejo de Seguridad de la ONU.

No hay comentarios: