miércoles, 23 de abril de 2008

Crisis Mundial por Alza de Alimentos

El creciente aumento de los precios de los alimentos en el mundo se ha convertido en uno de los problemas centrales en la actualidad, el cual amenaza con aumentar el porcentaje de pobreza y desnutrición. En medio del alza del petróleo (debido a la guerra conflicto en Irak y la pugna Palestina-Israel) y de las materias primas industriales, los precios de los alimentos crecieron un 83 por ciento en los últimos tres años, según datos del Banco Mundial, que junto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) propusieron darle un nuevo impulso a la Ronda de Doha. El gasto de los países más pobres en adquirir cereales se estiró hacia arriba, hasta un 74 por ciento.
Una canasta de alimentos que la FAO (Agencia de Alimentación y Agricultura de las Naciones Unidas) considera básicos (harina, carne, leche) cuesta 57 por ciento más que a fines del año pasado. La FAO comunicó con bastante dramatismo: si los distintos gobiernos no avanzan para ponerle freno al alza de los alimentos podrá haber hambre y grandes disturbios.
Los historiadores agregan que las más importantes revoluciones y los cambios drásticos fueron la culminación tras las protestas sociales por ausencia de alimentos. El malestar alcanza a 37 países. Por su parte, el presidente del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (WFP), Josette Sheeran, advirtió que la crisis amenazaba con sumir en la hambruna a más de 100 millones de personas en cada continente e instó a los países más poderosos a aliviar los problemas inmediatos. Estancada por siete años, la Ronda de Doha, que debate la reducción de aranceles y subsidios para el comercio agrícola, podría recibir un nuevo y creciente apoyo de los gobiernos de promover el comercio libre de los alimentos, en búsqueda de una reducción de precios.
No todos coinciden con este diagnóstico, en especial dentro de la Unión Europea. Son varios entendidos los que sostienen que en torno de los alimentos hay una “burbuja financiera”, que deberá desinflarse, como pasó con las propiedades, las acciones o los bonos. También se insiste en que la reducción de aranceles le daría vuelo a una mayor demanda, favoreciendo un mayor incremento en los precios. Desde que los alimentos comenzaron su acelerada escalada, India e Indonesia eliminaron los aranceles para la importación de harina de trigo, Perú quitó las tarifas para el trigo y el maíz y Turquía redujo sus aranceles de 130% al 8%.
LA RAIZ DEL PROBLEMA
Unos 200 kilos de maíz sirven para elaborar 50 litros de biocombustible. Esta misma cantidad alimentaría a una persona durante un año. Por este motivo, expertos consideran que la creciente demanda de materias primas, como maíz o caña de azúcar, para la producción de los biocombustibles*, es la causante de la escasez y alza de los precios de los alimentos en el mundo. En ese sentido, eurodiputados de casi todos los grupos políticos denunciaron ayer en el Parlamento Europeo que la “especulación en los mercados mundiales” y el desarrollo de los biocarburantes son las causas de la crisis actual. Brasil y Estados Unidos son los principales productores de los llamados “combustibles verdes” en el continente, con cerca del 90 por ciento del mercado mundial. Ambos países aseguran que el objetivo es obtener energías renovables en el futuro que reduzcan la dependencia petrolera.
------------------------------------------------------------
*Para mayor información sobre los biocombustibles ver:
http://biogeomundo.blogspot.com/2007/07/biocombustibles-el-futuro-ahora.html

lunes, 21 de abril de 2008

Papa Benedicto XVI en Estados Unidos

El Papa Benedicto XVI ha puesto fin a su viaje a Estados Unidos con una misa en el estadio del equipo de béisbol los Yankees de Nueva York, donde fue aclamado por unas 57.000 personas. Como se ha podido apreciar en estos seis días de viaje, los católicos estadounidenses han respondido con entusiasmo y cariño a la figura de Benedicto XVI. A su llegada al encuentro en el papamóvil, el pontífice de la Iglesia Católica fue saludado por decenas de miles de personas que vitoreaban y agitaban pañuelos bancos y amarillos, los colores del Vaticano.
En su alocución Benedicto XVI destacó la creciente influencia de los emigrantes de origen hispano en la Iglesia Católica e hizo un llamado para que su congregación estadounidense utilice sus libertades con sabiduría. Este fue el último compromiso del pontífice antes de volver al Vaticano.
Poco antes, el Papa visitó en Nueva York la Zona Cero, el lugar donde se encontraban las Torres Gemelas que se desplomaron tras los ataques el 11 de septiembre de 2001. Su visita ha dominado los medios de comunicación de EE.UU. y la demanda para conseguir alguna de las 55.000 entradas para la misa de este domingo sobrepasó la oferta, indicaron desde Nueva York.
Tras su llegada a bordo del papamóvil, Benedicto XVI se arrodilló y oró en silencio, luego se levantó para encender una vela y bendijo con agua bendita lo que denominó "la escena de increíble violencia y dolor". El Papa pidió "luz y paz eterna" para los que murieron, no sólo en Nueva York sino en el Pentágono en Washington y en un campo en Pennsylvannia, el 11 de septiembre de 2001.
La misa de este domingo fue la segunda y última misa al aire libre en su visita a EE.UU. La primera se llevó a cabo el jueves en el estadio Nationals de la capital estadounidense, Washington. Por otra parte, en un encuentro personal el sábado, Benedicto XVI les habló a los jóvenes en Nueva York sobre lo que significó crecer bajo los "monstruos" del nazismo. El Papa habló públicamente por primera vez sobre cómo fue obligado a unirse a las juventudes hitlerianas y a ingresar en el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial.
Benedicto XVI también criticó en varias oportunidades a los sacerdotes católicos acusados de pedofilia. Más de 4.000 miembros del clero católico en EE.UU. han sido acusados de abusar sexualmente de menores de edad, desde 1950. La Iglesia Católica ha pagado más de US$2.000 millones en compensación y en honorarios legales, la mayoría desde que el escándalo salió a la luz pública en el 2002.

lunes, 7 de abril de 2008

FMI: “Crisis Económica es Global”

El director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, dijo que se requiere la intervención gubernamental a nivel global para mitigar la actual crisis de los mercados financieros. "Realmente, pienso que la necesidad de una intervención pública se está volviendo más evidente", dijo Strauss-Kahn al periódico británico Financial Times (FT). El funcionario rechazó la idea de que la crisis sea en gran parte un problema de Estados Unidos. "La crisis es global", advirtió. "La llamada teoría de la desconexión es totalmente engañosa", agregó en sus declaraciones al FT. Indicó que la crisis es mundial y que podría afectar también a países en desarrollo como China e India.
Las declaraciones de Strauss-Kahn se dan días antes de que los ministros de economía del mundo y los presidentes de los bancos centrales se reúnan en Washington para los encuentros del primer cuarto del año del FMI y del Banco Mundial (BM). En dichas reuniones, los funcionarios discutirán la crisis crediticia y los pasos a seguir.
El director del Fondo explicó que la intervención pública proveería de una tercera línea de defensa, afrontando directamente los problemas de vivienda y de crédito. Strauss-Kahn había dicho el sábado que la mayoría de los riesgos negativos que se temían para la economía mundial hace seis meses son ahora una realidad. "Los pronósticos que vamos a difundir en los próximos días realmente no han mejorado", dijo.
Esta semana, el FMI debe difundir su Panorama Económico Mundial, que publica dos veces al año, poco antes de los encuentros en Washington. El FMI dijo que había recortado su estimación para el crecimiento de la economía mundial en 2008 por segunda ocasión este año. Ahora, el Fondo espera que el crecimiento global se desacelere a 3,7% este año, una baja frente a su pronóstico de enero de 4,1%.
Con sus declaraciones al "Financial Times", el director del FMI Dominque Strauss-Kahn se pronunció a favor de una intervención estatal. No está solo. Según informa la prensa británica, el ministro de finanzas del Reino Unido, Alistair Darling, insta a sus colegas del G7 a adoptar un "plan de acción" claro y detallado para lidiar con la turbulencia financiera.