miércoles, 21 de mayo de 2008

Nueva alza del petróleo

La debilidad del dólar y las preocupaciones por la demanda empujaron los precios del petróleo a romper una nueva marca, superando US$135 por barril. El crudo ligero llegó a los US$135, luego retrocedió a los US$130.27 y que para fin de año llegara a los US$200. Predicen algunos que para el 2016 se cotizaran a US$400, sugiriendo que ese es el precio que se pagará por el crudo en los próximos ocho años.
En las últimas semanas el alza del precio del crudo ha sido atribuido al nerviosismo y la especulación sobre la demanda. Otro de los factores que contribuyen a los altos precios sería la debilidad del dólar, según afirman los analistas. Los inversionistas compran materias primas como el petróleo como una protección contra la divisa. "Hemos visto un giro en el dólar los últimos días", comentó Mark Pervan, un estratega de commodities del ANZ Bank, basado en Merlbourne, Australia. "Parecía que se iba a recuperar, pero creo que al momento la situación es cada vez más incierta", dijo Pervan.
Los analistas apuntan que otro factor que sostiene los precios del crudo es la especulación sobre un posible incremento de la importación de petróleo por parte de China luego del terremoto. También afirman que la oferta limitada de productos refinados como diesel mantendrá los precios elevados, sobre todo ahora que se acerca la temporada de verano en Estados Unidos, en la que hay un aumento en el uso de vehículos.
¿Precio real o especulación?
Especular sobre el precio que alcanzará el petróleo es un deporte no sólo de corredores de bolsa, sino de analistas y políticos. El precio del barril tocó los US$100 a principios de año, se sitúa ahora en US$135 y, con Goldman Sachs a la cabeza, muchos predicen que llegará a los US$200 hacia fin de año.
"La posibilidad de que el precio por barril se sitúe entre US$150 y US$200 en un período de entre seis y 24 meses, es cada vez más probable, aunque es todavía muy incierto saber cuándo el precio alcanzará su punto máximo", dijo en mayo el informe de un grupo de analistas de Goldman Sachs, liderados por Arjun N. Murti.
El mismo equipo de Goldman Sachs -también con Murti a la cabeza- anticipó en marzo de 2005 que el precio del petróleo se situaría en US$105 el barril, es decir, un poco más del doble del valor de ese momento (US$55 el barril).
La creciente demanda de las llamadas economías emergentes, como China e India, sumada a la inestabilidad política de exportadores de peso como Irán o Nigeria, explicarían este continuo salto de los precios. Sin embargo, analistas prestigiosos como Fadel Gheit, director gerente de Oppenheimer & Co o William Engdahl del Centro de Investigaciones sobre la Globalización, están apuntando en otra dirección: la especulación.
Según estos analistas, el petróleo que se comercia en el mercado de futuros -donde se venden barriles a un precio fijo en una fecha determinada- tiene un impacto directo y deliberado en el precio del petróleo que se vende y compra diariamente. Desde esta perspectiva, Goldman Sachs no sería un desinteresado e imparcial analista y mensajero de un mercado gobernado por los vaivenes de la demanda y la oferta. "El proceso de fijación del precio del petróleo es totalmente opaco. Sólo unos pocos actores del mercado como Goldman Sachs y Morgan Stanley saben quién compra y vende petróleo. Un 60% del precio petrolero se explica por la especulación de grandes bancos y fondos de inversión como los hedge unds (fondos de cobertura)", señala Engdahal.

No hay comentarios: