miércoles, 12 de marzo de 2008

Estanflación amenaza Estados Unidos

Advierten que el banco central estadounidense, de acuerdo con algunos economistas e incluso con unos pocos funcionarios de la FED, podría enfrentar un problema inflacionario más grande en el futuro cercano. Últimamente, algunas personas mayores recordaran la *estanflación de la década de 1970 y que muchos prefieren olvidar o no recordar. Pese a la reducción del crecimiento económico, los altos precios del petróleo y la gasolina están alcanzando nuevos récord.
El oro está al alza, junto con los precios de productos básicos como trigo y acero. Los reportes gubernamentales más recientes de los precios al consumidor, surgieron indicios de que la inflación general, tras años de modestos incrementos, podría estar saliendo de control. Para la Reserva Federal y su presidente, Ben S. Bernanke, todo esto no podía presentarse en peor momento. Con los mercados de crédito descompuestos por el colapso de la burbuja inmobiliaria, Bernanke está reduciendo las tasas en un esfuerzo por alejar los riesgos de una recesión. Pero al poner el énfasis en revivir el crecimiento por encima de todo, el banco central estadounidense, de acuerdo con algunos economistas e incluso con unos pocos funcionarios de la FED, podría enfrentar un problema inflacionario más grande en el futuro.
En los últimos 12 meses, los precios al consumidor han subido 4.3% en promedio, según el Departamento del Trabajo. La inflación subyacente, que excluye la comida y el petróleo, fue 2.5% más alta en enero que un año antes, significativamente por encima de la “zona de comodidad” extraoficial de la FED de 1% a 2%.Eso está muy lejos de las tasas inflacionarias de dos dígitos que golpearon a la economía en los 70, pero sigue siendo preocupante.
La mayoría de los analistas sigue esperando que la FED recorte nuevamente las tasas de interés en su reunión del 18 de marzo, por sexta vez desde septiembre. Pero los temores por un repunte de la inflación ponen de relieve las difíciles decisiones que enfrenta la institución actualmente. Al igual que la FED, los economistas en general siguen estando más preocupados por la amenaza inmediata de una recesión que por el más distante temor de un incremento en la inflación. Datos recientes sugieren que la economía podría estar en declive o cerca de uno. El consenso es que la esperada depresión probablemente generará capacidad en exceso suficiente para “expulsar” las presiones inflacionarias.
Pero mantener la inflación bajo control podría no ser fácil. En los últimos días algunos funcionarios del banco central han advertido que no están dispuestos a bajar la guardia, aun cuando eso implique que la FED sea menos agresiva en la reducción de las tasas de interés.
En un discurso este mes, Richard W. Fisher, presidente del Banco de la Reserva Federal de Dallas, señaló que “la FED tiene que ser muy cuidadosa ahora para añadir la cantidad justa de estímulo sin introducir la posibilidad de impulsar la inflación una vez que el efecto del nuevo golpe se sienta”. Charles I. Plosser, presidente del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia, se hizo eco de esta opinión al indicar que “no podemos confiar en que una economía de bajo crecimiento al inicio de 2008 pueda por sí misma reducir la inflación”.
---------------------------------------------------------------
*La estanflación (del inglés: Stagflation) indica el momento o coyuntura económica en que, dentro de una situación inflacionaria, se produce un estancamiento de la economía y el ritmo de la inflación no cede. Estanflación combina los términos «recesión» e «inflación», es la situación económica que indica la simultaneidad del alza de precios, el aumento del desempleo y el estancamiento económico, entrando en una crisis o incluso recesión.

No hay comentarios: