jueves, 21 de febrero de 2008

Ecuador y Bolivia: Afectados por inundaciones

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, extendió el estado de emergencia a todo el país, tras las lluvias e inundaciones que provocaron al menos tres muertos y miles de damnificados y evacuados. El decreto del mandatario declara "zona de seguridad a todo el país" y dispone las "acciones necesarias a todas las entidades públicas para afrontar la emergencia", así como la "movilización militar, civil y económica" en todo el territorio nacional.
El gobierno ecuatoriano había decretado el 31 de enero la emergencia en nueve provincias, la mayoría de la costa, pero debió extenderla a las 24 provincias debido a las lluvias incesantes. Correa dijo que las Fuerzas Armadas se harán cargo de la ejecución de la emergencia ya que tienen "los recursos materiales, administrativos y humanos necesarios". Correa pidió, además, al Ministerio de Economía que "invierta todos los recursos necesarios para afrontar la emergencia". El presidente quiere que unos $25 millones de fondos de emergencia lleguen a las áreas afectadas.
Correa también señaló que el decreto de emergencia tiene como prioridad salvar vidas humanas, infraestructuras públicas y medios de producción privados, como los cultivos. "Entre las prioridades están salvar vidas humanas, ya tenemos tres fallecidos y eso nos duele en el alma", indicó Correa. El presidente añadió que el gobierno prepara un plan para ayudar a los campesinos que perdieron sus cosechas debido a las inundaciones. Según reportes de la Defensa Civil de Ecuador, existen más de 50.000 personas afectadas. Las inundaciones en Ecuador llevan un mes y amenazan con extenderse por más tiempo.
CRISIS BOLIVIANA
El presidente de Bolivia, Evo Morales, declaró "zona de desastre" a nivel nacional a causa de las lluvias e inundaciones en varias regiones, que han ocasionado 50 víctimas fatales y más de 56.000 familias damnificadas. La decisión del mandatario boliviano fue aprobada al día siguiente de una visita de Morales a la ciudad amazónica de Trinidad, capital del departamento del Beni, ciudad que amenaza con ser devastada por una de las inundaciones más graves del último siglo.
El decreto presidencial que declara "zona de desastre" al país fue presentado por el ministro de la Defensa Nacional, Wálker San Miguel, en el Palacio de Gobierno de la ciudad de La Paz. El ministro explicó que la norma fue dictada por recomendación del Consejo Nacional para la Reducción de Desastres y Emergencias (CONARADE), el organismo encargado de vigilar el comportamiento de los fenómenos climáticos y su efecto en la población.
El presidente Morales, junto a San Miguel, visitó la región del Beni, donde los expertos creen que se está produciendo la más grande inundación de las llanuras del noreste boliviano. El temor de las autoridades y de la población por un eventual rebalse de las aguas sobre Trinidad comenzó a hacerse realidad cuando la inundación se abrió campo por un costado del dique que protege esa ciudad de 95.000 habitantes.
Funcionarios del Sistema de Control de Inundaciones, de la Prefectura (Gobernación) beniana, confirmaron que las aguas superaron el nivel de la denominada Avenida Circunvalación, en el este de la ciudad, aunque recalcaron que la situación "está controlada". El jefe de esa oficina, René Landívar, declaró que "brigadas de la Prefectura, del Servicio de Caminos y de la Alcaldía trabajaron desde la noche anterior para colocar un dique para impedir el ingreso del agua.
Ferrufino agregó que un terraplén se ha colocado en ese costado y lo mismo se está realizando en el suroeste, donde miles de damnificados están guarecidos en precarias carpas, cerca de sus viviendas del barrio "Pantanal", ubicadas fuera del anillo protector. La obra tendrá 60 centímetros por encima del pavimento, aunque los técnicos estiman que la inundación no será mayor a los 20 centímetros, porque el "golpe" de agua está desplazándose ahora hacia el norte, sobre el eje del río Mamoré, el mayor de la cuenca amazónica boliviana. El refuerzo del dique se efectúa en varios sitios, desde hace varios días, mientras los trinitarios siguen atentamente el desarrollo del fenómeno, al parecer el peor ocurrido en desde 1929, cuando la ciudad sólo mantuvo su plaza central a salvo de la humedad. Sin embargo, los responsables de elevar el terraplén confrontan la oposición de los centenares de damnificados instalados sobre el dique, debido a que desde allí cuidan su vivienda anegada y los enseres más pesados que no pudieron sacar. La señora Yenny Vaca, con su marido y tres hijos, reclamó porque es la tercera vez que deberá mudarse."No debería moverme de aquí, porque estamos cerca de mi casa. Pero, si no hay otra, entonces que las autoridades nos den transporte hasta Chetequije", una zona urbana elegida por las autoridades para reubicar a los que están en el costado exterior de la avenida.

martes, 19 de febrero de 2008

Fidel Castro renuncia definitivamente

El líder cubano, Fidel Castro, renunció a la presidencia del país en una carta publicada en el diario oficial del partido comunista, Granma. En su mensaje dirigido a los cubanos, Castro afirma: "Les comunico que no aspiraré ni aceptaré -repito- no aspiraré ni aceptaré, el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe". "Ha llegado el momento de postular y elegir al Consejo de Estado, su Presidente, Vicepresidentes y Secretario", se puede leer en el mensaje fechado el 18 de febrero de 2008.
Castro, de 81 años, está convaleciente de una enfermedad que le obligó a delegar provisionalmente sus cargos en julio de 2006 en su hermano Raúl. Ésta fue la primera vez en más de 40 años que Fidel se alejó del poder.
En el mensaje publicado por Granma, el líder cubano afirma que "su deseo fue siempre cumplir el deber hasta el último aliento" y asegura que traicionaría su conciencia "ocupar una responsabilidad que requiere movilidad y entrega total que no estoy en condiciones físicas de ofrecer".
Para muchos especialistas sobre Cuba se trata de una definitiva transición de poderes. Este 24 de febrero va a ser la fecha donde cambian definitivamente los dirigentes y empiezan las reformas más de fondo, a pesar de que algunas ya se venían haciendo. Fidel Castro renuncia a todos sus cargos, incluso al de comandante en jefe que muchos sospechaban iba a mantener porque es un cargo honorífico. Pero evidentemente está abriendo espacio a otros dirigentes. Lo más probable es que sea Raúl Castro quien lo sustituya como estaba estipulado.
En cualquier caso, en su mensaje Castro se muestra convencido de que la permanencia del régimen está asegurada ya que "afortunadamente nuestro proceso cuenta todavía con cuadros de la vieja guardia, junto a otros que eran muy jóvenes cuando se inició la primera etapa de la Revolución"."Cuentan con la autoridad y la experiencia para garantizar el reemplazo", asegura el mandatario cubano.
La asamblea cubana es la que elige por mayoría al presidente del Consejo de Estado. Al ser elegido por la Asamblea Nacional Raúl va a dejar de ser presidente interino y va a ser presidente firme del país. Eso le va a dar el poder total, aunque la sombra de Fidel Castro siempre permanecerá en Cuba.
Castro fue elegido parlamentario en las últimas elecciones, celebradas el pasado mes de enero. El próximo 24 de febrero, la Asamblea tendrá que elegir al sucesor de Fidel Castro en el puesto de Presidente del Consejo de Estado. A mediados de enero los cubanos acudieron a las urnas para elegir a los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular, parlamento unicameral compuesto por 614 miembros. Fidel Castro ocupaba el cargo de presidente de Cuba desde diciembre de 1976. Previamente había ocupado el cargo de primer ministro -desde febrero de 1959-, luego del triunfo, ese mismo año, de la revolución contra el régimen de Fulgencio Batista.
El presidente interino de Cuba, Raúl Castro, fue el diputado que más votos recibió en las elecciones parlamentarias cubanas, superando Fidel por un estrecho margen. Raúl consiguió el 99,4% de los votos, mientras que Fidel logró el 98,3%. En los últimos meses se había especulado con la posibilidad de que el líder cubano cedería el poder de forma permanente a su hermano.

miércoles, 13 de febrero de 2008

G7: Crisis financiera y salvavidas chino?

La economía mundial afronta una "coyuntura más difícil e incierta" debido al enfriamiento de la economía de los Estados Unidos, lo que "ralentizará" el crecimiento de los países más industrializados. Esa fue la principal conclusión a la que llegaron en Tokio (el sábado pasado) los representantes de los siete países más poderosos del mundo o G7. Los ministros de Finanzas y directores de Bancos Centrales aseguraron en el documento final de la reunión de Tokio que "el crecimiento de la producción y la ocupación disminuyó considerablemente" en Estados Unidos, lo que aumentó los "riesgos" para su economía y, consecuentemente, para todo el mundo. Además, se prevé un agravamiento de la crisis por las hipotecas de riesgo estadounidenses, o subprimes, por lo cual se exhortó a los bancos a hacer públicas las pérdidas para poder ser asistidos."En todas nuestras economías, en diversos grados, el crecimiento se va a ralentizar un poco a corto plazo", pronostica el documento, que evitó cuidadosamente hablar de "recesión" y aclaró que los fundamentos de la economía "siguen siendo sólidos". Ante este panorama, el G7 -integrado por EE.UU., Japón, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia y Canadá- comprometió medidas "adecuadas y apropiadas" para enfrentar la crisis.
En tanto, el secretario del Tesoro norteamericano, Henry Paulson, consideró que la economía de su país crecerá y desestimó de ese modo una hipótesis de recesión. "Creo que la economía continuará creciendo", dijo y aseguró que no ve "la hipótesis de la recesión" en el futuro inmediato.
El ministro de Economía italiano, Tommaso Padoa-Schioppa fue el encargado de aclarar al término de la reunión que dentro del G7 "existe un clima de mayor pesimismo" y explicó que: "Mi impresión es que la fase en la cual nos encontramos hace muchos meses puede empeorar y que la crisis no terminó."Además destacó que en el documento, en vez de recesión, "se prefiere hablar de fuerte ralentización".
Otro que habló fue el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo que esa entidad hará lo necesario para asegurar la estabilidad de los mercados, pero advirtió que son altos los riesgos de inflación.
La exhortación a los países de Asia para que permitan a sus monedas flotar libremente, apreciarse, y así disminuir los desequilibrios económicos fue el aspecto más destacado de la reunión del G-7 celebrada en Dubai. Los expertos prevén una tendencia al alza del yen japonés aunque cualquier efecto podría después desvanecerse, no así el surgimiento de China en Dubai, sin grandes fanfarrias, como un socio con el que el G-7 deberá tener un diálogo directo.
Varios funcionarios asistentes a la cumbre comentaron que las conversaciones históricas con China, previas a la reunión del G-7, a nivel de viceministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales, probablemente se convertirán en algo común, reflejando la creciente influencia de una economía que es ya la sexta mayor del mundo.
Para el G-7, los tipos de cambio deben empezar a reflejar las condiciones económicas fundamentales. 'Continuamos vigilando los mercados de divisas y cooperamos apropiadamente', afirmó el G-7 en el comunicado conjunto. Los reunidos no especificaron si esta cooperación incluye intervenciones en el mercado de divisas, si bien el presidente del Banco Central Europeo, Willem Duisenberg, señaló que los bancos centrales pueden y están dispuestos a hacer todo lo que sea preciso para mantener los mercados en calma'. A juicio del secretario del Tesoro de Estados Unidos, John Snow, el sistema mundial de comercio funciona mejor con un régimen cambiario basado en el mercado, en línea con la conclusión final del G-7.