miércoles, 23 de abril de 2008

Crisis Mundial por Alza de Alimentos

El creciente aumento de los precios de los alimentos en el mundo se ha convertido en uno de los problemas centrales en la actualidad, el cual amenaza con aumentar el porcentaje de pobreza y desnutrición. En medio del alza del petróleo (debido a la guerra conflicto en Irak y la pugna Palestina-Israel) y de las materias primas industriales, los precios de los alimentos crecieron un 83 por ciento en los últimos tres años, según datos del Banco Mundial, que junto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) propusieron darle un nuevo impulso a la Ronda de Doha. El gasto de los países más pobres en adquirir cereales se estiró hacia arriba, hasta un 74 por ciento.
Una canasta de alimentos que la FAO (Agencia de Alimentación y Agricultura de las Naciones Unidas) considera básicos (harina, carne, leche) cuesta 57 por ciento más que a fines del año pasado. La FAO comunicó con bastante dramatismo: si los distintos gobiernos no avanzan para ponerle freno al alza de los alimentos podrá haber hambre y grandes disturbios.
Los historiadores agregan que las más importantes revoluciones y los cambios drásticos fueron la culminación tras las protestas sociales por ausencia de alimentos. El malestar alcanza a 37 países. Por su parte, el presidente del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (WFP), Josette Sheeran, advirtió que la crisis amenazaba con sumir en la hambruna a más de 100 millones de personas en cada continente e instó a los países más poderosos a aliviar los problemas inmediatos. Estancada por siete años, la Ronda de Doha, que debate la reducción de aranceles y subsidios para el comercio agrícola, podría recibir un nuevo y creciente apoyo de los gobiernos de promover el comercio libre de los alimentos, en búsqueda de una reducción de precios.
No todos coinciden con este diagnóstico, en especial dentro de la Unión Europea. Son varios entendidos los que sostienen que en torno de los alimentos hay una “burbuja financiera”, que deberá desinflarse, como pasó con las propiedades, las acciones o los bonos. También se insiste en que la reducción de aranceles le daría vuelo a una mayor demanda, favoreciendo un mayor incremento en los precios. Desde que los alimentos comenzaron su acelerada escalada, India e Indonesia eliminaron los aranceles para la importación de harina de trigo, Perú quitó las tarifas para el trigo y el maíz y Turquía redujo sus aranceles de 130% al 8%.
LA RAIZ DEL PROBLEMA
Unos 200 kilos de maíz sirven para elaborar 50 litros de biocombustible. Esta misma cantidad alimentaría a una persona durante un año. Por este motivo, expertos consideran que la creciente demanda de materias primas, como maíz o caña de azúcar, para la producción de los biocombustibles*, es la causante de la escasez y alza de los precios de los alimentos en el mundo. En ese sentido, eurodiputados de casi todos los grupos políticos denunciaron ayer en el Parlamento Europeo que la “especulación en los mercados mundiales” y el desarrollo de los biocarburantes son las causas de la crisis actual. Brasil y Estados Unidos son los principales productores de los llamados “combustibles verdes” en el continente, con cerca del 90 por ciento del mercado mundial. Ambos países aseguran que el objetivo es obtener energías renovables en el futuro que reduzcan la dependencia petrolera.
------------------------------------------------------------
*Para mayor información sobre los biocombustibles ver:
http://biogeomundo.blogspot.com/2007/07/biocombustibles-el-futuro-ahora.html

No hay comentarios: