sábado, 17 de enero de 2009

Cumbre Antidrogas de Panamá

México, Colombia, Guatemala y Panamá se comprometieron este viernes a cooperar en la lucha contra el narcotráfico en América Latina. Tras una cumbre celebrada en un balneario de Panamá, los presidentes Felipe Calderón, Álvaro Uribe, Álvaro Colom y Martín Torrijos, acordaron compartir inteligencia, luchar contra el lavado de dinero y extraditar a los jefes de los carteles de la droga en sus países. También participaron delegados de otras 19 naciones de países centroamericanos y del Caribe.
"El crimen organizado nos puede derrotar a todos si no nos unimos para enfrentarlo", declaró Uribe durante el encuentro. "Si logramos detener el tráfico de armas y el ocultamiento de operaciones que financian la criminalidad, estaremos dando un paso decisivo" ya que "América Latina tiene el reto de iniciar un nuevo capítulo en la lucha por la paz y la seguridad", dijo el presidente mexicano, Felipe Calderón. Por su parte, el presidente panameño Martín Torrijos insistió en que las organizaciones criminales y del narcotráfico representan "amenazas estratégicas a la seguridad nacional y a la viabilidad del estado democrático".
El Acuerdo de entendimiento para hacerle frente al narcotráfico firmado por estos países este viernes. "La lucha contra el problema mundial de las drogas es una responsabilidad común y compartida que debe encararse de manera coordinada en todos los eslabones de la cadena: demanda, producción, tráfico, distribución, desvío de precursores químicos y otras sustancias utilizadas en la producción de drogas ilícitas, lavado de activos y demás delitos conexos", señala el acuerdo firmado. "El fortalecimiento de la cooperación regional en este ámbito debe continuar fundado en el pleno respeto a los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, el Derecho Internacional y la legislación interna de los Estados", añade la nota. Según el acuerdo firmado, debe existir un equilibrio entre la reducción de la demanda y el control de la oferta de narcóticos, "de forma que ambas tareas se refuercen mutuamente, en el marco de los compromisos asumidos". "Es importante fortalecer, de acuerdo con las legislaciones internas de los Estados y con pleno respeto a su jurisdicción, la cooperación entre las autoridades judiciales, particularmente en lo referente a asistencia judicial mutua en materia penal, así como entre autoridades policiales y demás entidades competentes de los países de la región", puntualiza. Asimismo, los 25 países firmantes se comprometieron a compartir las experiencias "aprendidas y las mejores prácticas, que han desarrollado" las autoridades contra el narcotráfico y delitos afines. "Hacen un llamado urgente a los gobiernos donantes así como a los organismos multilaterales, instituciones financieras internacionales y regionales, para que incrementen la asistencia financiera, técnica y de capacitación otorgada a nuestros países de conformidad con el principio de responsabilidad común y compartida", expresa. También firmaron el acuerdo representantes Antigua y Barbuda, Barbados, Belice, Dominica, Bahamas, Costa Rica, Cuba, Granada, Jamaica, Nicaragua, Guyana, Haití, Saint Kitts, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, y Trinidad y Tobago, entre otros.
La cumbre fue celebrada gracias a una iniciativa del presidente panameño presentada durante la Cumbre de América Latina y el Caribe (CALC) que se celebró en diciembre pasado en el balneario brasileño de Costa do Sauípe. Sólo en México fueron asesinadas cerca de 6.000 personas el año pasado en crímenes relacionados con el narcotráfico. La violencia también ha recrudecido en Guatemala y Panamá. Además, Colombia permanece como el principal productor de cocaína en el mundo.

No hay comentarios: