sábado, 17 de mayo de 2008

Finalizo Cumbre ALC-UE

La Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea (AL-CUE), transcurrió en Lima-Perú, sin incidentes. En medio de extremas medidas de seguridad, los mandatarios siguieron el protocolo diplomático de la cumbre, terminando el viernes en la noche con la aprobación de la llamada Declaración de Lima, mediante la cual se comprometieron a buscar soluciones a problemas ambientales y la pobreza. Luego de casi tres días seguidos de intensas negociaciones. Sin embargo, hoy, continuarán algunas reuniones técnicas entre funcionarios europeos y latinoamericanos, pero la mayoría de los mandatarios ya han regresado a sus países.
Si es que hubo desencuentros entre los gobernantes, éstos ocurrieron a puerta cerrada. La prensa estuvo atenta a los encuentros que se temían más conflictivos. El viernes en la mañana, el presidente venezolano Hugo Chávez buscó entre los asistentes a la cumbre a la canciller alemana Ángela Merkel, extendiéndole la mano y ofreciendo palabras amables. Esto pese a que horas antes se temía una tormenta diplomática, luego de que Chávez respondiese a palabras críticas de la mandataria diciendo que ella había apoyado a Adolfo Hitler. Tampoco se produjeron enfrentamientos graves entre el presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez y Chávez, pese a la tensión que han generado entre ambos países las versiones de supuesta ayuda venezolana a la guerrilla colombiana de las FARC.
En cambio, los mandatarios de Europa y América Latina enfocaron sus declaraciones hacia la agenda oficial de la cumbre: la búsqueda de soluciones conjuntas a la pobreza y los retos ambientales. El mandatario peruano y anfitrión, Alan García, propuso un impuesto al petróleo que iría a alimentar un fondo para la reforestación de la Amazonía. "Con unos centavos por barril de gas líquido y petróleo, tendríamos unos US$20.0000 millones anuales que nos permitirían reforestar 10 millones de hectáreas por año", señaló. García también propuso aumentar en 2% la productividad agrícola para superar la crisis alimentaria mundial. Horas antes de llegar al evento, Hugo Chávez había ofrecido crear un fondo, alimentado a razón de US$1 millón diario, para combatir la pobreza en los países de menores ingresos.
Otro tema de discusión giraba en torno al comercio y la inversión entre los bloques regionales. Alan García ha venido reclamando "flexibilidad" de parte de la Unión Europea para la negociación de un eventual tratado de libre comercio entre la Unión Europea y la Comunidad Andina de Naciones. Perú y Colombia, países que han adoptado una política económica basada en el libre mercado, parecen mostrar mayor interés en concluir con celeridad el tratado, comparados con Ecuador y Bolivia, países que han proclamado su adhesión a políticas económicas más intervencionistas y que desconfían más del libre comercio. Imitando estos el modelo de la desaparecida URSS.

No hay comentarios: